Miguel Ángel Rivero
coordinador de la Reunión de Cante Jondo
"Nunca se debió perder el compromiso con el pueblo"

Entrevistamos a Miguel Ángel Rivero, coordinador de la Reunión de Cante Jondo que se viene realizando en La Puebla de Cazalla.

19/07/13 · 6:47
Edición impresa
¿Por qué “Reunión” y no “Festival”? ¿Había una intención de separarse del “nacional flamenquismo” imperante en otras muestras flamencas?

Tanto por el lado flamenco, como por el político. En La Puebla de Cazalla se buscaba un sello distintivo con respecto al resto de festivales, que fueron apareciendo desde finales de los 50. Ese sello radicaba en la noción de “cante jondo”, que se remonta al Concurso de Cante Jondo de Granada de 1922 y pretendía la recuperación de cantes en peligro de desaparición. Después, hasta aproximadamente los años 50, con la “ópera flamenca”, donde primaban cantes ligeros y letras depauperadas, decayó ese sentido de “expresión del pueblo”. Fue esa degradación, entre otros factores, lo que motivó la aparición de los festivales de verano (Utrera, la Unión, Mairena, Morón, Lebrija, Puente Genil, La Puebla de Cazalla, etc.), tras los cuales latía una actitud de revisión reflexiva acerca de los caminos que estaba tomando el flamenco. En La Puebla se tomó especial conciencia de ello y se actuó en consecuencia. Por otra parte, el concepto de reunión remite al silencio y recogimiento que exige el cante jondo, frente al sentido más festero de otros festivales. Curiosamente, ese detalle tenía una dimensión política, ya que, al tiempo que se trabajaba por la recuperación de cantes entonces en desuso, latía cierta repulsa hacia palos como el fandango, asociado a la cultura del régimen y a esa España castiza de las que se pretendía huir. Mas la dimensión política estuvo desde el origen de la Reunión vinculada a la estética. El mejor ejemplo es la renovación del repertorio de letras flamencas que abrió Moreno Galván, con un claro sentido político, cargado de valentía en tiempos tan sombríos. A finales de los 60, en plena dictadura, allí aparecía José Menese y cantaba: “Señor que vas a caballo / y no das los buenos días, / si el caballo cojeara / otro gallo cantaría.” O ésta: “Cayó al suelo una paloma / que le partieron las alas / parece que convenía / que el vuelo no levantara.” Evidentemente, como ha dicho Félix Grande, “aquello eran pedradas contra la cristalería del Palacio del Pardo”.

Se dice que la Reunión de La Puebla es un hervidero flamenco, ¿es también un hervidero político?

El acontecimiento flamenco de la Reunión camuflaba un movimiento de resistencia frente a la dictadura El acontecimiento flamenco de la Reunión camuflaba un movimiento de resistencia frente a la dictadura. Esa resistencia se puede remontar a los tiempos en que La Niña de La Puebla era una gran figura del panorama nacional, pues en sus letras había mucho más que folklorismo. Era una cantaora del pueblo y muchas de sus letras las escribía su padre, Curro Casamía, barbero y anarquista. Sin embargo, en la actualidad eso casi se ha perdido. Nosotros intentamos que los actos previos de la Reunión tengan contenido político, pero este queda reducido a las exposiciones, conferencias, proyecciones: a las actividades paralelas a la Reunión. Los artistas flamencos de hoy, lamentablemente, apenas sienten la necesidad de ser voceros del pueblo, de cantar las injusticias que padecemos. Hay excepciones, como Menese, Rocío Márquez y Juan Pinilla. Es una pena: en el actual contexto de crisis, cuando sale un cantaor y canta letras comprometidas, la gente se identifica con eso que se canta. El flamenco nunca debió perder su compromiso con el pueblo. La Puebla es un “hervidero flamenco”, pero con una dimensión social muy fuerte. Aquí, el flamenco está presente todo el año, pero durante esa semana, la presencia flamenca se extrema. A diferencia de Las Minas, el Festival de Jerez o la Bienal de Sevilla, no se da esa sobredosis de espectacularización que hace que la matriz popular y jonda quede ya petrificada.

¿Quién fue Francisco Moreno Galván? ¿Guarda todavía la Reunión su impronta?

Francisco Moreno Galván fue el padre de la Reunión de Cante Jondo, junto a Menese, Miguel Núñez y otros amigos que se reunían en el Café Central, local regentado por Fernando Guerrero y verdadero epicentro flamenco de La Puebla. Francisco era pintor y desarrolló de joven una importante carrera entre Sevilla y Madrid, pero el flamenco le tiraba muchísimo y acabó volviendo a su pueblo. Cuajó entonces una fuerte amistad con Antonio Mairena y, a partir de ahí, fue trazando las mimbres para impulsar desde La Puebla una renovación del flamenco, empezando por los repertorios de
letras que compuso para los cantaores locales: Álvaro Triguero, Menese, Miguel Vargas, Diego Clavel… Moreno Galván fue quien creó en 1967 la Reunión de Cante Jondo con todos sus matices: desde el corte de los cantaores hasta un tipo de cartelería que incorporaba la vanguardia al flamenco. Incluso se cuidaba el espacio escénico, dotándolo de una estética popular y sencilla, y colmando el lugar con los aromas de la sierra. Se trataba de que estuvieran en acción los cinco sentidos, y de generar una tensión estética entre lo popular y lo vanguardista. Nosotros hemos recogido ese testigo y, sin olvidarnos de que vivimos en otro tiempo, creemos que muchas de sus máximas morales y estéticas deben seguir vigentes en la Reunión. Por eso mantenemos la fórmula de tensionar tradición y modernidad. Este año, por ejemplo, tenemos una acción de arte urbano titulada “Jondeando” junto a una conferencia sobre Manuel Torre. Lo mismo en el elenco de artistas: con veteranos como Menese o La Cañeta y jóvenes como Patricia Guerrero o Dani de Morón.

Esta edición está dedicada a José Menese, cantaor en el que se combina sabiduría, ortodoxia y compromiso, ¿hay actualmente cantaores jóvenes que sigan esa senda?

Afortunadamente, los tres cantaores jóvenes de La Puebla con mayor proyección –Raúl Montesinos, Rubito Hijo y Ana La Yiya– siguen esa manera morisca de entender el cante. Raúl y Rubito ganaron la Lámpara Minera; La Yiya, siendo una niña, era la cantaora del Ballet Flamenco de Andalucía, y ahora está relanzando su carrera. Además, otros cantaores, como Miguel de Tena, se han afincado en La Puebla, asumiendo los valores de cómo se vive aquí el cante.

¿Cómo se lleva a cabo la selección de artistas?

La selección y la programación del resto de actividades se realizan desde una comisión formada por personas vinculadas a la Reunión desde sus orígenes y otros más jóvenes que nos hemos ido incorporando. Siempre se ha organizado por una comisión de expertos, que cambió hace unos años, aunque el espíritu que dotó Moreno Galván a la Reunión es el que intentamos que siga prevaleciendo. Para los artistas la importancia de la Reunión de Cante Jondo no va tanto por el sentido político, sino por la autoridad que se ha ganado este público, silencioso y exigente. Aquí la gente sabe de cante y eso el artista lo valora. Por otra parte, el sentido político de la Reunión nunca ha sido panfletario, sino que ha buscado entreverar la dimensión social y política con la fuerte carga estética que debe primar en todo arte. //

XLV Reunión de Cante Jondo de La Puebla de Cazalla

Del 5 al 13 de julio, se celebra en la localidad sevillana de La Puebla de Cazalla la Reunión de Cante Jondo que, desde hace casi medio siglo, aúna y pone en tensión clasicismo con los elementos renovadores de las vanguardias artísticas.
Este año, la Reunión girará en torno al cantaor de La Puebla José Menese, que cumple 50 años en los escenarios. A él se dedicarán varias conferencias y una exposición en el Museo de Arte Contemporáneo José María Moreno Galván.
En la Reunión, además de talleres, conferencias o intervenciones de arte urbano, se escucharán a Pedro Barragán, Raúl Montesinos, Antonio Cáceres, Alberto Sellès, Patricia Guerrero y la Compañía Buho y Maravillas. El viernes 12 tendrá lugar un recital de la portentosa cantaora La Cañeta.
Y el sábado 13, en una misma noche, estarán Dani de Morón, Antonio Reyes, Diego Clavel y Vicente Soto Sordera, acompañados por Antonio Higuero, Antonio Carrión y Manuel Valencia, también el baile de Fuensanta La Moneta. Como cierre, la actuación de Menese con la guitarra de Antonio Carrión. Como es tradición en la Reunión desde sus orígenes, la noche se cerrará con la ronda de tonás y martinetes, y el fin de fiesta por bulerías.

Más información:
http://reuniondecantejondo.wordpress.com
Tags relacionados: Flamenco Número 202 Música
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto