¡Cabreaos!

Malagón ha afilado sus lapiceros para devolvernos el reflejo cáustico y por eso divertido de algo que tiene muy poca gracia.

, Reseña por Ramón Calandria
23/04/13 · 12:29
Edición impresa

No hace falta que nos situemos en Azca o en cualquier otra zona financiera de la metrópolis, el juego de réplica (“esto nos pasará factura) y contrarréplica (“que sea en b”) demuestra que lo sencillo sirve para representar todo un contexto. Y esto es precisamente lo que despliega Malagón en su libro de viñetas ¡Cabreaos!, un contexto que es el nuestro: en el que la casta, los indignados y recortados nos movemos y somos movidos entre neolenguas, palabras que suenan como despertadores, ironías y desmaquillajes que se combinan para crear la realidad. Con una economía expresiva que le acerca a los referentes de este género, Malagón ha afilado sus lapiceros para devolvernos el reflejo cáustico y por eso divertido de algo que tiene muy poca gracia, o que tendrá la que seamos capaces de sacarle.

Tags relacionados: cómic Humor literatura
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto