EL REGATE
Hoy le toca al Sevilla

No se cansan de escuchar
elogios, Monchi,
ojeador y ex suplente
del Sevilla, y el presidente
Del Nido, soprano
arrogante y supuesto artífice
del salto de calidad que
ha pegado el equipo. En esta
ocasión, la parafernalia
pagana que exhiben en el
estadio las aficiones andaluzas
se justifica dada la fabulosa
campaña de los entrenados
por Ramos, jugadores
ansiosos por multiplicar
su cotización entre los
gallos del continente.

07/06/07 · 9:58
Edición impresa

No se cansan de escuchar
elogios, Monchi,
ojeador y ex suplente
del Sevilla, y el presidente
Del Nido, soprano
arrogante y supuesto artífice
del salto de calidad que
ha pegado el equipo. En esta
ocasión, la parafernalia
pagana que exhiben en el
estadio las aficiones andaluzas
se justifica dada la fabulosa
campaña de los entrenados
por Ramos, jugadores
ansiosos por multiplicar
su cotización entre los
gallos del continente.

En el año ‘95, el Celta y
los del río Nervión, protagonizaron
un breve descenso
federativo causado por
sus hediondas finanzas, del
que lograron escapar a última
hora gracias a varias
manifestaciones de protesta
organizadas por parte de
sus aficiones. Después de
aquel susto, ambos equipos
bajaron jugando (mal). El
Celta siguió a lo suyo. En
cambio, la liquidez del Sevilla
creció de forma fabulosa.

A su bonanza económica
contribuyó la política de
gasto cero que adoptó el
club en segunda división, la
agilidad de Monchi para
concretar los fichajes, y la
financiación que obtuvieron
como hacen todos los
clubes, por dentro o por
fuera del límite.
Hoy, Palop, un portero
decidido, varios brasileños
potentes y el ariete Kanouté,
transportan al éxtasis al
Pizjuán. Quizá todo acabe
para ellos como acabó para
los del Atlético, el Depor o
el Athletic. Puede que dentro
de poco su equipo sólo
roce los postes y que sus vitrinas
se queden viejas; pero
no hay que negar que el
presente les ha tocado en
suerte. Si este fin de semana
alcanzara el liderato, el
Sevilla se convertiría en el
primer club andaluz que
gana la liga en un montón
de años. Es el día del
Sevilla, los béticos no tienen
más remedio que aguardar
a que llegue mañana, y
mientras tanto, el Barcelona
y el Madrid esperan que el
año que viene, o el siguiente
a más tardar, vengan otros a
moverles de la silla.

Tags relacionados: Sevilla Deportes
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto