Joseba Sarrionandia
escritor, autor de 'Como moros en la niebla'
"La paz supone la renuncia a imponer relaciones de poder"

El escritor Joseba Sarrionandia, que vive fuera del Estado español tras su huida de prisión, ha publicado su nuevo ensayo ‘Como moros en la niebla’.

, Redacción
10/06/13 · 8:00
Edición impresa

inforelacionada

El mismo año que Joseba Sarrionandia Uribelarrea 'Sarri' fue condenado por pertenencia a banda armada e ingresó en prisión (1980) también ganó tres premios de literatura. Uno de ellos por su primer libro publicado, un poemario titulado Izuen gordelekuetan barrena (A través de los escondites de los miedos), que tuvo una grandísima repercusión y que muchos escritores actuales han reconocido como profundamente inspirador. El primer poema de este libro, Bitakora kaiera (Cuaderno de bitácora), fue tomado a modo de manifiesto por toda una generación de poetas vascos.

La editorial Pamiela, de Iruña, ha publicado primero en catalán y muy recientemente en castellano el ensayo Moroak gara behelaino artean? (¿Somos moros entre la niebla?) un monumental ensayo de Sarrionandia sobre las miserias del colonialismo que se abre en múltiples direcciones y que, inevitablemente, desde el pasado nos invita a cuestionarnos el presente. Y, sobre todo, cuán partícipes, cómplices o no, somos de esta realidad. No habla de “oportunidades históricas” o de la pobre y sobada palabra “paz” pero nos cuenta las consecuencias del imperialismo español en el norte de Marruecos, la posterior insurrección fascista y el genocidio disfrazado de Guerra Civil. Un pasado que tampoco fue tan remoto. Una realidad que no nos es tan ajena.

Las lenguas son cadena pero también son libertad. ¿Se puede cambiar algo con las lenguas? ¿Son armas o vehículos de comunicación? ¿Para qué sirve en realidad una lengua?

Las lenguas vienen a ser muchas cosas distintas y se utilizan para todo y de cualquier manera, pero no hay que olvidar que son un bien formidable. Vivimos en una sociedad de consumo en que todos los bienes tienden a ser privados, perecederos, escasos y caros. La lengua, en cambio, es todavía un bien universal, duradero, inagotable y gratuito. En un tiempo de individualización radical, es incluso un bien comunitario que postula la solidaridad humana.

La lengua es todavía un bien universal, duradero, inagotable y gratuito

En el ensayo hablas del tesoro de Caramablú, en referencia al relato de Johannes Urzidil.

En este relato simbolista se habla del oro de Caramablú, que vendría a ser el oro de la lengua, un tesoro oculto, que brilla, sin embargo en los labios de los hablantes. Urzidil era un escritor de Praga, judío de lengua alemana, contemporáneo de Kafka, y escribió esa novela ambientada en el País Vasco francés mientras la Guerra Civil retumbaba al otro lado de la frontera. La lengua vasca en ese relato de Urzidil es un tesoro oculto amenazado por las relaciones de poder y la preponderancia de los Estados, pero todas las lenguas son formas de ese tesoro.

El libro se apoya en un impresionante estudio histórico y constituye un verdadero ensayo sobre cómo se construye y se impone, por la fuerza, una política. Parece que no ha cambiado mucho la cosa.

No parece que esté cambiando realmente el hecho de que el poder se le impone al ser humano. Cambian las formas, porque a veces es la mera coacción armada la que se establece, otras veces la religión o la ideología, otras la supremacía económica, pero generalmente se conciertan los diversos factores para quitarle al ser humano la posibilidad de ser libre y de construir un orden social más o menos adecuado para todos. La imposición viene escoltada, además, por la idea de que el estado de cosas establecido corresponde a lo natural y, por lo tanto, no hay alternativas.
La riqueza que hay en el mundo está muy mal distribuida, evidentemente. Pero además, estamos asistiendo a la disolución de la política, mediante unas estructuras de poder y hechos consumados que impiden que la gente se constituya en sujeto y sea capaz de construir su futuro de una manera deliberada.

En el discurso reaccionario, los moros, los inmigrantes, etc., son “los otros” por excelencia. En realidad sirven para no verse a sí mismo. Para no tener que ver... ¿qué? ¿Qué hay bajo esa otra construcción?

Es que es cómodo tener a los otros catalogados como sospechosos de maldad: a los pobres, negros, homosexuales, etc. Esa idea de la maldad por naturaleza que en las sociedades cristianas era representada por el demonio o los moros, y en las sociedades modernas toma la imagen del delincuente o del terrorista, ha sido siempre muy útil para ejercer el poder, porque es esa perversidad ajena la que legitima la supremacía de los “hombres de bien”, es decir, los “hombres de bienes”. La auto-justificación se formula en el sentido de que nosotros somos buenos de todas maneras, aunque hagamos maldades contra ellos, porque ellos son malos de por sí.

De hecho, en la sociedad actual se amplifica el miedo al ‘delincuente’ para implantar estados policiales sobre el conjunto de la sociedad. Se sobredimensiona el miedo a lo que se llama terrorismo para conquistar países enteros e implantar el dominio en zonas estratégicas.Se sobredimensiona el miedo a lo que se llama terrorismo para conquistar países enteros e implantar el dominio en zonas estratégicas

Dice Marcela Lagarde, feminista, antropóloga e investigadora mexicana, en un vídeo del Centro Internacional de Inno­vación en Políticas de Igualdad de Euskadi, que la paz es cuestionarte tu identidad. Parece que ese proceso se ha dado en Euskadi. ¿Y en el Estado español? ¿Qué debería cambiar?

La paz supone la renuncia a imponer relaciones de poder. Para convivir hay que reconocer al otro como sujeto que es capaz de autodefinirse y decidir lo que quiere. Uno tiene que cuestionarse su propia identidad, efectivamente, porque tu identidad no puede ser algo que pueda imponerse a los demás contra su voluntad.

En cuanto a la cuestión nacional, la sociedad española debería abandonar ese populismo franquistoide de imponer Espa­ña como “una e indivisible” y reconocer que corresponde a la gente construir el país que quiera. Quitarse de encima la monarquía, el ejército, la banca y todo ese inmenso paquete que cargan, mediante un poco de democracia republicana, les vendría muy bien a los propios españoles, así podrían ejercer el derecho a la autodeterminación.

Cuando en Como moros en la niebla hablas de la República independiente del Rif, de los intentos de negociación, de los ciclos de guerras... salvando las distancias, ¿se puede extrapolar a la situación actual? Quiero decir, ¿qué escenario nos encontraríamos si el gobierno español hace oídos sordos a lo que pasa?

Cuando redactaba el libro, leía viejas crónicas de la guerra del Rif y veía al mismo tiempo por la televisión las informaciones sobre la ocupación de Afganis­tán, la de Iraq o las intervenciones en Somalia, y esos dos planos histórico y presente eran sorprendentemente intercambiables.

Se repiten una y otra vez las mismas farsas y las mismas masacres históricas

Se repiten una y otra vez las mismas farsas y las mismas masacres históricas. Si lees el sexto capítulo de este ensayo, que gira en torno al padre Charles Foucauld y los tuaregs hacia 1916, estás averiguando lo que los franceses están haciendo en lo que va de año en Malí.
Así se reproducen los hechos como inhumana farsa, tal como testimonia la mejor literatura. Lees por ejemplo la novela Hadzi Murat de Lev Tolstoi, que refiere hechos de 1851 y 1852, pero pudieran suceder un siglo después o ahora mismo en la interminable guerra rusa contra Chechenia y el Daguestán.

Me parece que es ilustrativa la metáfora del cardo silvestre que Tolstoi, a pesar de ser miembro del ejército de ocupación en aquella guerra, concibió en relación a los chechenos. El cardo que no se deja arrancar de la tierra, aunque el carro del progreso lo aplaste y la mano rusa intente extirparlo de raíz. El cardo checheno será arrancado, y despedazado, pero no sin que esa mano que arranca el cardo sangre. Y quizás otro cardo surgirá de nuevo.

Hay una violencia ancestral que no ha sido reconocida nunca. Contra las mujeres, contra los opositores políticos... Parece que hay una fuerza reaccionaria que se niega a recordar. Que no quiere hablar de la guerra química del Rif, de los represaliados durante la guerra, de la existencia de torturas a día de hoy en el Estado español. Aquel mundo de entonces es sospechosamente parecido al de ahora. ¿Cuál es el castigo por decir? ¿Cuál es nuestro papel en todo eso?

La memoria histórica que se promueve oficialmente, igual que la información que se despliega sobre la actualidad desde los grandes medios, es muy parcial y establecida. Además, se nos da a entender que son hechos consumados, sin vuelta atrás, que aquellos del pasado no somos nosotros y que la actualidad es azarosa y casual. En realidad, las estructuras económicas y sociopolíticas no tienen nada de azarosas y casuales. Ni el capital internacional, ni las fuerzas armadas, ni la propiedad de los medios de comunicación, ni el hábito de torturar en las comisarías en España son fortuitos. Como decía Augusto Roa Bastos, existe el azar porque existe el olvido.

Hay una memoria de los vencedores y otra de los vencidos. O sea, que nuestros recuerdos son bastante diferentes a los que vemos en la televisión y se trata de que esas otras verdades se reconozcan también.

Hay muy pocas y malas traducciones tanto de tus obras como de otros autores vascos. ¿Se nota cierto “deshielo” en este sentido? ¿Hay mercado para estas traducciones?

Este libro se ha publicado en español gracias a un esfuerzo editorial considerable. No sé si hay ‘mercado’ para los autores vascos en España, pero yo creo que la literatura vasca en España funciona con el perfil de reserva india tanto como con el de mercado. Se trata de que ahí dentro hagan más o menos lo que quieran, pero que no se salgan demasiado de esa cerca, y que todo sea al parecer políticamente correcto. Las mejores novelas vascas, las de Bernardo Atxaga y Ramón Saizarbitoria por ejemplo, se traducen al español casi inmediatamente, se conceden premios estatales a obras vascas puntualmente acaso por paridad, y es posible que esto se ‘normalice’ o, tal como dices, se ‘deshiele’ más. Hasta a los viejos rebeldes los podrían promocionar como al indio Gerónimo lo mostraron una vez vencido, vestido como lo quisieran ver, en la Exposición Internacional de Saint-Louis en un espectáculo sobre el Salvaje Oeste.

Me parece que, al margen del folclore apache en los EE UU o de la publicación de literatura vasca en España, no puede dejar de apuntarse la cuestión de la libertad política. La libertad política es el derecho a ejercer la propia voluntad individual y colectivamente. Los que nos proponemos una comunidad vasca con sus verdades y su pluralismo, tenemos la obligación de traducir y explicar todo ese proyecto alternativo a los españoles, aun suscitando su reacción, porque nuestra libertad política está ligada a la de ellos.

Yahoo fuera del bafle

En 1985, escondiéndose en sendos bafles tras un concierto del cantante Imanol Larzabal, Joseba Sarrionandia se evadió de la la prisión de Martutene junto a otro preso. La fuga inspiró la famosa canción Sarri, Sarri del grupo vasco Kortatu. Varias decenas de poemas suyos han sido convertidos en canciones desde hace más de 20 años por grupos de todos los estilos. Desde Mikel Laboa a bandas de rock. Algunas de estos temas que versionan sus poemas se reunieron, junto a la voz del escritor, en el disco-libro Hau da ene ondasun guzia (Esta es toda mi hacienda) coeditado por Esan Ozenki y Txalaparta en 1999.

Desde aquella evasión está en paradero desconocido. Aunque esto no es impedimento para que siga escribiendo y publicando --y recibiendo premios-- por numerosos libros de poesía, ensayos, cuentos y novelas. En euskera. Porque en castellano, aunque hay algunas pocas traducciones dignas de tal nombre, está practicamente impublicado. Por razones obvias que van más allá de la indudable calidad literaria. Porque Sarrionandia además de trabajar los estilos literarios “clásicos”, gusta de experimentar y de construir obras híbridas de una gran fuerza simbólica y llena de ricas imágenes donde se mezclan geografías que, como incansable viajero, va visitando con leyendas y relatos tradicionales y fantásticos como en Ni ez naiz hemengoa (Yo no soy de aquí), Marginalia, Ez gara geure baitakoak (No somos de nosotros mismos) y Han izanik hona naiz (De allí mismo vengo). Todos sus textos tienen más de una lectura, se sobreponen a veces unas sobre otras. Es la persona que lea sus textos la que tiene que interpretarlos, visitarlos una y otra vez, dejarse interpelar, responder a veces...

Aunque los delitos por los que fue condenado hayan prescrito y no tiene ninguna causa pendiente con la “justicia” no tiene intención alguna de volver. Lo canta en Hnuy illa nyha majah yahoo, donde afirma que siempre seremos unos exiliados, que el regreso a casa es absolutamente imposible, pues la casa, la patria, tal y como la conocimos, tal y como la deseamos, no existe. Ulises sigue su viaje. Puede que nunca llegue a terminar. El retorno parece imposible para un poeta que no duda en afirmar que la poesía verdadera es posible y que, pese a todo, también existe lo que no existe, pues casi todos los quehaceres los tenemos por hacer y los poemas más perfectos están por escribir ("egiteko gehienak egiteke/ ditugu./ Poemarik behinenak izkiriatzeke/ daude.../ Ez diren gauzak ere/ badira").

Tags relacionados: Colonialismo Euskal Herria Marruecos
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

12

  • | |
    Dom, 12/20/2015 - 18:07
    Un etarra hablando de paz y de cómo construir un mundo más justo. Venga, hasta luego.
  • |
    joe90210
    |
    Jue, 06/13/2013 - 14:18
    A Rodrigo: NO he leído el último ensayo de Sarri; lo he confesado y he añadido que lo leeré, pero creo que los artículos de opinión y entrevistas que he leído del personaje (no sé si serán centenas, pero te aseguro que sí muchas) me dan una idea de su pensamiento. Por otra parte, lo que comentas sobre lo de: “decir que Saizar le da mil vueltas a Sarri es infantil”,te voy a dar la razón. He caído en una comparación infantil, pero me pareció tan estupenda la última novela de Saizarbitoria… que no he podido reprimirme: ha sido mi yo forofo que comenta en el bar que Messi le da mil vueltas a Ronaldo. En cuanto a tu acusación de “ relativizar hasta el absurdo” algunas cuestiones, pues te invitaría que me explicases con argumentos esas cuestiones que yo supuestamente relativizo. En cuanto a lo de que puede que acabe poniendo la letra al himno, pues no creo, la verdad.
  • |
    Rodrigo
    |
    Jue, 06/13/2013 - 10:49
    Descalificar a Sarri, como haces tú, sin ni siquiera haber leído su obra, deja en evidencia prejuicios y tirrias no superadas. Lo tuyo es descalificar por descalificar, porque no te cae bien Sarri. Tus argumentos parten de una base muy débil: opiniones vertidas en entrevistas. Martutene está muy bien, pero decir que Saizar le da mil vueltas a Sarri es infantil (sí, discusiones de patio de colegio: Messi en mejor que Cristiano). Patético.<br />Respecto al concepto de nación, te diré que es muy fácil relativizar todo hasta el absurdo para así justificar el estado de las cosas. Muy postmoderno. Muy reaccionario. Hay gente que empieza así y acaba escribiendo la letra del himno de España.
  • |
    joe90210
    |
    Jue, 06/13/2013 - 09:22
    A Rodrigo: Hombre, pues sí, se me ve el plumero, para eso escribo en los foros!
  • |
    Rodrigo
    |
    Jue, 06/13/2013 - 00:28
    &quot;Desnudemos de una vez a Sarri&quot;<br />&quot;Saizarbitoria le da mil vueltas intelectualmente&quot;.<br />Oye Joe, se te ve el plumero por todos los lados. &iexcl;Cartesiano! Ja!
  • |
    joe90210
    |
    Mié, 06/12/2013 - 13:39
    &ldquo;Basta de sandeces joder, que el tema es si hay o no derechos y libertad&rdquo;. Bueno, eso será para ti el TEMA. A mí me interesan otros temas tangenciales que los nacionalistas como él (o debería decir como vosotros?) dais por supuestas: Por Ejem.: &nbsp;&ldquo;España es un estado con varias nacionalidades y Euskadi es una nación&rdquo; Como si éste (EH) fuese un ente homogéneo en contraposición con España: estado, sí; pero no nación. Asimismo, siempre me ha parecido interesante la supuesta lógica cartesiana que aplican los nacionalistas vascos: Decís, &ldquo;Euskadi o Euskal Herria es una nación, por lo tanto sujeto político con una serie de derechos colectivos&rdquo;. Y no consigo explicarme por qué no se podría aplicar esa misma lógica a: &ldquo;España es una nación, por lo tanto sujeto político con una serie de derechos colectivos&rdquo;. Y aquí volvemos al inicio y nos dicen nuestros prebostes cartesiano-abertzales: &ldquo;!España no es una nación, facha!&rdquo;. &nbsp;Construida la entelequia, como han hecho los nacionalistas vascos, &nbsp;ahora es difícil explicar aquello que inocentemente explico Zapatero: &ldquo;las naciones son un concepto discutido y discutible&rdquo;. Pues en Euskadi, no, no es un concepto discutible para los abertzales. Como dijo en La Pelota Vasca, ese otro gran intelectual vasco llamado Arnaldo Otegi: &ldquo;Euskal Herria es la nación que aglutina las tierras que van del Ebro al Adour, como bien explica la Enciclopedia Británica&rdquo;. &iexcl;Cartesianos al poder!!!<br />Bueno, volviendo a la literatura, espero leer en breve la de &ldquo;Moroak gara..&rdquo;, Narrazioak y los otros que comentas; si me permites recomendarte un libro, te recomiendo &ldquo;Martutene&rdquo;. Muy bueno, donde las entelequias no se dan por supuestas, y ejemplo de cómo un nacionalista vasco como Saizarbitoria le da mil vueltas intelectualmente a los argumentos que esgrime el rey del lugar común, Sarri-Sarri. &iexcl;MARTUTENE, para lectores exigentes!
  • |
    Inigo
    |
    Mié, 06/12/2013 - 12:05
    joe90210, de acuerdo con que "Lagun izoztua" no teni'a ni que haberlo publicado. Te recomiendo encarecidamente, sin embargo "Ni ez naiz hemengoa" (creo que tambie'n se edito' en castellano: "Yo no soy de aqui"), "Marginalia", "Narrazioak" y este 'ultimo tocho suyo sobre moros y otras verdades, que eran ciertas en los ochenta, lo fueron siglos antes y, al paso que vamos, lo seguira'n siendo en el futuro. Y ya quisiera yo que Sarrionandia sintiera ca'tedra, por que lo que yo veo es justo lo contrario. No ha mucho que le hicieron una densa e interesante entrevista en El Correo vizcai'no y pocos comentarios lei' al respecto entre sus supustos secuaces que andan hoy, como tantos otros, perdiendo el tiempo en Twitter y estos lares... Todos los estados y todas las naciones son plurales. Basta de sandeces joder, que el tema es si hay o no derechos y libertad.
  • |
    Inigo
    |
    Mié, 06/12/2013 - 11:51
    <strong style="margin: 0px; padding: 0px; border: 0px; outline: 0px; vertical-align: baseline; font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; font-size: 15px; line-height: 16px; color: rgb(60, 61, 60);">joe90210</strong>, de acuerdo con que &quot;Lagun izoztua&quot; no teni&#39;a ni que haberlo publicado. Te recomiendo encarecidamente, sin embargo &quot;Ni ez naiz hemengoa&quot; (creo que tambie&#39;n se edito&#39; en castellano: &quot;Yo no soy de aqui&quot;), &quot;Marginalia&quot;, &quot;Narrazioak&quot; y este &#39;ultimo tocho suyo sobre moros y otras verdades, que eran ciertas en los ochenta, lo fueron siglos antes y, al paso que vamos, lo seguira&#39;n siendo en el futuro.<br /><br />Y ya quisiera yo que Sarrionandia sintiera ca&#39;tedra, por que lo que yo veo es justo lo contrario. No ha mucho que le hicieron una densa e interesante entrevista en El Correo vizcai&#39;no y pocos comentarios lei&#39; al respecto entre sus supustos secuaces que andan hoy, como tantos otros, perdiendo el tiempo en Twitter y estos lares...<br /><br />Todos los estados y todas las naciones son plurales. Basta de sandeces joder, que el tema es si hay o no derechos y libertad.<br />
  • |
    joe90210
    |
    Mié, 06/12/2013 - 10:24
    Como vasco interesado en los temas de identidad, política, terrorismo, literatura... siempre me ha parecido excesivo el interés que despierta las cosas que dice, escribe y hace este señor. Cuando leí su novela Lagun izoztua, hace unos 10 años, me pareció una novela de calidad media-baja, por decirlo de alguna forma. Sus poemas no los conozco mucho y mis conocimientos sobre este género literario tampoco son muy extensos, o sea que no puedo opinar. El libro este de &quot;Somos moros..../Moroak gara...&quot;, no lo he leído todavía porque me da mucha pereza; y me da pereza, no porque sea larga y compleja, sino porque he leído artículos de opinión y entrevista hechas a este señor, y me parece que sus argumentos se escudan en los lugares comunes más visitados de la izquierda sesentayochista y/o la izquierda-nacionalista vasca: el imperialismo de los EEUU; la cerrazón del nacionalismo español; la aceptación de la pluralidad vasca nominalmente, pero no en su posterior argumentación... Asimismo, en la entrevista leo: &quot;Cuando redactaba el libro, leía viejas crónicas de la guerra del Rif y veía al mismo tiempo por la televisión las informaciones sobre la ocupación de Afganis&shy;tán, la de Iraq o las intervenciones en Somalia, y esos dos planos histórico y presente eran sorprendentemente intercambiables&quot;. de verdad cree que hay parelelismos!!!!! &iquest;Sabe el señor este de Iurre, de verdad, quienes son los autores intelectuales de la invasión de Iraq, sabe quienes son Robert Kagan y William Kristol, o los profesores judios anticomunistas que los instruyeron a esos dos últimos... ? No creo, tal vez le interesase saber cómo su otrora amigo Jon Juaristi sí los conoce, y cómo lo han influido.&nbsp; Desnudemos de una vez a Sarri,&nbsp; <em>autoritas</em> para una parte de la comunidad euskaldún, pero&nbsp; desconocedor de muchos asuntos de los que sienta cátedra. Para terminar, euskadi es plural, sí: hay gente que se siente solo vasca, otros españoles y algunos ni lo uno ni lo otro. Y esto es enriquecedor, un país de naciones, de sentimientos de identidad distintos, un país que acepta al otro (a los moros!), hagamos de euskadi una nación de naciones.
  • |
    Diversidad de tácticas
    |
    Mar, 06/11/2013 - 16:21
    La paz también puede ser la imposición de unas relaciones de poder.<br />Para más información, &quot;Como la No Violencia protege al Estado&quot; de Peter Geederloos. Esta online
  • | |
    Mar, 06/11/2013 - 13:51
    Gracias Lima! Ya lo hemos corregido. Saludos,
  • |
    Lima
    |
    Mar, 06/11/2013 - 12:41
    Una pequeña errata, habitual por otra parte.<br />El primer apellido del escritor es Sarrionandia, no Sarrionaindia<br /><br />Lima