Normalidad de la crisis / Crisis de la normalidad

Esta “crisis” no obedece a su concepto moderno: no es efímera, no es pasajera, y tras ella no habrá tiempos mejores.

, Reseña por Laura García Portela
23/04/13 · 12:26
Edición impresa

Este libro colectivo, fruto de un congreso celebrado en la Universidad Autónoma de Madrid, constituye un reflejo de cómo las dinámicas del pensamiento corren parejas a las realidades sociales, políticas e históricas: sólo tres días después del encuentro, las calles se inundarían de la marea ciudadana conocida como 15M en respuesta a la crisis política y económica que asuela toda Europa. Este libro trata justamente de pensar cómo el dispositivo de la crisis se ha instaurado como normalidad política, cuáles son las dinámicas discursivas a que da lugar, y cómo comprender su significado.
En él se revela cómo la crisis se ha instituido como el estadio normalizado de nuestra situación histórico-política y que, justamente por ello, instaura una “crisis de la normalidad”: lo normal, si nuestra referencia es la modernidad, es que la crisis fuera un momento decisivo entre el pasado y el futuro, un punto de inflexión tras el cual se alcanzaría una restauración de la estabilidad o la superación del estadio anterior en favor de una mejora significativa; la crisis como condición de posibilidad del progreso.

Sin embargo, esta “crisis” no obedece a su concepto moderno: no es efímera, no es pasajera, y tras ella no habrá tiempos mejores. Es un dispositivo que trata de dominar la vida de los ciudadanos, creada desde la propia lógica política dominante y, por ello, construida para perpetuarse. El texto es una conceptualización filosófica del sentir general. Así, se argumenta: la crisis es una usurpación de la soberanía del Estado-nación por parte de otros Esta­dos o por los llamados “mercados financieros”; una usurpación del poder de los ciudadanos en pos de un ente abstracto.

El libro bebe de una concepción hegeliana de la filosofía: la aprehensión del propio tiempo en pensamiento; una filosofía que no trata de construcciones lógicas separadas de lo real, sino que se sirve de éstas para pensarlo. Quizá por su influencia hegeliana, este libro se encuentra en una mediación múltiple: entre la universidad y la calle; entre la realidad y la ficción; entre el pensar y el actuar. En esos lugares donde siempre habría de estar la filosofía.

Tags relacionados: ensayo literatura
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto