“Nuestro oficio está ligado a la realidad”

Ramón Agirre ha trabajado con directores
como Armendariz o De la Iglesia, y este año
ha sido jurado de Zinemira, dentro del
festival de cine de San Sebastián.

- Arte sobre el arte, el aliento del festival

30/09/11 · 8:00
Edición impresa

Ramón Agirre ha sido jurado
en la sección Zinemira, dedicada
a la producción cinematográfica
vasca. En estos días le
hemos visto en la Gala del Cine
Vasco haciendo entrega del
premio a la película Bi Anai
–primer largometraje de Ima -
nol Rayo sobre la novela homónima
de Bernardo Atxaga–, pero
también participando en el
Festival Alternativo de Donos -
tia y encabezando la manifestación
de la iniciativa Egin Deza -
gun Bidea que convocó a
27.000 personas al comienzo
del Festival.

La trayectoria de Ramón
Agirre se inició hace casi 30
años.
Ha trabajado con directores
como Montxo Armenda -
riz (27 horas, 1986), Alex de la
Iglesia (El día de la bestia,
1995) o la realizadora Ana
Díez (Ander eta Yul, 1988).

Actualmente sigue rodando lo
que denomina el “famoso y
alongevo folletín” Goenkale
de la cadena EITB, y representa
el espectáculo Xenti mo rik
gabe
(“Sin un duro”) que combina
música y humor, tras haber
terminado de rodar con el
alemán Michael Haneke.

Como jurado de Zinemira, ¿qué
opinión te merecen las películas
presentadas en esta sección
de cine vasco?

Las tres personas del jurado
hemos coincidido en señalar
que la calidad media de las películas
ha subido mucho. De
los tres estrenos que entraban
a concurso, dos son documentales
[Nao Yik de David Agui -
lar y El último paso de Enara
Goikoetxea e Iurre Telleria] y
una ficción [Bi anai], con una
dimensión de producción mucho
mayor, por lo que era difícil compararlas, nos costó decidirnos.
Bi Anai tiene una estética
nueva, muy atrevida.
Parece que cada año, la producción
vasca aumenta, de
hecho se pueden ver estrenos
en secciones como Zabaltegi
o en Sección Oficial.
Cada vez hay más, pero el volumen
aún es muy pequeñito y
nadie nos asegura que el año
que viene no vaya a iniciarse
otro desierto de tres o cuatro
años. La industria es incipiente.
Sigue siendo una aventura
sobre todo rodar en euskera.

Tenemos ese poder de
convocatoria superior
al de otras profesiones,
si no haces uso de él,
te estás escaqueando

Desde hace unos meses, actores
y actrices os habéis unido
a la iniciativa Egin Dezagun
Bidea, por los derechos de las
y los presos vascos. ¿Qué sentido
le dais a esta implicación
desde vuestra profesión?

JPG - 65.8 KB

A título individual siempre ha
habido actores y actrices que
se han implicado en estos temas.
Era importante que a nivel
de colectivo apareciéramos.
Es una reivindicación
que se está extendiendo en toda
la sociedad y, aprovechando
el Festival, lo propio era
que estos días la encabezáramos
nosotros.

¿Qué aportáis como colectivo?

Tenemos fama de muy individualistas,
y esta vez hemos
mostrado que nos podemos
poner de acuerdo para reivindicar
algo. Nuestro oficio está
ligado a la realidad, a la actualidad,
no podemos dar la espalda
a estos temas que vivimos
como pueblo vasco.
El que seáis una imagen pública
puede llamar más la
atención.
Tenemos esa fuerza y esa responsabilidad.
Tenemos ese poder
de convocatoria superior al
de otras profesiones, si no haces
uso de él, te estás escaqueando.

‘Amor en off’ es una
película a la que se le
dio un poco la espalda.
Me gustaría que se
pudiera volver a ver

En el Festival Alternativo de
Donosti participaste en el debate
de la película Santa Cruz,
el cura guerrillero junto a su
director José María Tuduri,
¿cómo ves la existencia de este
festival?

Me parece muy interesante,
me parece una gente muy activa,
y yo si puedo les echo una
mano. Aunque creo que no
son los mejores días, porque
hay gente que podría ir, pero
están en Festival. Tras el debate,
la gente pareció quedarse
con ganas de saber más; el
cine en este caso sirve para
despertar el interés por un tema
histórico.

De las películas que has hecho,
¿con cuál te quedarías respecto
al mensaje que ha transmitido?

Yo participé en Amor en off
[Koldo Izagirre, 1992], que era
un tema directamente político
relacionado con los presos. Es
una película a la que se le dio
un poco la espalda. Me gustaría
que se pudiera volver a ver. //

El 'otro'
Zinemaldi

A los pocos meses de okupar el centro
social Kortxoenea en el barrio de
Gros, surgió la iniciativa (precedida
por las proyecciones realizadas años
atrás en paralelo al Festival de San
Sebastián) de crear un festival alternativo,
el Donostiako Zinemaldi Alternatiboa,
que este año muestra su segunda
edición.

Desde la asamblea de
Kortxoenea se convocó a otros espacios
sociales a participar, con la idea
de crear un festival participativo y
popular. Para ello se realizan proyecciones
y debates, y también la realización
de cortometrajes en un «rally» en
el que el tema es planteado el mismo
día en que cada grupo lo realiza.

Las
dos ediciones se han centrado en el
cine vasco de los años '80 y '90, proyectando
películas como el primer
mediometraje de animación, en euskera,
Kalabaza tripontzia [de Juanba
Berasategi, 1985], o el documental
Hitz Egin [1995]. También se ha mostrado
el documental Calle del Acuerdo
8 elpatio, sobre un centro social okupado
de Madrid, que integrantes de
la asamblea de Kortxoenea han subtitulado
al euskera.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    anónima
    |
    20/04/2012 - 10:09pm
    I wanted a low cost but abnsoraele quality phone that could be used for talking and texting. Wasn’t bothered about a camera. And this little phone did not disappoint. The price was right. The quality excellent. Because it is SIM free it was easy to set up with a PAYG card. The battery standby time is really good in fact I cannot find fault with it. I’d recommend anyone to buy this little gem. Here’s hoping Nokia continue to make these things and not be seduced by the Dark Side (fancy gadgets etc!) Malcolm
  • separador

    Tienda El Salto