‘Eclipse’, una catedral musical para Granada

Jesús Arias, artífice de Quäsar, nos presenta
su maravillosa locura ‘Eclipse parcial de lunas’.

23/03/12 · 9:55
Edición impresa
JPG - 595.9 KB
Quäsar, el nuevo proyecto de Jesús Arias (tercero de izquierda a derecha), presentará ‘Eclipse parcial de lunas’ el 21 de marzo en Madrid y el 22 en Barcelona.

¿Cómo y cuando nace la idea de Qüasar?

Quäsar, digamos, tiene en realidad tres nombres: uno, TNT, puesto que cuando nació la idea de Eclipse, que es un proyecto bastante loco de unas cuarenta canciones, del que Eclipse Parcial de Lunas es sólo un avance con 12 temas, estábamos involucrados los cuatro miembros originarios de TNT: José Antonio García, nuestro cantante de toda la vida, que luego formó parte de 091 y que ahora lidera el grupo Guerrero García, Joaquín Vílchez, nuestro batería; Ángel Doblas, el bajista, y yo, Jesús Arias, guitarrista. En 1997 decidimos cambiarnos el nombre por el de Exxon Valdez, porque queríamos despojarnos del tópico de “banda punk” en el mal sentido de la palabra “punk”: banda que hace sólo raca-raca y no aporta nada nuevo, malas letras, mucho insulto y demás. Nunca fue con nosotros ese rollo de banda simple, bruta, de rimas fáciles y sin curiosidad por la música. Por diferentes motivos, José Antonio García y Joaquín Vílchez abandonaron el proyecto en 2010. Ángel Doblas y yo decidimos seguir adelante con la idea de Eclipse contra viento y marea cuando descubrimos que había un grupo francés llamado Ekson Valdés, con el nombre así, mal escrito, y decidimos llamarnos Quäsar, una banda ya con nuevos miembros: Guillermo Crovetto como cantante, César Fernández como guitarra solista, yo, Jesús Arias, como guitarra de base y Antonio Fernández como batería, además del concertista de piano y compositor Juan Miguel Hidalgo, que es una persona que está y no está, pero que nos ha ayudado mucho a entender el universo de la música clásica.

¿Estamos ante un grupo o ante un proyecto discográfico?

Es un proyecto discográfico. Y, además, un proyecto muy abierto. Aquí no se trata de que haya cinco tíos que tocan la batería, el bajo, con dos guitarras eléctricas y un cantante. Hay temas en los que no hay batería, otros en los que hay un cuarteto de cuerdas, otros en los que hay una orquesta sinfónica, otros en los que hay un cantaor flamenco. Otros, incluso, en los que no estamos ninguno de los “miembros oficiales” del grupo. Y es una idea que consideramos que es bastante interesante: cada canción requiere su espíritu, su alma, su respiración. Si un tema requiere que haya solamente un cantaor flamenco a ritmo de yunque, ninguno de los demás músicos de Quäsar hace falta. Sólo hacen falta el cantaor y el yunque. Y es entonces cuando el cantaor y el yunque son Quäsar también.

¿No habéis tenido miedo a no poder sacarlo adelante en los tiempos que corren?

Sí, y mucho. Realmente es una pena que una banda de rock, una orquesta sinfónica, un cuarteto de cuerdas, una formación de jazz, un pintor, un autor teatral, o incipiente director de cine no puedan hacer las cosas tal y como ellos la han soñado por falta de dinero. Suelo entrar en algunos foros sobre música y me sorprende la idea, y el desprecio, que se siente ante músicos, escritores, cineastas. Parece que quien se dedica a este tipo de cosas lo hace por puro ‘hobby’ y no por la necesidad de crear o expresar su mundo. No hace mucho, leí un comentario de una chica argentina, que es concertista de piano, y alguien le preguntó: “¿A qué te dedicas?” Ella le dijo: “Soy concertista de piano” Y la siguiente pregunta fue: “Bueno, y aparte de eso, ¿en qué trabajas?”. Me resulta alucinante el concepto que se tiene ahora mismo de la creación, de la composición, de la música, del cómic, de la pintura, de cualquier cosa relacionada con el arte. Hay un concepto, creado por las multinacionales, de que cualquier forma artística es “explotable”, en beneficios de esa multinacional sin recompensa alguna para el autor de la obra. Lo he dicho en diferentes ocasiones. Si Picasso hubiese nacido en 1973, hoy tendría que pintar graffitis para McDonalds. Si Dalí hubiese nacido en 1990, estaría diseñando logos para Telefónica. No soy pesimista, pero pienso que el arte, la música, están siendo muy bien explotados por las multinacionales y muy maltratados por los usuarios de Internet que piensan que los creadores son unos “lloricas”. No es cierto. Los creadores crean. Los consumidores consumen. Luego están los intermediarios que se enriquecen vilmente diciéndole a los consumidores, y convenciéndolos, de que los creadores viven a cuerpo de rey. Quien vive a cuerpo de rey es un ejecutivo de una multinacional de la telefonía que, sin hacer nada, vende al consumidor un producto que no es suyo a cambio de una cierta cantidad de dinero. Sé que estas opiniones mías no son gratas para el consumidor de hoy, que cree que tiene derecho al acceso a cualquier tipo de cultura. Pero es que hay que empezar a hablarle a la gente y preguntar: “¿Te quejas de los músicos, pero pagas religiosamente 53 euros al mes a una multinacional que no hace nada por ti?” ¿Por qué no exiges Internet gratis?

Parece que hay un concepto común en el disco ¿cómo lo explicarías?

Tratamos de recuperar una idea que se utilizó mucho a lo largo de los años ’60, ’70, ’80 o incluso los años ’90, una idea que hoy parece un poco denostada, no tanto por la idea en sí sino por la definición: “disco conceptual”, que es una expresión horrible. Pero es que un disco conceptual era tanto el Sargent Pepper’s o el Álbum Blanco de The Beatles, como Exile on Main Street, de los Rolling Stones, The Wall, de Pink Floyd, como London Calling, de The Clash o Downward the spiral, de Nine Inch Niles. Son discos que están atravesados por una historia, un argumento, un relato, o una colección de poemas. Yo los considero discos maravillosos y nunca he tenido prejuicios a la hora de escuchar Incantations, de Mike Oldfield o California Überalles, de Dead Kennedys. En Eclipse tratamos de rendir homenaje a toda la música que nos ha gustado o nos ha influido a lo largo de nuestra vida.

Parece pues, que el concepto musical es más amplio que el lírico

En mi forma de ver las cosas, a la hora de encarar una canción, tan importante es la música como la letra. Siempre pensé que una buena canción debe tener una música silbable, como decía Tom Waits. Pero también unos versos recordables. Eso lo aprendí escuchando canciones de los Rolling Stones, cuyas letras siempre está girando en torno a algo para terminar diciéndote dos versos definitivos que quedan en tu memoria para siempre, y llega algún momento de tu vida en que recuerdas esos dos versos, y de Federico García Lorca, que tiene versos que te incendian las venas. También de Enrique Morente, que te podía hacer un cante al oído con verdades de pueblo y sabiduría que ponen el pelo de punta. No concebimos una buena canción sin una buena letra. Es más: yo he escrito la música de un tema en una noche, así, de pronto, y era muy chula en mi opinión. Grabada a la primera en un cuatro pistas, y he podido tardar como diez meses en escribir la letra adecuada, masticando un verso cada día. Nuestra intención es que la letra tenga la belleza dramática de un buen poema y que la música tenga la misma belleza.

Lorca, Stones, Morente … Las referencias son muchas ¿Cual es la intención de hacer tantos guiños?

No son guiños. Son homenajes. Y también son tristezas. A nosotros la muerte de Joe Strummer nos cogió por sorpresa, sin aviso, sin advertencias. Fue de pronto: “¡Joe Strummer ha muerto!”. Yo no sí si el resto de los músicos granadinos sintieron ese impacto, pero yo me quedé absolutamente anonadado. Habíamos hablado el día de su cumpleaños, un 21 de agosto de 2002, y habíamos quedado para abril de 2003, en que Joe vendría a Granada a tocar con The Mescaleros y él quería que terminásemos juntos dos canciones para las que él quería hacer la letra y yo tenía la música. La primera sensación que sientes cuando te dicen que alguien a quien conoces y amas y extrañas, ha muerto es una sensación muy rara, “pero sí he quedado con él para el domingo que viene” Es de un vacío tremendo. Pero bueno, con la muerte de Joe y el paso de los años, me he ido acostumbrando, pero con lo de Enrique Morente, es algo que aún sigo, y muchos aquí, seguimos sin encajar. No me extraña que su familia, Aurora, Estrella, Soleá, Kike, estén tan desolados todavía. Es que Enrique Morente era absolutamente inmortal. El tío que más se reía del mundo, el que más bromeaba, el que más cosas te enseñaba con esa filosofía económica que tenía él, la filosofía de la ironía, de la broma con doble sentido, con triple sentido, de la ternura en los ojos, de esos ojos chiquitillos que te miraban con intensidad e inteligencia. Un tío con esa sabiduría no puede morirse nunca. Yo aún pienso que es una mentira, otra broma suya, que cualquier día, al doblar una esquina, me lo voy a volver a encontrar. Pero sé que me lo voy a encontrar porque está ahí, en lo que recuerdo de él.

¿Alguien os ha dicho en algún momento que hacer algo así era una locura?

Los primeros comentarios vinieron de mi propio cantante, al que yo he admirado toda mi vida: “Estás loco”. Me lo dijo tanto que al final se fue, y sigue creyendo que estoy loco. Pero yo sigo en mis trece. Pero siempre he tenido, como dije antes, algún verso de los Rolling Stones en mi cabeza: “Soy feliz sabiendo que mi canción está pasada de moda”. Enrique Morente, en una noche de borracheras en mi casa, también me planteó ciertas dudas y muchas incertidumbres: “Jesús, me estoy jugando muchas cosas con esto y a veces no lo veo claro”. Yo le dije: “Enrique, lo vas a pasar fatal. Y no te van a hacer ni puto caso con el Omega. Pero dentro de 15 años, lo vas a estar tocando por todo el mundo”. Él me dijo: “Tú no eres ni tonto ni loco, de modo que vamos a seguir con esto” Luego él ya tuvo sus conversaciones con mi hermano Antonio Arias, y tiraron para adelante entre todos. Porque los autores de Omega, los verdaderos, son Enrique Morente y Lagartija Nick. Y se lo curraron de la hostia. Yo lancé el reto. Pero ellos lo vivieron, lo sufrieron y lo sacaron a flote.

¿Cuanto hay de Omega en este “Eclipse”?
En Eclipse hay ideas, bocetos, anotaciones que, por falta de espacio, no cupieron en Omega. No sabría qué decir… La Seguiriya del Hierro I estaba pensada para Enrique Morente y la letra debía ser la letra de Omega. Mi idea inicial es la idea inicial de Eclipse parcial de Lunas: un cantaor cantando una seguiriya sobre sonido de alarmas industriales. Una voz desgarrada de Enrique Morente cantando “Las hierbas /Yo me cortaré la mano derecha / Espera”.

Había otro tema que era una bulería-video con la idea de una bailaora flamenca bailando sobre un escenario lleno de retratos de García Lorca tumbados por el suelo. Mientras la bailaora está bailando, con el tacón de sus zapatos va destrozando todos los retratos de García Lorca. Eso iba con una bulería de Morente. Luego había una saeta de Morente con ruidos de helicópteros todo el tiempo y el texto de García Lorca: “Cristo Moreno / Lirio de Judea y clavel de España”…

Si "Omega" empezó (entre otras cosas) con Lorca y Peter Gabriel, ¿cual sería el equivalente en Eclipse?
Con Joe Strummer y Enrique Morente. Es muy curioso. Joe Strummer siempre quiso conocer a Enrique Morente, y de hecho, en la Gran Vía de Granada, Joe Strummer se compró la Gran Antología del Flamenco, una caja de discos brutal, que a él le fascinaba. No recuerdo bien el nombre de aquella antología. Y Enrique Morente, que por aquella época vivía en Madrid, nunca coincidió con Joe Strummer en Granada. Recuerdo que una noche de borrachera, le dije a Morente que Strummer era fan de Leonard Cohen y a Enrique se le iluminaron los ojillos.

Nunca se encontraron, pero los dos eran fans de Leonard Cohen. De hecho, Joe Strummer me confesó un día que la canción Leopardskin limousine era un homenaje personal suyo a Leonard Cohen. No hay más que buscar la canción en youtube para ver que el estilo era el mismo. Y Morente me decía que la voz de Cohen era la más profunda del mundo, Morente quería cantar con la profundidad de voz de Cohen.

¿Qué te gustaría haberles escuchado hacer en este disco?

Pues a Enrique haciendo una versión flamenca de Spanish bombs y a The Clash, nuevamente reunidos, una versión punk, en inglés, de En un sueño viniste, con Mick Jagger y Keith Richards como invitados.

¿Cual es vuestra idea a la hora de llevarlo al directo?

Nuestra idea, para llevarlo al directo todo, sería con cuartetos de cuerdas, con Estrella Morente, con artistas invitados, con todo, vídeos y demás. Pero eso es imposible por ahora. Vivimos en una sociedad altamente egoísta en la que prima el individualismo, la riqueza personal, el enriquecimiento rápido, inmediato. No por nosotros, que nos encantaría. Pero yo no le puedo pedir al resto de los músicos que toquen gratis, como un favor hacia nosotros, mientras el resto del mundo hace caja.

conexión granadina

«En Granada todos somos amigos, compañeros. Rivales, por supuesto. Pero es una cosa que tenemos. Se supone que José Ignacio Lapido y yo, por estar en bandas similares y en una época similar, deberíamos odiarnos a muerte. Y es al contrario. Yo a él lo admiro muchísimo. Sé que es un tipo bastante tímido y nos respetamos siempre.
Yo lo he presentado en conferencias, hemos estado los dos juntos fumando un cigarrillo en camerinos, y la verdad, algún día me encantaría quedar entre los dos y hacer una canción juntos. Charlamos cuando nos vemos, fumamos a escondidas. Hablamos, pero siempre hay cierta distancia. Creo que se debe más al respeto que nos tenemos que a otra cosa. Salvando las obviedades, es como si él fuese John Lennon y yo Keith Richards. Pero mi hermano Antonio Arias, por ejemplo, fue el bajista de 091 y es el líder de Lagartija Nick. Lo curioso es que en Granada hay rivalidades, pero no odios. Creo que se debe a que todos lo hemos pasado tan mal a lo largo de los años, que no podemos permitirnos el lujo de odiarnos unos a otros. Yo escucho un disco de José Ignacio, y me encanta lo que hace. Pero, si lo veo, le diré lo que no me gusta de su disco. Nunca le diré lo que me gusta. Y eso me parece chulo.»

Artículos relacionados:

- [FLO6x8: flamenco y activismo->18000]
- [Vidas nuevas del espíritu jondo->18002]

Tags relacionados: Barcelona Música
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Qu_§sar, el nuevo proyecto de Jesús Arias (tercero de izquierda a derecha), presentará 'Eclipse parcial de lunas‚Äô el 21 de marzo en Madrid y el 22 en Barcelona.
Qu_§sar, el nuevo proyecto de Jesús Arias (tercero de izquierda a derecha), presentará 'Eclipse parcial de lunas‚Äô el 21 de marzo en Madrid y el 22 en Barcelona.
separador

Tienda El Salto