ESCENAS CONTEMPORÁNEAS //
“La identidad también se construye imitando”

Seleccionamos un fragmento del encuentro
en la redacción de DIAGONAL con Antonia
Baehr. La coreógrafa, directora, performer y
realizadora berlinesa, presentó en el X Festival
Escena Contemporánea su montaje ‘Reír’.

26/03/10 · 19:27
Edición impresa
JPG - 33 KB
El montaje ‘Reír’ se presentó en la última edición de Escena Contemporánea.



En tu performance investigas
la risa como gesto físico y político…

Es como el bostezo. Es contagioso
y de una manera muy
rara, muy física, pero no hay
una razón ni un porqué. Me
interesa cómo nos relacionamos:
tú sonríes y yo tengo que
sonreír también… Creo que
nuestras identidades se construyen
así también, por la imitación
de los demás.

Planteas partituras de risa,
pero tu objetivo no es provocar
la risa, sino mostrarla
como materia de investigación
escénica...

En mi obra no tenía la intención
de manipular al público.
No quería definir un punto en
el que reír y otro en el que tener
miedo. Me interesa mirar
a la risa juntos. El público y
yo. Y, sabes, los buenos humoristas
no ríen. (Risas).

¿Cómo ves la relación entre
investigación y creación, entre
ciencia y arte?

El motor es el mismo: la curiosidad.
Quiero saber esto,
entonces lo miro. Pero en el
arte no hay un objetivo de objetividad.
Y hay una parte de
esa objetividad científica que
me parece problemática.
Por querer definir el sujeto,
por cuantificarlo… Vivimos
en un mundo muy influenciado
por este pensamiento métrico,
aunque ya sepamos que
el individuo tiene influencia en
el experimento que realiza.

Tu trabajo rompe los géneros…
Mi terreno de iniciación es la
cuarta pared, lo que en el teatro
clásico divide a los que están
en el público y los que están
en el escenario. Creo que
hay que romper con esa convención,
con esta tradición
burguesa y con la cosificación
del público. Para reinventarla.
Es como la construcción de
género masculino-femenino.
Se trata de apropiarse de algo
que es muy viejo y también de
algo que no puedes poner en
una caja, donde las fronteras no
son fijas jamás y hay fluidez.
Con tu apariencia “masculina”
descolocas a la gente…
Hoy ver a un hombre que tiene
una voz alta y ríe con la boca
abierta es algo perverso.
No tienes por qué contar una
historia. El mismo gesto tiene
un contenido político. En la
adolescencia, las chicas ríen y
ríen, y los chicos no pueden
hacerlo. Yo he usado mucho
la risa como arma de defensa.
Y si hay un agresor, funciona
muy bien.

Trabajas el tema de las identidades
sexuales y de género de
una forma transversal, ¿qué
piensas del teatro queer?

¿De cuál? Hay tanto...

En Berlín hay mucho, pero
en España no tanto, y se hace
desde hace pocos años...

Mucha gente que hace cosas
en Berlín vive en Estados
Unidos. Hay un cabaret cutre
y divertido, de fiesta y con bigotes,
pero hay colectivos que
hacen cosas más complejas,
como Cheap Cheap Club o
Vagina Davis.

¿Como Diane Torr?
Sí. Yo hace diez años estaba
más dentro. Pero ya no hago
tantas actuaciones en los clubs
y en la noche. Es aburrido después
de un tiempo. Hace diez
años estaba harta de la separación.
De día, como coreógrafa,
no podía hablar de esto. Quería
mezclar las temáticas y salir de
las fronteras del género del cabaret.
En el cabaret se hablaba
sólo del género, y en la coreografía
nunca.

Has mostrado todas tus piezas
en Ausland, un espacio
cultural autogestionado en
Berlín que es una referencia
cultural…

Era una casa okupada y después
se compró y se rehabilitó.
Las cinco personas que lo llevan
gestionan trabajos de calidad
y se quejan de no recibir
ninguna dotación pública. En
Berlín hay mucho control con el
dinero público y mucha burocracia.
Te dan financiación para
dos años y luego te la cortan,
te quieren imponer un jefe...

Los caminos están abiertos
desde la no narración…

Hollywood y la televisión nos
han robado una forma de contar.
Hay más posibilidades de
ser experimental y contra la
norma sin la narración (aunque
puede ser muy interesante también).
Las cosas que tocan tienen
poca explicación racional.

Vamos hacia lo innombrable.
Pero eso no es nuevo. Las cosas
interesantes siempre se han
preguntado en las fronteras.
Ahora los medios de comunicación
están tan presentes
que producen una pasividad
en el ser humano.
Las máquinas hacen las emociones
por ti y tú no las vives jamás.
El teatro es el lugar para
investigar qué es el ser humano.
Qué soy yo y que es el otro.

Podríamos entonces deste-
rrar las palabras…

Pero no se pueden evitar las categorías.
No hay liberación posible.
Aunque hay movimiento
posible. Se puede poner movimiento
a las categorías, que se
mueven por reapropiación y por
hacer cosas “perversas”, como
un hombre que se ríe como una
mujer, como ser lesbiana. //

Performance: el tránsito entre Chicago y Berlín

Has trabajado en Chicago y en Berlín, ¿qué diferencias ves
entre las prácticas escénicas en EE UU y en Europa?

El nombre «performance» significa todo en Estados Unidos.
Cuando yo estuve no había una diferencia entre el arte intelectual
y popular, había muchas formas de hacer las cosas.
La academia europea es más jerárquica: los conceptuales no
van a hablar con los que hacen cabaret. Son dos mundos
separados. Pero en EE UU también me faltó un nivel de reflexión...
y yo encontré la profundidad en Berlín. En los '90
había muchas casas okupadas y mucho discurso político. En
Chicago, en 1996, quienes hacían teatro se habían muerto
de sida, y había un gran agujero. La gente con la que yo trabajé
se fue. Allí aprendí a trabajar en colaboración con sistemas,
pero sin jefe. A hablar de cosas diferentes, de puntos
de vista diferentes sin juzgar. De una forma que no es lo que
aparece en el periódico.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

El montaje 'Reír‚Äô se presentó en la última edición de Escena Contemporánea.
El montaje 'Reír‚Äô se presentó en la última edición de Escena Contemporánea.
separador

Tienda El Salto