Documentales acordes con el momento político

Nicholas Philibert fue uno de los platos fuertes del festival de cine
documental CPH DOX 2009 de Copenhague, en el que también
estuvieron Michael Moore, Naomi Kawase o Michael Winterbottom.

01/12/09 · 0:00
Edición impresa

La ciudad danesa de Copenhague
acogió del 6 al 15 de noviembre
la séptima edición del
su festival internacional de cine
documental, el CPH DOX 2009.
Más de 200 películas de todo el
mundo han concursado en seis
categorías: documental, nueva
visión, sonido e imagen, amnistía,
documental danés, cortometrajes
y político. Copenhague se
ha vestido de documental por
casi diez días.

Los ocho cines
más grandes e importantes de la
ciudad colaboraron con el festival,
lo que se traduce en películas
documentales en pantallas
gigantes con sonido espectacular,
todo un regalo para los espectadores.
Pero CPH DOX no
ha sido sólo en los cines. En
más de quince sedes por toda
la ciudad, incluido en la histórica
Cristiania, se han propuesto
conciertos, clases, seminarios y
mucho más.

Se han visto obras de todos
los gustos, entre las que sólo ha
habido un representante español,
Isaki Lacuesta, coautor con
Naomi Kawase de In between
days
, que compitió en la sección
de nueva visión
También hubo algunas proyecciones
en las se acabaron las
entradas, ya sea por real interés
o morbo. Así, Michael Moore estrenó
Capitalismo. Una historia
de amor, en la que, con su controvertido
estilo de showman
omnipresente, nos habla de
una teoría de conspiración más.
Arrancó risas, aplausos y mucha
polémica. También se acabaron
las entradas para ver The
Shock Doctrine
, la nueva película
de Michael Winterbottom,
otra obra sobre la conspiración
económica global, que gustó
mucho y arrancó emociones.

Y es que ha habido mucha
preocupación por seleccionar
películas acordes con el momento
político y mucho interés
del público en verlas. Así,
triunfaron en taquilla la sueca Bananas, que narra la explotación
americana sin límites éticos
de los bananeros en Nicaragua;
la afamada The Encirclement,
una explicación cristalina de los
orígenes del liberalismo actual;
la iraní Bassidji, un agudo y
arriesgado análisis hecho desde
la República Islámica de Irán o la
alemana Hotel Sahara, retrato
preciosista y comprometido del
conflicto de Mahuritania y la inmigración
africana hacia Europa
a través de España.

Otros de los puntos fuertes del
festival fueron los encuentros
públicos de directores. Ante un
auditorio abarrotado, dos de los
directores alemanes emergentes,
Romuald Karmakar y
Benjamin Heisenberg, ganador
de Cannes con su opera prima
Schläfer, tuvieron un inspirado
diálogo sobre política y documental.
Pero, sin duda, el que
causó mas expectación fue el de
la directora danesa Eva Mulvad
con el francés Nicholas Philibert.
Mulvad, presa de una excesiva
admiración y asumiendo
el papel de entrevistadora cuestionó,
a modo de aprendiz, la estética
y objetivos del trabajo de
Philibert.

Tags relacionados: Número 114 Audiovisual
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto