CICLISMO: VUELTA 2008
Cuando ellos nos vienen a ver

Vivir una carrera ciclista desde dentro te da la
oportunidad de escuchar, oler y paladear el esfuerzo
de este deporte. La Vuelta 2008, con la participación
de deportistas como Contador, Sastre o Valverde, ha
recuperado cercanía y emoción.

02/10/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 13.4 KB
EN LA CUNETA. La llegada de la carrera sigue siendo un acontecimiento esperado / Dani Sánchez

Ir junto al pelotón en un
día llano y sin viento es
lo más parecido a un
bar de copas. Un murmullo
de conversaciones y
risas. Ir con ellos cuando la
carretera se empina es lo
más parecido a un funeral.
Un silencio absoluto jalonado
de respiraciones.

Casi todos los deportes hay
que ir a verlos. Te tienes que
levantar un día con las ganas
y dinero suficientes. Así, algunos
preparan su tarde de
domingo para acudir al
fútbol o toda la familia se junta
para ir a ver la competición
de karate del niño pequeño.
Sin embargo, el ciclismo es
distinto. Es de esos pocos deportes
que se acercan a casa,
que entran muchas veces de
forma inconsciente cuando
estamos quedándonos medio
dormidos en el sofá o que, sin
darte cuenta, un día pasan
por la puerta de tu casa.
Y así ocurre cuando vas en
carrera. Pasas por pueblos
donde ves que la gente sigue
haciendo su vida, paran un
momento de desgrasar el cocido,
para mirar por la ventana.
Algunos ancianos no se
atreven a salir a su tranquila
plaza y prefieren mirar a hurtadillas
entre sus cortinas. El
deporte entra en lo cotidiano.
Nada tiene que ver con el
lujo y la burbuja donde viven
muchos otros deportistas.
Deportes donde las barreras
con la gente son excesivas,
impiden el contacto y la cercanía,
imposibilitan que un
día pasen por tu casa.

Deporte de calle

Los ciclistas, por el contrario,
se mezclan por las calles de
los pueblos donde duermen.
Salen a pasear por los cascos
antiguos y son los menos los
que se recluyen en sus hoteles.
Se nota que es un deporte
de calle. No en vano, la mayoría
de los ciclistas profesionales
proceden de pequeños
pueblos rodeados de carreteras
comarcales que les permiten
entrenar. Las tres
grandes estrellas del pelotón
de este año así lo demuestran.
Alberto Contador es de
Pinto, Carlos Sastre de El
Barraco (Ávila) y Alejandro
Valverde de Las Lumbreras
(Murcia).

Este año la Vuelta nos ha
permitido ver numerosas escenas
en las que la gente es
la protagonista. Los miles de
personas que poblaban la subida
a L’Angliru y podían animar
a los ciclistas a escasos
centímetros de ellos. La escena
tan normal de la novia y
los amigos del barrio esperando
a Alberto Contador en
las cimas de Pirineos. Un momento
en la penúltima etapa
en el puerto de Navacerrada
resumía la vuelta. Horas antes
del corte de carretera, un
niño subía en bicicleta con su
padre a duras penas por el
puerto. Un ruido metálico se
escucha atrás. Una flecha
vestida de azul que pasa junto
al niño. "¡Contador, papa,
es Contador!". La emoción
pudo con el niño y se fue al
suelo. El ganador de la Vuelta
estaba calentando.

Perdiendo la fe

Y de esta forma tan normal
se pasa por los olivares y las
casas encaladas de Jaén. Se
recorren estrechas callejuelas
de Toledo. Se visita esas
estaciones de esquí que arrasan
los alrededores para que
los BMW tengan acceso. Se
cruza con peregrinos llenos
de ampollas que van perdiendo
la fe. Se culebrea entre pozos
mineros y vagonetas
abandonadas. El pelotón es
aplaudido por polígonos llenos
de trabajadores. Por hortelanos
que dejan sus labores
unos minutos y se sientan
junto a las tomateras. Por colegios
enteros que consiguen
horas libres para ver el mogollón,
tras el cual alguno de
ellos suelta un “tanto tiempo
para esto”.

El ciclismo es normalidad.
Normalidad y alegría, que es
lo que destila Contador. Muy
lejos de las dictaduras aburridas
de Indurain y Armstrong.
De esos corredores que no
sonreían, que ganaban en las
aburridas contrarrelojes. De
esos que se encerraban en
hoteles de lujo. A los que nos
gustó Pantani y Chava Jiménez
estamos de enhorabuena.
Aunque sepamos que esta
forma de vivir y de correr
es mucho menos segura que
la de los que lo ganan todo.

Tags relacionados: Deportes Mineros
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto