ONCE CONTRA ONCE CONTRA ONCE
La discordancia situacionista y el fútbol a tres bandas

Un campo de fútbol con seis lados, en tres de ellos alternativamente hay una portería, cada
una defendida por su respectivo equipo y un balón que está en tu poder. ¿Qué haces? La
psicogeografía y la construcción de situaciones llevadas al fútbol.

- Los ideales del gol

23/11/10 · 0:05
Edición impresa
JPG - 221.9 KB
Foto: Daniel Lobo

“Tenemos que intentar construir
situaciones, es decir, ambientes
colectivos, un conjunto de impresiones
que determinan la calidad
de un momento. Si tomamos
el ejemplo simple de una
reunión de un grupo de individuos
durante un tiempo dado,
habrá que estudiar, teniendo en
cuenta los conocimientos y los
medios materiales de que disponemos,
la organización del
lugar, la elección de los participantes
y la provocación de los
acontecimientos que conviene
al ambiente deseado
”, afirmaba
Guy Debord.

Construir situaciones, ésta era
la clave para los situacionistas.
Para ellos la revolución no era la
visión de la izquierda tradicional
en la que, llegado un día, se produce
la mística batalla final entre
opresores y oprimidos. No,
nada de eso. La propia vida es la
revolución
. Si el conjunto de todas
nuestras interacciones sociales
son las que definen este
mundo, transformemos esas acciones
para que cambie el mundo.

Hacer la revolución aquí y
ahora, construyendo situaciones
pasionales y novedosas que nos
hagan salir de esta aburrida rutina
en la que estamos atrapados.
Asger Jorn, resistente danés
contra la invasión nazi, artista
surrealista y comunista heterodoxo,
fue uno de estos primeros
situacionistas. Jorn se mostraba
crítico con la filosofía dialéctica
hegeliana debido a las confrontaciones
que provoca esa dualidad.

A cambio propone una filosofía
“triolectics”
basada en un
modelo ternario a consecuencia
del cual la confrontación propia
de la dialéctica se vería sustituida
por la colaboración y la estrategia
entre los tres elementos.
Llevemos estas teorías complejas
a lo concreto. Si Albert
Camus
, Nobel de Literatura, decía
que, de todas sus experiencias
en la vida, la que mayor conocimiento
le proporcionó sobre
la moral de los hombres fue
el fútbol, quizás Asger Jorn pensó
algo parecido. El fútbol fue su
ejemplo práctico
para demostrar
que una situación de enfrentamiento
entre dos elementos puede
ser modificada añadiendo un
tercero.

Campo hexagonal

Jorn diseñó un terreno de juego
con tres porterías, cada una con
su línea de fondo, y éstas unidas
entre sí por tres líneas de banda,
formando así un campo hexagonal
.
El objetivo de cada equipo
es defender su portería, ya que
vence quien menos goles encaje.

Hasta ahí parece bastante
simple; sin embargo, vayamos a
la práctica. ¿Qué decisión tomas
como miembro del equipo tres
cuando el equipo uno ataque al
dos? ¿Colaboras con el atacante
o con el defensor? ¿Le pasas el
balón al jugador que hace cinco
minutos anotó un tanto en tu
portería? ¿Lo aprovechará para
atacarte de nuevo? De esta manera,
el partido se convierte en
un continuo de alianzas temporales
que pueden ser rotas en
cualquier momento
, abriendo
un abanico de posibilidades tácticas
basadas tanto en la habilidad
con la pelota como en la persuasión
del rival. O compañero,
claro, según se mire.
Esta nueva situación a tres
bandas hace que los jugadores
se encuentren en un marco inesperado,
en el cual no saben
cómo actuar. Tienen que replantearse
todo lo que hasta el
momento creían saber sobre el
fútbol. Así lo afirman los futbolistas
no profesionales que reunió
el colectivo francés Pied la
Biche
para disputar un torneo
de fútbol a tres bandas en octubre
de 2009
. Antes de comenzar
a jugar, algunos afirmaban que
lo más lógico era quedarse en su
portería y que los otros dos peleasen
entre sí, esperando el momento
para atacar. Seguramente
no pensaron que al hacer eso
quizás ellos fuesen los primeros
en ser atacados por los otros dos
equipos. Ni siquiera en el momento
de elegir portería tenían
claro qué decidir.

Con el método ‘triolectics’ dudo
de que Jorn desmontase la
dialéctica hegeliana. Sin embargo,
sí que demuestra que la
construcción de situaciones es
aplicable incluso al fútbol
. Su
propuesta psicogeográfica, el
cambio de la forma física del terreno
de juego para cambiar los
pensamientos y emociones de
los participantes, quedaron demostrados
en la práctica.

Tags relacionados: Número 137 Deportes
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Foto: Daniel Lobo
Foto: Daniel Lobo
separador