MÚSICA
“Llevamos a la música la teoría del decrecimiento”

Nos encontramos con el cantante de La Gran Orquesta Republicana,
Javier, en plena recta final de la gira que les ha devuelto a los escenario.

18/12/11 · 18:02
Edición impresa
JPG - 154.7 KB
De Mallorca, a culquier lugar donde les inviten, la Gran Orquesta Republicana ha vuelto a la carretera.

¿Qué hizo que pararais y qué
ha motivado vuestra vuelta?

El porqué dejas de hacer cosas y
luego las retomas es algo difícil
de explicar. Llevábamos ya diez
años, éramos (y somos) un grupo mediano,
de esos que tampoco
llevan a mucha gente.
Después de un tiempo, en el colectivo,
el que tiraba del carro,
que en este caso era yo, antes de
quemarme y empezar a no disfrutar
prefería parar. Me llevaba
bien con todo el mundo y antes
de que la cosa se deteriorara era
mejor parar. Como nunca dijimos
que esto fuera a ser algo para
siempre, hubo ganas de probar
de nuevo y nos juntamos para
hacer esta gira.

Tú en concreto montaste
Malatesta. Se ve que las ganas
no se te quitaron.

Todos los del grupo siempre hemos
tenido ganas de tocar y de
hacer música. Malatesta era otro
proyecto, más punki y más autogestionado,
quizá sin el afán que
tenemos en La Orquesta de hacerlo
más como oficio y poder
llegar a sacar pasta para el grupo
y para la gente. Era más de ir
a los sitios sin cobrar, tocar, pasarlo
bien, etc. Pero eso tiene
una energía limitada, que fue lo
que duró, un par de años que
fueron muy divertidos.

¿Tenéis intención de seguir
juntos tras esta gira?

La idea es a corto plazo, primero
hacer la gira, si hay buena respuesta
por parte de la gente, si
todo va bien también en el grupo,
veremos las ideas que hay y
quedaremos para hacer un disco.
De momento la sensación es
muy buena, lo estamos pasando
bien, está viniendo gente, lo cual
siempre te anima a seguir, y si
esto sigue así sacaremos disco.
Mientras el cuerpo aguante...

Si algo os ha caracterizado
siempre es la mezcla de la alegría
contagiosa musical con la
contundencia en los mensajes.

Es la idea de una actitud positiva
entendida no como “todo tiene
que estar bien y ser maravilloso”,
sino como positividad en la
música, pero con la rabia de ver
cómo están las cosas y decirlo.

“En cualquier oficio que
montas por timismo
puedes depender de ti
solo gran parte del año,
pero no todo”

No estamos conformes con lo
que hay, pero sacamos esa rabia
de una forma positiva. Siempre
hemos querido decir cosas y además
intentamos que las canciones
más rabiosas musicalmente
igual sean menos reivindicativas
en las letras y viceversa. Ese contraste
nos interesa.

¿Es complicado para un músico
ganarse la vida como tal?

Depende de lo que uno necesite
para vivir, practicamos un poco
la teoría del decrecimiento pasada
a la música, si tú puedes vivir
con menos y puedes bajar el nivel
de lo que necesitas y lo aplicas
a la música te puede bastar
para vivir. Creo que la música no
es una excepción, uno que curre
de jardinero a lo mejor puede currar
por su cuenta porque le guste,
pero habrá meses en los que
tendrá que buscarse otra cosa.
En cualquier oficio que montas
por ti mismo puedes depender
de tu trabajo gran parte del año,
pero no todo.

Para los años que habéis estado
juntos vuestra discografía no
parecemuy abultada, ¿no?

Con el grupo hemos tenido épocas
complicadas, porque cuando
llegamos a estar con Tralla, se
fue a la mierda, y hubo un impasse
sin saber qué hacer, también
estando en Mallorca el ritmo de
una banda es muy diferente al
de las que están en Madrid o
Barna. Esa presión de disco al
año que había antes no la teníamos
y todo funcionaba más lento,
nuestras giras son más lentas,
y el ritmo vital de vivir alejado
de las grandes ciudades y circuitos
hace que todo vaya más
despacio. Luego está también la
parte creativa del grupo ya que
al ser un colectivo grande, ocho
personas, siempre hay cambios
que también frenan.

¿Crees que ser de Mallorca os
ha supuesto un freno?

A veces no sabes si es un freno
o una ventaja, porque puedes
ver las cosas más alejadas.
El venir a la Península para
nosotros es como viajar para
una banda que viene de fuera
porque tenemos que coger un
avión, y esa distancia te hace
ver todo con otra perspectiva.
A nivel personal hubo un momento
en que surgió la posibilidad
de irnos a Madrid o a
Barcelona, pero decidimos
quedarnos por Mallorca. No
lo quiero ver como una limitación,
sino como una decisión
personal que tiene unas consecuencias
que son que todo
vaya a otro ritmo y a otra velocidad.

¿Es potente la escena local como
para sobrevivir?

Nos hemos recorrido la isla de
cabo a rabo y ahí es cuando te
entran ganas de salir. Mallorca
siempre ha tenido mucha gente
haciendo música y muchísima
gente de fuera, hay mucha
mezcla de músicos. Gente que
venía a Mallorca a currar y que
tocan de todo, desde jazz hasta
hardcore. Siempre ha habido
muchísima mezcla.

¿Y de movimientos sociales?
Siempre habéis sido un grupo
muy cercano a ellos.

Ahora ya estamos en un tiempo
en que todo es bastante común
en todos los lugares, que
es muy similar. Está la mezcla
que hay en todos los lados. Es
un momento muy interesante
porque “los de siempre” están
sorprendidos con los nuevos
movimientos tipo 15M. Es un
batiburrillo interesante en el
que ves a movimientos más
antiguos sorprendidos e intentando
contagiarse de la
nueva gente.

Sobre las licencias libres

Sobre las licencias libres, Javier, el
cantante de la Gran Orquesta Republicana,
opina que «hay una corriente
en el grupo que apostamos por el
copyleft. Creo que muchos músicos
que intentan vivir de la música están
de acuerdo en cederla a todo aquel
que la quiera escuchar y que si
alguien saca beneficio, algo vaya al
autor. Luego hay otra corriente que
apuesta porque todo sea libre para
que todo el mundo haga con ello lo
que quiera, y ahí también hay gente
del grupo. Para mí también cabe
diferenciar entre los grupos que
hacen de la música su oficio, que
intentan sobrevivir tocando, y los que
hacen música como una forma de
expresión, sí, pero su modo de vida
o ingresos vienen por otro lado».

Tags relacionados: Barcelona Ecología Música
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Inicie sesión para comentar
De Mallorca, a culquier lugar donde les inviten, la Gran Orquesta Republicana ha vuelto a la carretera.
De Mallorca, a culquier lugar donde les inviten, la Gran Orquesta Republicana ha vuelto a la carretera.
separador