VIII MUESTRA DE ARTE DE KALLE DE VALLEKAS
La calle es para los vecinos
JPG - 40.9 KB
 
ESPECTÁCULOS POPULARES como clowns, cuentacuentos, titiriteros o payasos tomaron las calles de Vallekas durante la Muestra. / Colectivo Kontracorriente

Hay momentos especiales
en que el bulevar de una
ciudad de cemento y automóviles
puede llenarse

26/06/06 · 1:12
Edición impresa
JPG - 40.9 KB
 
ESPECTÁCULOS POPULARES como clowns, cuentacuentos, titiriteros o payasos tomaron las calles de Vallekas durante la Muestra. / Colectivo Kontracorriente

Hay momentos especiales
en que el bulevar de una
ciudad de cemento y automóviles
puede llenarse
de magia, y en un acto de rebeldía
contra la derrota del mundo los vecinos
se organizan, juntan sus manos
y se encuentran, y el arte popular toma
la calle, y ese bulevar en un instante
se convierte en circo y teatro,
en salón y auditorio, con los habitantes
del barrio alrededor de su
propia hoguera de sorpresas.

Esto es lo que el colectivo Kontracorriente
lleva haciendo cada
año en el pueblo de Vallekas desde
hace casi una década. Este 10 de
junio vivimos la VIII edición de la
Muestra de Arte de Kalle. El Paseo
Federico García Lorca convertido en
un mar de colores, y el barco pirata
del ‘Kontra’ navegando río arriba
contra la indiferencia. Los corsarios
reconquistando el espacio a las insidiosas
obras urbanas y al luto del
ocio pobre de nuestros días. Vecinos
y vecinas de todas las edades: los bucaneros
de siempre, los infantes filibusteros
con su interminable contrabando
de risas, contagiando alegrías
en el mismo corro a sus abuelas...

Y sentimos que la tierra agradece
todo esto cuando cruje un eco de palmas
en las aceras bajo el improvisado
tablao flamenco o cuando resuena
la batucada en el ladrillo. El aire
baila al compás de una danza del
vientre en la arboleda, y uno cree que
todo es posible, mientras escucha el
Todos mirando de Barricada en una
divertida versión flamenquilla.

Artistas de calle en el paseo
del poeta del pueblo

Desde la mañana hasta bien entrada
la noche hubo espectáculos de
clowns, titiriteros, payasos, magos,
malabares, cuentacuentistas...,
y una buena sesión musical
a cargo de la incombustible
Charanga Tarambana y Kontrabloko,
la batucada del barrio.

Entretanto se celebró la tradicional
comida popular de todos los
años. La gala nocturna nos reservaba
una actuación de flamenco y
la siempre animada actuación de
Samba da rúa como fin de fiesta.
José Ángel, del colectivo Kontracorriente,
nos cuenta: “Lo más bonito
de la Muestra, para mí, es la
sonrisa. Te quedas mirando a los
críos o a los abueletes con esa carita
de asombro, flipaos o riéndose, y
te das cuenta de que merece la pena
el esfuerzo y que es algo muy
especial. Sabemos que en el barrio
hay gente que por diferentes causas
no suele disfrutar de este tipo
de movidas, y por otro lado los artistas
de calle tampoco lo tienen fácil,
de hecho ése es el punto más
fuerte de la Muestra: reivindicar la
calle como un espacio abierto y no
dejar que nos pongan rejas a lo poco
que nos queda”.

El momento más entrañable de
este año fue cuando Tito, un vecino
al que el barrio le tiene mucho cariño,
enganchado a la heroína y que
se busca la vida cantando y tocando
su guitarra, se acercó emocionado
y preguntó si podía tocarse
un tema. Los organizadores accedieron
y se llevó una ovación
enorme, sin duda la más estruendosa
de la noche. “Fue un pequeño
momento de gloria, de supervivencia
y de arte en la calle”,
apunta José Ángel.

Cuando la noche se fue adueñando
del bulevar ninguna farola iluminaba
el paseo, pero sí una inmensa
luna llena, como una candela
propulsada hacia arriba por un
diábolo y suspendida en el aire. La
jornada llegó a su fin para descanso
de los artistas y los organizadores,
todos satisfechos después de
haber dado lo mejor de sí mismos.
Los vecinos fueron volviendo a sus
casas como en el final de un cuento
donde el hechizo se va desvaneciendo:
con la ilusión de que llegue
pronto la próxima edición de la
Muestra a las calles del barrio.

Tags relacionados: Vallecas
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto