EL REGATE
El ‘Gallo’ no cobra

Joseba Etxeberría ha
anunciado que la próxima
temporada, su último
año como futbolista del
Athletic, se lo regala al club:
no cobrará en agradecimiento
‘al cariño recibido’ desde
que llegó procedente de la
Real. El gesto ha generado
los típicos debates. Por una
parte están aquellos que opinan
que bajo ninguna circunstancia
hay que trabajar
gratis; para otros, en cambio,
dada la barbaridad de millones
que cobran los futbolistas
(sic) Etxeberría demuestra

16/10/08 · 0:00
Edición impresa

Joseba Etxeberría ha
anunciado que la próxima
temporada, su último
año como futbolista del
Athletic, se lo regala al club:
no cobrará en agradecimiento
‘al cariño recibido’ desde
que llegó procedente de la
Real. El gesto ha generado
los típicos debates. Por una
parte están aquellos que opinan
que bajo ninguna circunstancia
hay que trabajar
gratis; para otros, en cambio,
dada la barbaridad de millones
que cobran los futbolistas
(sic) Etxeberría demuestra
un mínimo de vergüenza
al renunciar a su sueldo.
Nadie niega que Joseba ha
sido un jugador importante
para el club bilbaino. Comenzó
siendo un buen goleador,
incluso fue bota de oro en algún
mundial sub 20 o sub 21.

Sin embargo, pronto se le
mojó la pólvora. Lleva bastantes
años sin pasar de nueve
goles por temporada. Su
regate es previsible y poco
eficaz, de hecho, últimamente,
su mejor arma ha sido provocar
tarjetas tirándose a la
piscina. En esa suerte el
‘Gallo’ se ha revelado como
el mejor jugador de todos los
tiempos: junta los pies y salta
como un ángel en la batalla
definitiva contra Lucifer. Antes
de que se dé cuenta de la
superchería, el árbitro ha pitado
falta. Sin embargo, el
trabajo de Joseba por el equipo
no se queda en la simulación.
Ha sido el capitán del
Athletic durante la etapa más
triste de su historia. Hace dos
años el equipo se salvó del
descenso en la última jornada
y Joseba siempre se partió
la cara (o al menos hizo como
que se la partían).

Al renunciar a la añada,
Etxeberría ha querido demostrar
que el Athletic es un
equipo diferente, que se guía
por criterios emocionales.
Un club que representa para
él, como para otros muchos,
una especie de utopía futbolística
y, por extensión, social.
Es una lástima que su
gesto haya coincidido con el
primer año, después de ciento
y pico, en el que el Athletic
pone publicidad en su camiseta.
Publicidad de Petronor
para los nuevos tiempos post
románticos.

Tags relacionados: Deportes
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto