ARTES VISUALES // FEMINISTALDIA
Directamente al centro de las posibilidades

A mediados de diciembre se celebró en Donostia la cuarta edición del festival de cultura feminista Feministaldia, en el centro de arte y cultura contemporáneo Arteleku.

Texto de Gudarikins

07/01/10 · 14:26
Edición impresa

Dentro de las actividades en la
cuarta edición de Feministaldia
hemos podido ver las conferencias
de la filósofa Victoria Sendón
y de la presidenta del Centro
de Estudios de Género de
San Petersburgo, Olga Lipovskaya,
el proyecto Dig me Out, de
Rosa Reitsamer, la presentación
de la productora artística Consonni,
la performance de Beatriz
Silva o la actuación de las raperas
La Omega y La Furia. Organizado
por la Plataforma Política
de Mujeres Plazandreok,
este festival de cultura, que se
celebró por primera vez en
2006, ha resultado ser una idea
innovadora en la que se fusionan
arte y activismo, a la vez que
se genera un lugar de encuentro
y de relaciones y expresiones
más igualitarias, horizontales,
que contrarrestan, disintiendo,
la jerarquía y las relaciones de
poder.

La propuesta principal de esta
edición de Feministaldia
consistía en convertir el escenario
central del festival en un
espacio de confianza, donde se
mostraba la exposición colectiva
Disparos sobre blanco. En
ella, diez mujeres, diez artistas,
presentaban trabajos con un
nexo común, un hilo conductor
conjunto: el texto homónimo
propuesto por la comisaria
Ainhoa Güemes sobre los Disparos
sobre blanco que realizaba
Virginia Woolf.

Aisladas del frío en el cálido
Arteleku, tras una deliciosa comida
vegetariana y con la inevitable
siesta amenazando esta
conversación, charlamos sobre
este texto y sobre Feministaldia
con algunas de las artistas
de la exposición; Itziar
Okariz, Dora Salazar, Izaskun
Álvarez Gainza, Paula Valero,
Susana Talayero y Ainhoa
Güemes.

Paula Valero: La idea que me
sobrevino del blanco es sobre
lo potencial. Potencial y fuerte,
y en esta pieza la idea del
blanco es la idea del cuerpo
que se diluye…

Ainhoa Güemes: Disparos sobre
blanco se ha convertido en un
homenaje a Virginia Woolf, a
pensar el trabajo creativo como
una manera de sobrevivir a un
mundo, tal como decía ella, en
el que hay que tener una piel de
elefante para soportarlo. Disparos
sobre blanco es pensar en
un cambio muy profundo, sin
piedad, molestando y pensando
precisamente en que todas estas
artistas, que con su trabajo
nos transmiten un mundo posible,
están vivas. Están disparando
al centro para construir un
mundo nuevo.

Dora Salazar: Lo que pensé al
conocer el título de la exposición
no te lo voy a decir (risas),
pero sí mi concepto de Feministaldia,
que incluye la idea de
fiesta, de juntarnos, de hablar,
bailar, beber, divertirnos ¿Conclusiones?
Yo no tengo un discurso
ideológico claro, tengo un
discurso visual a partir de la
obra. Esta serie no estaba pensada
para Feministaldia, forma
parte de mi trabajo, como le pasa
al resto de las artistas que
han presentado sus obras. En
nuestro planteamiento somos
feministas, pero porque nos
proyectamos dentro de la obra,
no porque lo pretendamos, yo
al menos no tengo ninguna pretensión.
Itziar Okariz: Yo no conocía
Feministaldia, sólo de oídas, no
sabía exactamente qué era.
Ahora me parece que es una
excusa para un encuentro de
diferentes ramas creativas. Me
gusta formar parte del contexto
feminista, fue lo primero que
me vino a la cabeza, después
leí el texto.

Susana Talayero: A mí me encanta
el texto. El título es un disparo,
pero es el texto lo que te engancha.
De todas maneras, a mí
me trajo a la cabeza la idea de
fuerza. Una fuerza concreta, el
blanco como no color, no definido.
El texto habla del blanco como
un lugar de posibilidades.
D.S.: ¿Es habitual que nos encontremos
exposiciones de chicas?
No, a menos que sean temáticas…
Normalmente parece
que aquí en el País Vasco estamos
muchas mujeres artistas,
pero luego empezamos a hacer
cuentas, empezamos a hablar y
en cada galería ¿cuántas hay?...
Al final, si hay una exposición
colectiva, siempre estamos menos.
Todavía puede haber exposiciones
solo de hombres y no
significa nada, y en cambio nosotras
cuando exponemos solas
significa algo.

Izaskun Álvarez Gainza: El texto
que presentaba Ainhoa era un
lugar común para todas las artistas,
una idea muy sugerente.
Todas las obras expuestas tienen
un nexo a través del texto
Disparos sobre blanco. Me parece
que es un hilo en común
muy bonito, muy interesante.
Hay mucha necesidad de mos-
trar, sobre todo dentro del contexto
feminista. Feministaldia
puede ser un referente muy importante
como lo es FemArt
[muestra de arte hecho por
mujeres en Barcelona, que lleva
ya 16 ediciones] y que se tiene
que repetir. Es una exposición
que puede ser mostrada
por todo el Estado. Diez personas,
diez mujeres, han trabajado
sobre un texto que se les ha
aportado. Es interesante que se
empiecen a crear estas redes
de trabajo.

A.G.: Lo que ha conseguido
Feministaldia en estas cuatro
ediciones ha sido construir un
espacio posible de libertad, de
expresión feminista, jugar con
el espacio expositivo de Arteleku
desde lo más físico. Poner
el cuerpo, poner la piel para
que el espacio nos transforme
y podamos transformar lo que
nos está transmitiendo. Es un
encuentro de feministas, artistas,
activistas, es una explosión
revolucionaria, dos días
de fiesta, sí, pero muy revolucionaria
y donde nuestros
cuerpos están mutando: esto
es Feministaldia.

NOTA: Este artículo está dedicado
a la memoria de Miren Eraso,
durante muchos años directora
de Arteleku y gestora cultural
que hizo posible algunos
de los proyectos que se han presentado
en Feministaldia. //

Tags relacionados: Número 117
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador