30 AÑOS DE UN RALLY CUESTIONADO
El legado imborrable del Dakar

Lejos de su trazado original en el
norte de África, la primera edición
americana del rally Dakar ha
albergado también la polémica
que acompaña a esta prueba

22/01/09 · 0:00
Edición impresa
JPG - 17.8 KB
DAKAR 2010: Libia y Túnez o, de nuevo,
Argentina y Chile son las principales opciones / Noemi G.

El movimiento de
oposición al rally
París-Dakar y sus
sucesivas reinvenciones
es casi tan antiguo
como la propia existencia de
la prueba, cuya primera edición
se celebró en 1979. Los
34 espectadores –algunos
no sabían que lo eran– fallecidos
a lo largo de tres décadas,
son el dramático legado
de una competición catalogada
por sus detractores
como un “residuo colonial”.

En el caso de la prueba disputada
en Argentina y Chile
–primera edición americana
del rally– la oposición ha tenido
dos frentes esenciales:
el ecológico, centrado en denunciar
el deterioro que la
carrera producía en espacios
protegidos –y en el desierto
de Atacama en particular–,
y el cultural, que ha
alertado de los posibles daños
en el patrimonio arqueológico
de la región.

La declaración difundida
por la Asociación de Arqueólogos
Profesionales de
la República Argentina días
antes del inicio de la competición
resumía ambas preocupaciones:
“No se han evaluado
los daños que pueden
producirse en los yacimientos
arqueológicos sobre los
cuales, literalmente, pasarán
los autos, camiones y
motos; como así tampoco el
impacto negativo que el
tránsito desproporcionado
de vehículos de bajo y
alto tonelaje podrá causar
a la flora y la fauna
local, propia de los ambientes
frágiles que recorrerá
la travesía, ni a las
economías rurales de bajo
desarrollo”.

Impacto

La respuesta de la organización
también ha sido plural
y alude a la promoción
lograda por los lugares en
que se disputa una carrera
que ha sido apoyada por
las instituciones, cuyo recorrido
habría sido diseñado
en un inédito proceso
participativo y que, en su
vertiente humanitaria, contribuye
a que la organización
asistencialista Un Techo
Para Mi País construya
80 viviendas de emergencia.
La línea de defensa del
Dakar se basa en el impacto
económico que genera la
prueba y se ayuda de tres
pilares adicionales: seguridad,
medio ambiente y solidaridad.

Para cada uno de ellos, la
organización trata de argumentar
su conexión con la
ciudadanía. En relación a la
seguridad: “El paso del rally
por una región debe ser precedido
por campañas de información
y de sensibilización”;
respecto al medio ambiente:
“Los organizadores
del Dakar quisieron tener intercambios
regulares con las
asociaciones que representan
a las poblaciones indígenas,
los institutos encargados
de la prevención de sitios
arqueológicos, o las agencias
gubernamentales responsables
del medio ambiente”, y,
por último, la solidaridad y
su retórica: “Partenaire de
Un Techo Para Mi País, el
Dakar se une sobre todo a un
método, que consiste en comprender
los problemas en un
contexto global”.

Tags relacionados: Deportes
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto