No jures por la luna variable

Dice Álvaro que está cansado de tanta discusión sobre el machismo. Si habláramos de clasismo, dice, sería distinto. Él, reconoce, es clasista aunque intenta no serlo. Por ejemplo, cada vez que oye hablar a alguien puede decir si es de clase alta o no. No es el acento de los pijos, dice. Tampoco depende del vocabulario, sino de haber vivido siempre rodeado de cierto tipo de personas. Es una seguridad, fonema a fonema, que no ha necesitado ganarse: no tiene nada que demostrar, no tiene que ser pedante porque sabe que es distinto, mejor.

05/02/13 · 16:13
Edición impresa

Dice Álvaro que está cansado de tanta discusión sobre el machismo. Si habláramos de clasismo, dice, sería distinto. Él, reconoce, es clasista aunque intenta no serlo. Por ejemplo, cada vez que oye hablar a alguien puede decir si es de clase alta o no. No es el acento de los pijos, dice. Tampoco depende del vocabulario, sino de haber vivido siempre rodeado de cierto tipo de personas. Es una seguridad, fonema a fonema, que no ha necesitado ganarse: no tiene nada que demostrar, no tiene que ser pedante porque sabe que es distinto, mejor. Pedro le contesta que con el género pasa algo parecido. Los varones, dice, hacemos gala de una seguridad que no hemos tenido que ganarnos. Mientras que las mujeres han de remontar una inseguridad de siglos, y cuando lo consiguen procuran no parecerse a los desclasados que exhiben su triunfo individual, porque ellas saben bien que no hay triunfo individual.

Álvaro no le ha oído y sigue hablando. Lo malo del clasismo, dice, es que me hace condescendiente aunque no quiera. Porque mi patrimonio, mi cultura y mi fuerza están en mis orígenes. Si a mí me pasa algo no es como si le pasa a alguien de otra clase, a ti, por ejemplo. Aunque las cosas están cambiando, no cambian tanto. Los míos han sido ministros, figuras célebres, han gobernado el mundo a menudo en la sombra para no tener que mancharse. Pedro dice: Yo reconozco esa condescendencia en los varones que podemos citar a las personalidades más relevantes del siglo XX sin nombrar, si queremos, a una sola mujer.

A mí no me importa que me recuerden que soy clasista, continúa Álvaro. Esa pobre gente muy obediente, con sus apellidos vulgares y su pretensión de dialogar conmigo, tiene razón, la democracia es buena, todos pueden participar un poco. Lo que sí me molestaría, desde luego, es que me dijeran que el clasismo impregna mis creaciones. Por favor, no es que las impregne, es que debe impregnarlas. Porque yo me gusto; porque creando expreso lo que soy. Estoy obligado a despreciarles para ponerles en su sitio, es mi esencia. ¿Y esos muertos de hambre van a opinar sobre mi esencia?
Opinamos y escupimos sobre eso que tú llamas tu esencia, dice Pedro, pero cuando te des cuenta para ti ya será tarde.

Tags relacionados: machismos Número 191
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • | |
    22/02/2013 - 1:02pm
    Y aunque nos deje un poso agrio al final del texto, porque reconocemos y nos reconocemos en un diálogo así, Belén nos recuerda que si sabemos mirar y darnos cuenta donde están los enemigos, no todo está perdido.<br /><br />http://casaquerida.com/2013/02/20/la-hoguera-del-incendio-de-la-corrupcion/
  • |
    son
    |
    22/02/2013 - 12:18pm
    El clasismo y el machismo forman parte de la esencia del capitalismo, y aunque en su día parte del movimiento obrero no se cuestionaba su parte de herencia machista asumida, hace ya tiempo que el combate para abolir el capitalismo va unido a la lucha contra el machismo.<br /><br />Lo triste es encontrar aún posturas tradicionalistas, hembrismo y machismo en discursos de supuestos &quot;libertarios&quot; y &quot;anarquistas&quot;. Soflamas cargadas de despropósitos y desvaríos que nos encontramos en foros de ultraderecha, llevan tiempo copando &quot;jornadas libertarias&quot; en todo el estado. Pero como el tiempo todo lo aclara y pone a cada cual en su sitio, finalmente esos mismos defensores del &quot;antifeminismo&quot; por ser &quot;enemigo de la familia&quot; y de &quot;la mujer como tiene que ser&quot;, encuentra su espacio verdadero en foros de la &quot;familia&quot; organizados por el PP, UPyD, compartiendo ponencias con exjueces apartados de la carrera judicial por dictar sentencias prevaricadoras y machistas, exmaridos asociados con fines expúreos, y asociaciones ultracatólicas.<br /><br />Este es el caso de la militante de CNT y &quot;Mujeres Libres&quot;, que aportó su &quot;granito de Arena&quot; en una charla como este tipo de sujetos el pasado mes de Enero en Granada.<br /><br />Con ver en enlace de su ponencia y del resto de comparecientes, se entiende lo que digo:<br /><br />https://www.youtube.com/watch?v=Y6Y9pbkSRTs<br /><br /><br />