Del sex shop a la tienda erótica

Censurados por desarrollar actividades
comerciales de “peligrosidad social”, los ya
viejos sex shops han escondido tras su
escaparate las ayudas técnicas en prácticas
eróticas que la sociedad siempre ha buscado.

03/12/10 · 8:00
Edición impresa

Desde su introducción a principios
de los ‘80, los sex shops
han sido categorizados como
pornográficos al sustituir públicamente
la palabra ‘amor’
por la palabra ‘sexo’. Vídeos
brutos, vibradores y trajes de
cuero fueron una vía de fuga
al modo social de representar
la sexualidad. A lo largo de todo
este tiempo han soportado
un doble estigma: por un lado,
su comparación con burdeles
o lugares de exutorio donde
los hombres acudían a dar
rienda suelta a sus pulsiones y
eyaculaciones; por otro, su reduccionismo
representando lo
sexual desde la erótica de una
cópula que no era ni reproductora
ni marital; lo vulgar, al no
maquillar las palabras; lo obsceno,
al enfrentar los tabúes
en torno a las peculiaridades
eróticas, los líquidos de la carne
y su derramación sin higiene
ni control; lo perverso, como
espacio de encuentro de
hombres calenturientos y pajilleros.

Manifestaban a todo color
el genital y la fornicación
sin los líos de la amatoria o la
relación. En sí, nunca fueron
más que la puesta en escena
comercial de una serie de
prácticas y fantasías que palpitaban
bajo el orden natural
de entender la sexualidad en
los que la entrada a los mismos
era una cuestión de autoselección.

JPG - 114.2 KB
sex_shop

Su casi desaparición a finales
de los ‘90 ha venido acompañada
de un nuevo tipo de negocio
para todos los públicos.
En la misma línea de actividad,
las tiendas eróticas han supuesto
un new look, un cambio
cosmético del mercado de la
erótica frente a los sex shops.
Han logrado incorporar a la
mujer como sujeto erótico activo
y potencial consumidora,
combinando lo afectivo con lo
carnal desde el lenguaje de la
sensualidad y el ars amandi;
pero sin desviar la mirada del
genital. Ya no es pornográfico
porque predomina el objeto y
la posibilidad de decidir técnica
y resultado, sola o en compañía.

Aceites, cosmética y lencería
sexy acompañan a las clásicas
muñecas, lubricantes y
consoladores –ahora llamados
dildos– para seguir estimulando
la fantasía sin moralinas ni
sexualidades pervertidas. Ya
no resulta obsceno porque
ofrecen seguridad y salubridad;
no resulta depravado ni
denigrante porque apela a
prácticas que, aun ampliando
el arco de la normalidad, no se
salen del tiesto. Y no resulta
guarro porque las palabras y la
estética se suavizan y, junto a
las ventajas eróticas de los productos,
se detallan las fisiológicas
y sanitarias.

Han cambiado las palabras,
pero nos seguimos refiriendo
a lo mismo: artes para la seducción,
el cortejo y el goce
en la fornicatio. En la línea de
las nuevas teorías del eros y
acordes a la demanda de satisfacción,
el mercado del sex
shop ha sabido reformular su
producto, sin perder gran parte
de sus clásicos elementos y
salvando la censura de la moralidad.

Artículos relacionados:

- ["No creo en la democracia amorosa"->12881]
- [El F5 no te salvará->12882]

Tags relacionados: Número 138
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

3

  • |
    anónima
    |
    29/08/2011 - 12:03pm
    Creo que la aparicion de las <a href="http://www.sensualmoment.es/" class="spip_out">Tiendas eroticas</a>,a beneficiado muy mucho las relaciones de pareja.Lejos del tradicional sexshop,son tiendas en las que se trata el tema de la sexualidad de una forma clara,directa y personalizada.Sin tener que entrar en la vulgaridad tipica de sus predecesores. Creo que la diferncia fundamental entre uno y otro,es el enfoque.El sexshop,esta dirijido mas al hombre con pornografia,cabinas... Y una tienda erotica,eta enfocada mas a la pareja y a la mujer.Mas a la Sensualidad y el erotismo.
  • |
    anónima
    |
    06/02/2011 - 10:42pm
    Durante años hemos sido unos apestados, PERO lo seguimos siendo, o sea que lo que comenta el artículo es muy bonito, pero incorrecto. El Sex Shop sigue siendo un objeto tabú :-(
  • |
    anónima
    |
    27/01/2011 - 7:45pm
    Efectivamente cada vez es más sencillo y también más normal comprar en cualquier tienda erótica, sobre todo a través de internet donde algunos de estos comercios ofrecen una oferta mucho más ámplia y un servicio y atención magníficos.
  • sex_shop
    sex_shop
    separador

    Tienda El Salto