SURGEN NUEVOS SELLOS MUSICALES QUE APUESTAN POR BANDAS EMERGENTES
Desde la abanderada independencia

Madrid y Barcelona salen a escena con dos sellos independientes, Gasoil Records y Aloud
Music. Nuevos artistas dan rienda suelta a sus inquietudes creativas sin más apoyo que la
firmeza en sus propias convicciones. Estilos dispares unidos por un mismo fin, sin importar
la ropa que lleven o los bares que frecuenten. Dos sellos que apuestan por echar una mano
a grupos que no tienen la posibilidad de editarse su propio trabajo.

15/02/07 · 0:00
Edición impresa
JPG - 8 KB
ILUSIÓN. Los sellos independientes Gasoil Records y Aloud apuestan por bandas que no tienen la posibilidad de editar su propio trabajo.En la foto: Ghouls

Solo hace falta darse
un paseo por el
centro de Madrid
para saber qué momento
atraviesa la cultura
en las grandes ciudades.
Los cines, teatros y salas de
conciertos se han convertido
en centros comerciales y
los que quedan han cambiado
sus nombres originarios
por conocidas marcas de
cerveza, helados u operadoras
de telefonía móvil. Ante
tanta desolación, resulta paradójico
contemplar que,
mientras las grandes multinacionales
no saben qué hacer
para mantener su catálogo
de estrellas, estén
emergiendo nuevos sellos
discográficos independientes.
Igual de contradictorio
resulta comparar la cruzada
que emprendió el millonario
batería de Metallica,
Lars Ullrich, contra los intercambios
de mp3 con la
ilusión de formaciones que
ni siquiera pueden permitirse
vivir de la música. Gasoil
Records y Aloud Music son
el paradigma de esta tendencia
a ir contracorriente
y arriesgarlo todo, sin perder
la esperanza.

Casualidades

A finales de 2006 nace el
sello madrileño Gasoil Records.
“Todo surgió de casualidad,
en una charla entre
amigos. Nos unía nuestra
pasión por la música, conocíamos
varios grupos que
nos gustaban pero no tenían
la posibilidad de editar
sus trabajos. Veníamos de
diferentes proyectos y sabíamos
qué hacer para ayudarles”,
afirma Rashid, uno
de sus fundadores. Al frente
de Aloud Music está el hiperactivo
Sergio Picón, creador
de la revista Muzikalia,
la promotora The Secret
Word y la agencia de management
Sounds in a Coma.
“Quería montar un sello
desde hacía mucho tiempo
y en un viaje a Madrid, hablando
con los miembros
del grupo Bloomington,
descubrí que eran los compañeros
de viaje idóneos en
esta aventura”. Nadie duda
de la calidad de sus bandas,
pero el mercado actual sufre
una notable saturación y
es inevitable preguntarse
qué puede aportar un nuevo
sello al, cada vez más, efímero
panorama musical.
Rashid es optimista y opina
que “podría decirse que está
todo inventado, pero eso
significa que hay productos
para todos los públicos. A
quien no le guste la música
será que no ha investigado
lo suficiente”. Sergio es un
poco más crítico: “muchas
bandas de fuera siguen
siendo mejores que la mayoría
de aquí, pero ahí está
nuestro trabajo. Si creamos
Aloud Music fue para intentar
sacar a la luz a las que
nosotros creemos que pueden
competir sin arrugarse
con esos monstruos norteamericanos,
ingleses o escoceses
que tanto nos gustan”.

En lo que ambos coinciden
es en la vital importancia
de los directos, criterio
fundamental para despertar
el interés de ambos sellos en
reclutarlos. “En el catálogo
de Aloud queremos bandas
que cuiden mucho su sonido,
pero sobre todo que su
propuesta sea creíble y defendible
encima del escenario”;
“Siempre procuramos
que tengan buenos temas
propios, pero lo importante
es que sepan defenderlos en
directo”: declaraciones de
principios de Sergio y Rashid,
respectivamente. Los
dos enfatizan la trascendencia
de tener un buen directo,
conocedores de que la
continuidad de sus sellos
dependerá más de la asistencia
a las salas que de las
ventas de discos. Para Sergio,
que pese a su entrega
no vive de la música, pasar
de las mil copias vendidas
de un mismo disco ya sería
un sueño. José Tato, voz y
guitarra de Bloomington,
valoró esa honestidad a la
hora de fichar por Aloud:
“fue muy sincero, desde el
primer momento nos dijeron
que había poco dinero,
que tendríamos que hacer
muchos conciertos e implicarnos.
Ninguna discográfica
que quisiera vender millones
de discos se fijaría en
nosotros, pero tampoco tendrían
un trato tan personal”.
“En Estados Unidos es muy
diferente, allí sacas un disco
y automáticamente puedes
vender un millón de copias.
De un artista crean una
marca, saben sacar partido
a su nombre. Puede dar un
solo concierto al año, pero
todo el mundo lo conoce.
Sólo tienes que ver sus estrellas
del hip hop, funcionan
como una franquicia”,
argumenta Rashid, que curiosamente
cuenta en su catálogo
de artistas con el
rapero Elio Toffana, algo
inusual en un sello independiente,
excepto Boa o Zona
Bruta, especializados en este
género. “En Gasoline escuchamos
música de todos los
estilos y nos permite tener
una visión muy amplia para
distinguir dónde hay buenas
canciones, independientemente
de si es pop, rock, hip
hop, electrónica... Además,
Elio no es un rapero al uso,
más bien es cantautor que rima
sus letras, con historias
muy crudas. En Francia se
hace un rap parecido en los
guetos parisinos y en España
sale de barrios de la zona sur
de Madrid. Se repite la misma
historia, pero en diferentes
escenarios”.

Accesibilidad total
Aloud no tiene raperos en
sus filas, pero sí cuenta con
bandas foráneas como los
alemanes Jettison y los norteamericanos
The Appleseed
Cast, además de distribuir
a The Samuel Jackson
Five, Coconot o los portugueses
If Lucy fell. Su leit
motiv está muy claro: que
el mayor número de gente
pueda escuchar a sus grupos
y después decidir si
comprar sus discos, asistir
a sus conciertos o llevar sus
temas en el reproductor
mp3. Esta filosofía de accesibilidad
total sería una utopía
sin la existencia de Internet,
“no tenemos la opción
de salir en la radio porque
supone mucho dinero,
por eso en nuestra web pueden
escucharse enteros todos
los discos y que cada
uno saque sus conclusiones”.
En Gasoline también
califican la gran red como
un escaparate sin límites,
pero opinan que aún no se
ha encontrado la manera de
compatibilizar música e
Internet a nivel negocio.
“Estamos en un período de
transición y todavía destruye
un trabajo en el que inviertes
horas, esfuerzo y dinero”.
Mientras corren esos
vientos de cambio, el apoyo
mutuo es cada vez mayor,
la implicación de los músicos
también y el interés por
las nuevas propuestas ha
crecido gracias al respaldo
de radios libres, webzines
y presencia en festivales
autogestionados. Lo que no
ha cambiado es el vacío
mediático y la falta de interés
por parte de los responsables
de cultura a la que
se ven sometidos estos nuevos
artistas.


LAS BANDAS

ELIO TOFFANA (Gasoil)
Rapero del madrileño barrio de
Aluche que, con apenas 20
años, ha participado en los festivales
Batalla de los gallos,
Fuego en las calles y Cultura
Urbana. Como actor ha protagonizado
el largometraje Historias
de Cabramatta,
film que recrea el drama social
de los barrios bajos.

BLOOMINGTON (Aloud)
Después de una década experimentando
y con numerosos
cambios en su formación, los
extremeños se han consolidado
como quinteto con la presencia
de Beatrice al piano. En su
álbum Activando la disidencia
cambian el inglés por el castellano
con guitarras pegadizas a
ritmo de Noam Chomsky.

FIONA MAY (Gasoil)
Últimos exponentes de la escena
independiente granadina.
Antes de comenzar a grabar su
primer disco ya habían superado
los 200 conciertos. Sonido
coherente con adictivas melodías
que van del deseo al
dolor, del realismo a lo mágico,
sin perder el equilibrio.

GHOULS’N’GHOSTS (Aloud)
Una auténtica superbanda en
el sentido menos pretencioso
de la palabra. Ramón Rodríguez
(Madee), Santi García
(No more lies), Carles Mayor
(Ciervo) y Víctor García (Manhunt)
dan forma a este proyecto
con nombre de videojuego
ochentero.

PELUZE (Aloud)
Trío de Fuenlabrada que ganó
en concurso Festimad Sur
2005. Saben lo que es compartir
escenario con bandas
tan destacadas como The Kills
y actualmente se encuentran
en plena grabación de su
álbum debut. Su batería Cesar
Martínez también forma parte
del peculiar dúo The Joe Kplan.

PULL (Gasoil)
Seis años de carrera avalan a
este trío nacido entre Madrid y
Seattle. Fueron el primer fichaje
de Gasoil Records con su último
álbum Take you time, producido
por el mítico Harold Burgon.
Intensas composiciones y
vertiginosas guitarras con acertadas
dosis de sintetizador.

Tags relacionados: comunicación alternativa Música
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto