De lo mecánico a lo digital

El medio determina el resultado, y la posibilidad de la reproducción técnica de las imágenes o sonidos es un elemento esencial para posibilitar la mezcla. En el s.XIX aparecerán los medios necesarios para la captación de imágenes
y del sonido, que se destinaron a losmás variados usos, iniciándose también una escalada tecnológica que culminó con los medios digitales. Repasamos algunos hitos de la historia del arte que dieron alas a la remezcla analógica.

- El espectáculo debe mezclarse

- Remezcla que algo queda

27/01/12 · 9:52
Edición impresa

De la naturaleza al collage

Hasta el surgimiento a comienzos del
siglo XX de la reproducción mecánica,
la producción de material visual había
estado subordinada a la figuración y
composición tradicionales bajo la
idea de las bellas artes. Los movimientos
de vanguardia pusieron en
duda los fundamentos de la cultura
occidental y esas condiciones impuestas
al arte son cuestionadas, así artistas
cubistas (Picasso, Bracque y Gris)
y dadá como Kurt Schwitters, Hannah
Höch o George Grosz integran sistemáticamente
en sus obras fragmentos de
prensa, fotografías y pintura.

La visión no objetiva

Simultáneo y enlazado al movimiento
de vanguardia pictórica que reacciona
contra la figuración, aparece
la voluntad de crear una nueva
forma de ver con fotógrafos como
Christian Schad o El Lissitzky, que
combinan negativos y superponen
fases del movimiento o distintas
perspectivas poniendo en duda la
objetividad de la visión. Simultáneamente,
Man Ray, así como Fernand
Leger y Dudley Murphy llevan la idea
al cine creando pequeñas películas
donde combinan audio, imágenes,
vídeos y texto.

Consumo y desilusión

Los años ‘60 suponen el afianzamiento
de la sociedad de consumo
en el ámbito occidental y con él
unos modos de representación en
los lenguajes de masas. Estos
modos de representación van a ser
reformulados por un gran elenco de
artistas que van a ilustrar las falsas
y ambiguas promesas del consumo
como Erró, Martial Raysse o lo
decadente de la publicidad en los
decollage de Mimmo Rotella. Además
es el momento de aparición
del videoarte de la mano de Wolf
Vostell y Nam June Paik.

Dibujando la subcultura

De la mano de la posmodernidad,
la subcultura, muy ligada al ámbito
de la música, las revistas y el comic
trae figuras como la de Jamie Reid,
Winston Smith o John Holstrom. La
estética de estos nuevos outsider es
reaccionaria (en el sentido de reacción),
anónima, reutiliza lenguajes
ya usados pero de forma inconsciente,
autodeterminatoria y ajena
al mercado. Ésta continuará en las
décadas venideras adaptándose a
las nuevas tendencias y medios,
encontrando en los PC y la web 2.0
un nuevo foco de difusión.

TOP 5, POR DJ PATTY HEARST

Cortapegas, mezclotes y obstáculos

1. Let It Out / Girl Talk

Girl Talk lo da todo: toda la mierda tipo MTV que un post-adolescente yankee pueda llevar en su iPod, condensada cada minuto. Cualquier mezcla de este DJ es un hit de brocha gorda porque dispara sin piedad, todo clímax. ([Descárgalo aquí->http://illegal-art.net/girltalk/]).

2. I Still Haven't Found What I'm Looking For / Negativland

Estos experimentales hicieron una versión remezclada y paródica de U2 y, pillines, en la portada del disco escribieron mucho más grande el nombre del grupo de Bono que el suyo. Por imperativo judicial todas las copias fueron destruidas.

3. This Is The End, Beautiful Friend / Anki Toner

Otro experimento: ¿qué pasa si cogemos los silencios del final de algunos vinilos, les aplicamos distorsiones y efectos y los publicamos en un LP? ¿Tiene copyright el silencio? Pues sí, la industria también silenció este collage (in)sonoro. ([Descárgalo aquí->http://www.archive.org/details/hr061b/]).

4. Moments of Sufficient Lucidity / The Caretaker

Leyland Kirby utiliza discos más antiguos, preindustriales, para recomponer sus melodías en varias capas y texturas desordenadas, imitando el funcionamiento de la memoria de las personas con alzheimer. El resultado es bonito y enigmático.

5. Central Park In The Dark / Charles Ives

Se considera el primer collage sonoro y data de 1906, años antes del magnetófono tan explotado a partir de los dadaístas. Sin embargo, los medleys y popurrís ya se estilaban lo menos desde Mozart y su ópera Don Giovanni.

Tags relacionados: Número 166 Audiovisual
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto