MÚSICA
Hello Cuca, surfeando en el Mar Menor

Esplendor en la arena es el último disco de este
grupo murciano, en el que rescatan las canciones
que han ido editando en formato sencillo a lo
largo de los últimos 12 años. Buen momento para
ponerse en la pista con su música.

09/10/09 · 0:55
Edición impresa



Bucles de guitarra desgarrada,
percusión rockabilly, gritos y
surrealismo literario es lo que
practican las hermanas Lidia y
Mabel Damunt y Alfonso
Melero, el triángulo que conforma
Hello Cuca. Han cumplido
diez años facturando canciones
urgentes que recopilan
en Esplendor en la arena. Una
ocasión perfecta para disfrutar
de la trayectoria de este combo
que se balancea entre el surf
hipnótico y el psychobilly.
¿Murcia marciana? La única
vez que visité La Manga yo era
pequeño, pero me llevé la impresión
de que no había otro
movimiento que el de la música
de los chiringuitos. ¿Cómo
es el ambiente musical de
vuestro lugar de origen?
Pues, al menos mientras nosotras
crecimos por ahí, no había
ningún ambiente musical. Lo
único que se puede señalar en
ese sentido fue cuando dio la
fiebre Europe y en el colegio la
gente iba con los radiocasetes
y las cintas a todo volumen en
el recreo. Eso es todo. Creo que
tu impresión fue buena. La
Manga es un sitio lleno de turistas
en verano y vacío y fantasmal
el resto del año.
¿Cómo surge Hello Cuca?
Cuando Lidia y yo vivíamos en
Murcia, conocimos a Alfonso en
una fiesta, a través de nuestras
amigas de Iluminados. Él se había
mudado hacía poco a Murcia
y en seguida conectamos.
Fue genial, porque buscábamos
a alguien para tocar la batería
con nosotras y él resultó ser el
batería perfecto.
Vuestra obra se disemina entre
discos 7” y el LP Gran Sur.
¿Qué os ha llevado a recopilar
casi el total de toda vuestra carrera
en formato CD?
Lo del CD recopilatorio fue
idea de Austrohúngaro. Ellos
fueron los que propusieron hacerlo,
porque pensaban que estaría
bien tener en un CD todas
las canciones de los 7” y las que
habían salido por ahí en recopilatorios.
La verdad es que no
somos nada maniáticos con los
formatos. Los 7" son chulos, los
LP son los que más lucen, pero
un CD también es muy práctico.
A mí, los recopilatorios con
libretos enormes y montones
de canciones me encantan.
Oyes la música a la vez que te
metes en su historia.
Ahora andáis en la diáspora, en
varias provincias. Imagino que
eso afecta a vuestra manera de
trabajar…
Claro, principalmente porque es
más complicado quedar los tres
para poder tocar o ensayar. Así
que todo se ralentiza más. Pero,
bueno, aprovechamos los ratos
que podemos, con la ventaja de
que Lidia y yo solemos ir a La
Manga. Pues en cuanto estamos
por ahí, Alfonso viene y volvemos
a los comienzos del grupo,
¡ensayo playero!
¿Cuál es el método de guitarra
de las hermanas Damunt?
¿Quién os enseñó a tocar
esos ritmos hipnóticos?
Lidia es autodidacta. Desde que
tuvo su primera guitarra, insistió
hasta que le salían canciones.
Yo, básicamente, lo que hago es
tocar algo que pegue con lo que
ella hace. No sé tocar otra cosa.
Vuestras letras me parecen
alucinantes. ¿Cómo surgen?
Con tres ingredientes: una historia, un ritmo, una melodía. La
idea es buscar algo que contar,
y luego viene todo lo demás.
Y sin embargo, a la hora de
cantar la voz se camufla entre
riffs y percusiones, ¿Buscáis
que la gente se esfuerce para
entenderlas?
No, no es esa nuestra intención.
Si al final han quedado así, es
más por las limitaciones que hemos
tenido a la hora de grabar
que por otra cosa. Queremos
que se entiendan las letras y
creo que en las últimas grabaciones
suena todo mejor.
¿No es lo que haces, sino a
quién le dejas verlo?
La verdad es que no es una
ocurrencia mía. Soul Children
cantaban eso en una canción
sobre una infidelidad, y me
quedé pensando en eso.
De los grupos con los que habéis
coincido en festivales,
¿cuáles os han impresionado?
Principalmente hemos participado
en Ladyfests o alguno pequeño.
Gracias a Ladyfest
hemos podido ver conciertos geniales
como Holly Golightly, el
primer concierto de The Gossip
en Europa, cuando tocaron en
Glasgow, o la suerte de ver a
Ana da Silva y Gina Birch de The
Raincoats, que es uno de mis
grupos favoritos.
Cuando os conocí, me sorprendió
encontrar en los créditos a
Alfonso. Tanto que tuve que
comprobar que, efectivamente,
era el mismo de otros grupos
que me gustaban como Meteoro
o Alpino. ¿Cuál es el cambio de
chip para saltar de proyectos
más popesros al surf-punk?
Yo venía de tocar la batería con
Terry 4 y en realidad no hubo
mucha diferencia... lo nuestro
en Villarrobledo y lo suyo en La
Manga eran mundos paralelos.
¿Tenemos por delante otros doce
años de Hello Cuca, sí o sí?
¿Y por qué no? Mientras podamos
seguir juntándonos de vez
en cuando y nos lo pasemos bien
haciendo canciones juntos... ¡el
zapato seguirá girando!

Tags relacionados: Número 110
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto