CONCIERTOS
La guía para entrar en el jazz de Wynton Marsalis

Crónica del concierto de Wynton Marsalis y la Jazz at Lincoln Center Orchestra en Madrid.

, Madrid
07/07/13 · 12:49

inforelacionada

“No me van las series”. La disculpa se escucha cuando aún quedan en el aire las notas del último recuerdo de Mardi Gras que Wynton Marsalis y la Jazz at Lincoln Center Orchestra (JLCO) han dejado en el concierto de dos horas que ha tenido lugar en Madrid en el ciclo de los Veranos de la Villa. La serie de la que habla un joven rasta con su amigo jazzero es Tremé, una producción sobre la música de Nueva Orleans, ciudad en la que nació hace 52 años el Marsalis trompetista, el más conocido de una reconocida saga de músicos.

El final del concierto devuelve al público a la música soñada de una ciudad en la que el jazz es historia viva, no un remedo nostálgico de esta música con más vidas que un gato. El set dispuesto por Marsalis y los 14 músicos que le acompañan es una interpretación libre de la historia del jazz que aspira a ser la historia con mayúsculas. Composiciones de Gerry Muligan (el Swing House con el que se abrió el concierto) Thelonius Monk (Light blue) o Duke Ellington, y ausencias significativas que --dicho sea de paso-- han enfrentado a Marsalis con no pocos colegas del género, conforman lo que Marsalis entiende como una breve guía del jazz, suficiente para un público entregado, ansioso de recorrer el tour que dispone el director artístico del Jazz Lincoln Center, que, como recordarán quienes sí hayan visto Tremé, es tenido por una de las academias más punteras de este adictivo género.

El público en el que hay más camisetas que camisas, se levanta especialmente tras la parada latina del compendio escuchado en el Circo Price, Calle de Oro, composición del contrabajista Carlos Henriquez. Ha sido uno de los momentos más movidos de la noche, en la que el primer solo del cabeza de cartel tardó en llegar. No había prisa, porque lo que pasó hasta ese momento fue el desarrollo lógico planteado por la banda.

Como dijo alguien en DIAGONAL, la cooperación creativa cobra sentido especialmente en el jazz, y eso es lo que se vio anoche. Los propios temas escogidos, que proceden de ideas muy distintas –desde los clásicos Blues in Frankie's flat o Yes sir, that's my baby hasta el asalvajado Stage west o la composición The Creation, de uno de los trombonistas de la banda, Chris Crenshaw-- colaboran en que el público se vaya con la sensación de haber asistido a una ruta imprescindible. En efecto, con tanta guía, el tour quizá parezca algo frío, y es que la pasión de las notas no siempre logra transcender a esa sensación de que la banda lleva el control del público y no al revés. Al fin, tras una hora y media de viaje, Marsalis, que se ha limitado a sonreír y aplaudir con el gesto a sus compañeros, se arranca a bailar cuando suenan las notas del más reconocible Nueva Orleans. Esto no es un museo, aquí hay nervio.

Visto así, el jazz es un medio al alcance de todos para viajar al núcleo de la música, al aprendizaje, por parte del público, a la cooperación y el diálogo, por parte de los músicos. Lo que Marsalis y la JLCO giran alrededor del mundo dista de ser la vanguardia de este género, pero poco importa para disfrutarlo. Se agradece una guía de este nivel para adentrarse en el estilo, más que nada para que no tengamos que depender solo de lo atinado de las bandas sonoras de las series de televisión.

Tags relacionados: jazz Madrid Nueva Orleans
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    Rafa LVPS
    |
    07/07/2013 - 5:17pm
    Se agradecen especialmente enfoques como el que ofrecen Wynton Marsalis y la JLCO. Entre tanta fusión, tanto experimento, tanto moderno, tanto "listo" y tanto "free" parecía que el Jazz fuera un cajón de sastre donde cabe todo lo que no se sabe como etiquetar. Más Tremé y menos gaseosas.
  • |
    tufia
    |
    07/07/2013 - 2:47pm
    Es un lujo ver a esta banda,hace años,no lo sé exactamente,uno o dos,tocaba en Donostia con ChanoDominguez,una mezcla de Nueva Orleans con Flamenco,una locura creativa que es una maravilla escuchar.A ver si viene para Las Palmas. Salud y jazz
  • Tienda El Salto