¿Hacia dónde vamos?

Son tres miradas en activo. Carmen Werner, Mónica Runde y Teresa Nieto. Tres premios nacionales de Danza unidas para crear una coreografía de seis intérpretes: las propias coreógrafas y tres bailarines ligados a sus trayectorias: Jesús Caramés, Daniel Abreu y Joaquín Hidalgo. Con el estreno absoluto de Cartas al director dentro del ciclo Danza en la Villa de Madrid, presenciamos un momento de búsqueda corpórea.

24/07/09 · 13:21
Edición impresa



Provisional Danza no es un nombre cualquiera dentro del mundo de la creación. Es una referencia. Cuando en 1987 Carmen Werner decidió crear esta compañía madrileña tenía en mente como objetivo de partida “desentrañar realidades conscientes e inconscientes implicando a intérpretes y público creando, con ello, una tensión y expectación en la búsqueda de un interés dentro de una agitación sensorial a través de un mínimo rigor técnico y estético”. Algo que tras un premio nacional de danza en 2007 y una gran trayectoria a sus espaldas ha conseguido sobrepasando esos mínimos que se fijó. La compañía con sede en la madrileña calle de Luís Fijó, donde imparte clases y talleres coreográficos de libre asistencia, ha perfeccionado su estilo. Camina con ayudas de la Comunidad de Madrid y del Ministerio de Cultura desde los años ‘90, y cuenta con siete bailarines, de formación y procedencia diversa, organizados por Werner. Por favor, no me entienda mal es su última creación coreográfica de estreno en el festival Danzacalles, porque la calle es uno de sus escenarios favoritos. Un espacio basado en lo efímero y en una relación casi carnal con los espectadores; para los que se crean historias de pequeño y mediano formato, con una puesta en escena cotidiana.
Mónica Runde es la mitad de Diez & Diez Danza junto con Pedro Berdäyes; aunque hace tiempo que camina sola. Tras ganar el tercer certamen coreográfico en la antigua sala Olimpia en el madrileño barrio de Lavapiés; fundaron la compañía en 1989.

La capacidad de creación, premio nacional de danza en España en 2000, no es lo único que se le reconoce. Su polifacética formación se filtra en el control absoluto que ejerce en cada una de sus coreografías; hasta el más mínimo detalle en el diseño de luces, el vestuario o los matices plásticos son ingredientes de todas sus historias, elegidos a conciencia.

La maestra, coreógrafa y bailarina Teresa Nieto es una de las mejores transmitiendo sensaciones en un escenario. Su gran seguridad está avalada por un largo recorrido desde que fundó clásicos como la compañía Bocanada o la más reciente Arrieritos. Suma a su larga lista de reconocimientos un premio nacional de Danza en 2004 y un Max a la mejor intérprete femenina de Danza en 2007. En el mundo de la Danza se trata de interpretar lo que se baila, por ello, el expresionismo es una tendencia para explorar en las últimas creaciones.

Expresionismo coreográfico

Entender los actuales caminos de la creación en danza contemporánea conduce a la ruptura que marcó el comienzo de una nueva época. El ballet se fue transformando mediante una nueva estética de movimiento corporal donde ya no imperaba el valor de la métrica, el ritmo o los pasos establecidos, sino que recuperaba el movimiento libre, una interacción más dinámica con el espacio y la posibilidad de buscar las propias líneas de expresión corporales.

El coreógrafo y bailarín Rudolf Laban junto a la bailarina Mary Wigman fueron los propulsores de esta corriente que nace con el surgimiento de las vanguardias artísticas europeas de comienzos del siglo XX. Una base teórica que ayuda a comprender las actuales líneas de investigación en todo proceso creativo: hacia dónde evolucionamos, dónde están los límites para que la historia creada y contada no pierda cohesión, cómo mantener esa técnica depurada sin dañar la expresividad y la búsqueda de nuevos espacios que nos ayuden a ello.

Uno de esos espacios habituales en los veranos madrileños es la plaza de Sánchez Bustillo, frente al Museo de Arte Contemporáneo Reina Sofía, en el que durante el mes de julio está presente el espectáculo Danzacalles, una propuesta conjunta de la sala Cuarta Pared y la compañía Provisional Danza. Este año nos regalan una historia de imitación, copias y comportamiento; ingredientes de la civilización. Por favor, no me entienda mal. Una pieza autóctona que nace de la necesidad interna del artista por contarnos cosas pero que, inevitablemente, adquiere vida propia para buscar los nuevos caminos del arte.

Tags relacionados: Artes Escénicas
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto