Estúpidos y aburridos (hipsters)

El barrio donde vivo está mutando hacia sorprendentes territorios. Un viejo local, con tan solo cambiar ciertos elementos, se convierte en un estupendo bar vintage. El estilo de esta época: lo viejo y antiguo conservan una rabiosa actualidad. Los nuevos empresarios son ilusionistas. La búsqueda de la autenticidad juega siempre con piezas muertas, zonas en llamas, territorios mutilados.

28/10/12 · 14:19
Edición impresa

El barrio donde vivo está mutando hacia sorprendentes territorios. Un viejo local, con tan solo cambiar ciertos elementos, se convierte en un estupendo bar vintage. El estilo de esta época: lo viejo y antiguo conservan una rabiosa actualidad. Los nuevos empresarios son ilusionistas. La búsqueda de la autenticidad juega siempre con piezas muertas, zonas en llamas, territorios mutilados. Lo subcultural es un complicado bricolaje casi indescifrable y el pasatiempo favorito es aquél en que un hipster, tras negar tajantemente que lo sea, crítica a su vecino porque es un “patético hipster”. Todos buscan algo que ya se sitúa en los confines del mundo y para alcanzar esos lugares primero hay que atravesar rincones ocultos, saltar tapias, burlar la noche, caminar hasta destrozar las zapatillas. O quizás no... la poesía está en todos los lugares y al mismo tiempo en ninguno, pero hemos perdido la capacidad para ver lo no visto y la experiencia diferida se prefiere a ser testigo directo.

Nos encanta soñar con turbas y disturbios, con épocas de sedición, oposición y fuego, pero nos asusta el ruido, lo desconocido, la polvareda, la improvisación y el delicioso caos. En la fantasía todo se vuelve aún más fascinante. Queremos desorden y orden al mismo tiempo. Virtud y error, todo en uno. Viajar sin movernos. Solidarizarnos virtualmente.
 
Juguemos. Las portadas de revistas de tendencias y los estudios de sociólogos acuden a la investigación de las nuevas subculturas urbanas. Mirando hacia atrás en el tiempo, la reciente recuperación del estilo de la República de Weimar y la Alemania de los cabarés supuso un negocio sencillo e inofensivo, en el que se trabaja con una ambigüedad y libertad sexuales que son la marca de este tiempo donde toda revolución –o al menos así se nos vende– tiene que ser divertida. El estilo sobrio al mismo tiempo que sofisticado de los ‘50 (ilustrado en famosas series de televisión como Mad Men) sirve para todo. La intriga y tensión política de una década que muchos han definido, posiblemente de forma equivocada, como la más aburrida del siglo XX, fueron omitidos y acabaron en la trastienda. Hoy los pretendidamente revolucionarios bailan y sueñan con un baile infinito, y Lautreumont, con sus verdades-puños, parece esconderse en un rincón, mientras repite incansable aquella hermosa frase que decía “la poesía está en todos aquellos lugares donde no habita la sonrisa”.
 
Durante el período de entreguerras, una generación de blancos bohemios comenzó a interesarse por el estilo de los negros. Dominaban indiscutiblemente la escena del jazz y del bebop. Resultado de esta fascinación, surgió el hipster, el “negro blanco” de Mailer, aquel que imitaba del negro “la peligrosidad de una vida vivida siempre en presente” y el antecedente más inmediato de los beatniks de San Francisco. Los hipsters, que se pasaban las noches gastándose todo su dinero en tugurios y locales de mala muerte en zonas de la ciudad prohibidas, estaban enamorados de esa cultura negra, del jazz y su ritmo frenético, el tipo de música que los nazis habían definido como Asphaltkakophonie (“cacofonía del asfalto”).
 
Nicolas Galley, un exitoso profesor y experto en arte que ha creado el Máster de Estudios Avanzados en Art Market Studies, afirma tajantemente que “el mercado del arte no rechaza nada. Todo puede ser integrado de una u otra forma. El mercado ha demostrado ser capaz de sostener a todas las vanguardias del siglo XX”. Cierto. Me horroriza esa obsesión casi enfermiza por mostrarse, el afán compulsivo por revisitar lugares y ropajes. El estúpido y aburrido hipster es un ser asustado, fofo y obsesionado por la moda. Generalmente, usurpa partes de una historia que no conoce más allá de lo que dicen los libros sobre arte, repitiendo incansable una idea falsa: la cultura nos hace libres. Su presente es perpetuo; no desea en absoluto poner en circulación los fantasmas del pasado (sus héroes culturales, muchos de ellos una constelación de bohemios, drogadictos y rebeldes sociales) en medio de un presente aburrido. No es víctima de la moda, sino de sí mismo. Vive, o lo pretende, por duplicado. Lo que dice ser ya existió en el pasado, pero el doble parece ser más perfecto y correcto, más hipster.
 
Muy pocos son los que saben que Soo Catwoman, cuya imagen representó uno de los más potentes iconos del punk inglés, no quiso participar en el documental de Julian Temple sobre los Sex Pistols The Great Rock and Roll Swindle. Tras rechazar la oferta del director y del propio McLaren, fue sustituida por una jovencísima modelo llamada Judy Croll, que entonces contaba solamente 14 años. Croll posó desnuda e impecablemente caracterizada como Catwoman, simulando ser un cartel humano. Nadie notó la diferencia. Aún hoy hay quienes creen que Catwoman aparece en la famosa película. El engaño fue más perfecto que su original y Croll pasó a la historia como la “otra” Catwoman.
 
Tags relacionados: Número 184
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

6

  • |
    Vaya Vaya
    |
    12/08/2014 - 6:01pm
    Todo el mundo se mete con los hipsters. Pero cuál es la definición de hipster? No he conseguido que nadie me dé una buena o aproximada... Hipsters somos todos, sin excepción: unos más, otros menos, todo el tiempo o algún rato; pero todos tenemos algo de hipster. Hasta el autor de artículo y yo mismo. Según mi punto de vista es una figura indeterminada que hemos ido construyendo con todo lo malo que no nos gusta ser, y lo utilizamos como saco de boxeo para pegar a lo que no nos gusta de nosotros mismos cuando vamos de listos.
  • |
    Pedro
    |
    10/02/2014 - 9:00am
    El artículo me ha encantado, poco puedo añadir. De todos modos, creo que por supuesto que el rollo hipster da más de sí (como se apunta sobre la gentrificación), pero esto es un artículo y no una tesina e imagino que Rocha no pretendía sentar cátedra sino dar su opinión. Creo que además está escrito con un pulso que rara vez veo. El hipster es un fenómeno de este tiempo, muy posmoderno y loco. El libro sobre los hipsters que se editú en este país es mal malo. Me quedo con el de Norman Mailer, aunque saliese hace siglos. Salud!
  • |
    Harry
    |
    09/02/2013 - 9:32am
    xD genial, yo no lo habría expresado mejor!
  • |
    alima–ero
    |
    09/02/2013 - 9:30am
    Lo siento mucho, pero este artículo me parece una purria. La subcultura a la cual critica tiene infinidad de aspectos lamentables, como su papel en la gentrificación de espacios urbanos, pero el autor se centra en la acumulación gratuita de referencias. Lo cual es más hipster que combinar pantalones de ciclista con botas altas, camiseta de los Zombie Kids y bigotillo fino. Qué cosas.
  • |
    Rafa
    |
    09/02/2013 - 9:30am
    Brillante artículo. Rastreando en la red he descubierto una noticia reciente: "Llega el calimocho para ‘hipsters’. El tinto con cola se reinventa como bebida de diseño". Publicado en El País. Hace tiempo salió un libro en español sobre los hipsters, pero se quedaba corto y estaba muy descontextualizado, pues se refería a lo que en los usa se entiende por "hipster". Saludos!
  • |
    Guy Vaneigem
    |
    09/02/2013 - 9:27am
    ¿Que necesidad hay de barnizar las críticas con este lenguaje pintún y tan poco rompedor del situacionismo menos relevante? ¿O de hablar de "poesía" y "el caos" para criticar la mas inofensiva,y enésima, representación de la tontería "moderna"? Sin entrar en la pertinencia del artículo, que tiene sus ratos, el autor desde luego parece pecar de lo que achaca a estos pobres diablos: "negar tajantemente que lo sea, crítica a su vecino porque es un "patético hipster", o querer lucir de intelectual situacionista aprovechando que el pisuerga pasa por valladolid. No hacen falta tantas alforjas para desmontar esta bobadita "hipster". Escribir estas cositas no es insurreccionalismo por muy insistentemente que se afirme, y menos en este medio. Sal a practicar toda esta poesía de fuego y llamas, Servando, y déjate de declamar al espejo tus mejores proclamas buscando dios sabe que réditos.
  • separador

    Boletín