EL MARCAPÁGINAS
Distopías : mirar al futuro para examinar el presente

Frente al optimismo
en un sistema
político, la
distopía es la
postura amargamente escéptica
del oprimido. No
tiene respuestas, no presenta
una solución que
traiga la armonía y la
dicha a los hombres.
Destroza el ideal al
mostrar su lado oscuro,
pues advierte de
las falsas promesas de
las utopías y presenta
“un mundo feliz” que
en realidad no es tal. Su
intención no es predecir,
sino advertir; señalar
los peligros contemporáneos,
exagerándolos,

17/05/06 · 22:55
Edición impresa

Frente al optimismo
en un sistema
político, la
distopía es la
postura amargamente escéptica
del oprimido. No
tiene respuestas, no presenta
una solución que
traiga la armonía y la
dicha a los hombres.
Destroza el ideal al
mostrar su lado oscuro,
pues advierte de
las falsas promesas de
las utopías y presenta
“un mundo feliz” que
en realidad no es tal. Su
intención no es predecir,
sino advertir; señalar
los peligros contemporáneos,
exagerándolos,
para que el mundo
cambie su trayectoria.

La novela seminal es
Nosotros, de Evgueni Zamiatin,
que contiene todos
los elementos del subgénero
y que servirá de inspiración
a otros libros. Escrita
por un bolchevique
(a continuación expulsado)
en 1920, en ella sobresale
la brutalidad del control
y del totalitarismo: el
individuo queda reducido
a un número y vive
sometido en edificios
transparentes.

Un mundo feliz de
Aldous Huxley es la
distopía más conocida.
Los seres humanos son
fabricados atendiendo a
la casta a la que van a
pertenecer mediante alteraciones
genéticas durante
su gestación en
incubadoras, dentro de
una sociedad estratificada
y adormecida (entre
otras medidas, con
el soma, una droga depresora).

1984, de George Orwell,
por su parte, incorpora
las claves de los
procesos políticos que
han derivado en la degradación
del mundo
que retrata. Plantea
que la disidencia está
permitida y controlada
para oxigenar el
sistema y, en última
instancia, perpetuarlo.
A ella pertenecen el
omnipresente Gran
Hermano, la neolengua
(un idioma empobrecido
donde la erradicación
de conceptos supone
su anulación mental),
consignas claves
como “La guerra es la
paz” o la reescritura de
la historia para eternizar
hechos y valores.

Farenheit 451, de Ray
Bradbury, presenta a los
bomberos incendiarios,
dedicados a quemar libros.
El protagonista, esta
vez, será uno de
ellos, que decide, en
una redada, echar un
vistazo a uno de esos
objetos cuyos poseedores
tanto se afanan en
salvar.

Mercaderes del espacio,
de Pohl y Kornbluth,
presenta un trepidante y
profundo análisis de las
diferencias económicas y
sociales a escala planetaria
y una denuncia muy
explícita del poder de la
publicidad y de la sociedad
de consumo.

Pocas concesiones tiene
Todos sobre Zanzíbar,
de John Brunner, una de
las novelas más logradas
del género. Con una excelente
factura experimental,
yuxtapone historias y
personajes con definiciones
de conceptos del
mundo o extractos de
medios de información.
Así se construye una asfixiante
sociedad injusta y
superpoblada, inquietantemente
cercana.

Thomas M. Disch, por
otro lado, ha insistido sobre
todo en los sistemas
represivos y la discriminación
social y económica
en un medio urbano.
Es el caso de 334, que
plasma la miserable y
representativa vida en
un edificio de pisos en
alquiler, o de En alas
de la canción, inscrita
en unos EE UU ultraconservadores
donde los
prisioneros portan bombas
en sus estómagos para
evitar las fugas.

Hace unos años apareció
Futureland, de Walter
Mosley. Este libro retrata
la violencia del capitalismo
en todas sus vertientes,
la brutalidad del sistema
penitenciario y, sobre
todo, el problema de la
desigualdad de la raza negra,
un aspecto que no había
sido recogido.

Finalmente, no podemos
olvidar a Margaret
Artwood quien, en El
cuento de la criada,
aborda la humillación
de las mujeres en un futuro
próximo, y, en la
reciente Oryx y Crake,
construye una de las grandes
distopías al presentar
un poderoso retrato de
una sociedad opresiva,
alienante y destructivamente
individualista.

Tags relacionados: Libros
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador