OLDIES: SKA, ROCK STEADY Y REGGAE
Facturado en Catalunya

La aparición de nuevos trabajos
de varios grupos de música
jamaicana catalanes es síntoma
del buen estado por el que pasa
esta escena.

El contexto era prácticamente
inexistente,
sin discos en las tiendas,
sin grupos sobre
los escenarios”.

18/03/09 · 23:55
Edición impresa
JPG - 21.6 KB
ESTILOS AÑEJOS. Varios conjuntos de la escena catalana recuperan el sonido jamaicano y antillano.

El testimonio
recuerda los albores de la música
jamaicana en la Barcelona
preolímpica (mediados y finales
de los ‘80) y lo aporta David
‘Dr.Decker’ Vilches, quien,
junto a su inseparable compañero
de fatigas Xavi ‘Lord
Dick’ Guillamón, conduce el
más longevo –20 años en antena–
programa de radio sobre
música jamaicana en el Estado
español, Sound System FM.

La postal afortunadamente
se dibuja hoy bien distinta. El
panorama “ha mejorado mucho,
la gente tiene una cultura
de la música jamaicana muy
extensa” reconoce Oriol Rovira,
vocalista de Soweto, uno de
los conjuntos más en boga
dentro de estos estilos añejos,
que parecen haber quedado
tradicionalmente relegados a
una audiencia de minorías selectas
ante la invisibilidad a la
que les condenan los medios.
Su formación, que editó el pasado
año You Give Me Fever
como reivindicación a una extensa
trayectoria de una década,
es ejemplo de apego por
los estilos más enraizados en
la isla del tesoro. “No negaremos
que el ska es la tendencia
musical jamaicana que más
nos gusta”, y añade que, aunque
procuran incorporar otros
estilos de la producción cultural
antillana y afroamericana,
“nunca abandonamos la raíz
de los sonidos jamaicanos como
fondo de plato”.

Servido este entrante de carácter
sincopado y con la idea
de que el menú resulte del gusto
de un gourmet sibarita, no
podemos por menos que recomendar
a The Oldians como
un suculento segundo plato,
que suele degustarse “en salas
pequeñas. El tipo de propuesta
encaja perfectamente en estas
salas, aunque estamos trabajando
para poder llevar el
directo a un gran escenario”.

Su planteamiento es abordar
el jazz de luminarias como
George Gershwin, Henry
Mancini o Cole Porter, pero
pasado a través del tamiz del
sonido autóctono antillano,
con la mirada focalizada en
jazzmen jamaicanos de la talla
de Ernest Ranglin, Monty
Alexander, Jimmy James o
Harold McNair. Jazz jamaicano
que queda reflejado a la
perfección en un vinilo autoeditado
y de tirada reducida,
Old Secrets, una delicatesen
de naturaleza eminentemente
instrumental, en la que aparecen
ocasionalmente los vocalistas
Rubén López (Malarians,
Los Calaveras, The
Peeping Toms) y Leire Etxarri
(The Kinky Coo Coo’s).
Javier ‘JJ’ García, a quien
corresponden las últimas declaraciones,
interviene como
guitarrista no sólo en The Oldians,
sino que también suma
sus riffs y arpegios a los proyectos
Flight 404, The Diatones
o The Kinky CooCoo’s.

Con Flight 404, el concepto estriba
en “recrear una época
clave de la música jamaicana
que nos tiene realmente atrapados”,
esto es, “canciones
que sonaban hace 40 años y
que son fáciles de escuchar a
través de DJs, pero no tanto a
través de bandas en directo”.
La fijación de miras de este
conjunto –cuya meritoria ópera
prima, Trip To Moon, vio la
luz hace apenas unos meses–
es interpretar con fidelidad rayana
en lo enfermizo el sonido
del rock steady y el despuntar
del reggae, con veladas alusiones
a The Ethiopians o The
Upsetters, la formación de estudio
del productor alienígena
Lee ‘Scratch’ Perry.

Pero conviene alejarse de la
metrópoli barcelonesa para
comprobar que no toda la
música de raíz jamaicana se
concentra en torno a ella. Un
claro ejemplo es La Familia
Torelli de Lleida, quienes tuvieron
ocasión de representar
a la escena reggae estatal en la
edición 2006 del prestigioso
festival italiano Rototom Sunsplash,
resultando vencedores
del concurso para bandas europeas.
“La verdad es que el
hecho de asistir al Rototom ya
era gratificante, así que todo lo
que se nos avecinó en Osoppo
fue una historia que sobrepasó
con mucho las expectativas
creadas”. Su trabajo de próxima
aparición, Beyond The
Organic, nos retrotrae al pasado
y reinterpreta, en clave de
ska y rock steady, melodías
atemporales de Nat Adderley,
Mongo Santamaría, Gato Pérez
o el maestro y genial compositor
Dámaso Pérez Prado.

Y, como no hay menú que
no culmine en un postre dulce
y exquisito, este no podía eludir
referirse a la cuidada estética
y puesta en escena de The
Pepper Pots, formación gerundense
con dos trabajos en su
haber y que se encuentra en
estudio registrando la que será
su tercera obra. “The Pepper
Pots es una banda que
apuesta por un trío vocal,
como en su época lo hacían
The Supremes, The Shirelles,
The Gaylettes, The Wailers,
The Maytals o The Pioneers”,
tercetos estos a los que no
emulan estrictamente en el
plano musical, sino que “nuestro
estilismo lo basamos en las
bandas de los ‘60 que tocaban
y vestían con clase”. Para ellos,
las directrices están fijadas de
antemano. “Nosotros somos
puristas y coherentes con lo
que hacemos”, es decir, fieles
al “rock steady de Jamaica y a
su hermano, que es el soul”.

Y el futuro ¿qué nos depara?
Pues si el presente se revela
apasionante, con infinidad
de bandas como The Gramophone
Allstars, Leg Lion Orchestra,
The Penguins, Guaitals,
The Cabrians, Thorpedians
o Root Diamoons; los
meses venideros se avecinan
ilusionantes con bandas como
los reaparecidos Moonrakers
o The Aggronauts regresando
a los locales de ensayo y clubes
como Rude Club, fanzines
como Alpha Boy’s y portales
como Boss Sounds ejerciendo
de núcleos aglutinadores.

Tags relacionados: Música
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto