X FESTIVAL INTERNACIONAL DE TEATRO DE CALLE DE GETAFE
El brote del teatro de calle en Madrid

El FITEC ha vuelto a reunir en Getafe tres tendencias escénicas. Teatro, música y danza
experimental han interactuado, entre el 30 de septiembre y el 2 de octubre, con un público
que crece y aprende cada año. Todas las actividades han sido gratuitas excepto tres espacios
cerrados por donde han pasado compañías muy diversas que, a 3 euros la entrada, han
completado aforo. Previo al festival, se ha organizado el I Congreso de Teatro y Danza.

15/05/06 · 15:28
Edición impresa
JPG - 36.7 KB
EN LA AZOTEA. Proyecto SIA, Episodio 10, una coreografía a ritmo de DJ dirigida por Martín Inthamoussu con la compañía Comploty, formada por él mismo y la bailarina Andrea Lamana. / Patricia Buckley

El Festival Internacional
de Teatro de
Calle (FITEC) ha
celebrado su décima
edición en Getafe (Madrid).
Por sus calles, plazas,
patios, estaciones de tren, y
el propio Ayuntamiento, han
pasado 29 compañías estatales
e internacionales que
han mostrado la gran variedad
que esconden los oficios
teatrales.

Según Javier García, director
del FITEC y de la
compañía Destellos, tienen
absoluta libertad de movimiento
para programar lo
que quieran, aunque el
Ayuntamiento colabore con
espacios y dinero. “Nació de
nosotros la idea y ahora gestionamos
con independencia
toda la programación”,
confiesa. A lo largo del año,
llegan más de 300 propuestas
de grupos para actuar en
el festival: “Nuestro criterio
de selección es un mutuo
acuerdo; lo primero es que
quieran venir al festival a
promover su espectáculo, a
promover su idea y a relacionarse
con el público, que no
vengan sólo a hacer una función”,
explica García.

En la variedad de espectáculos
que intenta mostrar
tanto al público como a los
programadores, el FITEC
quiere aportar frescura y
conformar un abanico amplio
de las diferentes tendencias
en función de los espacios
que existen en Getafe.
“Hay propuestas que se quedan
para otros años porque
te gustaría programarlo en
la estación de tren, por ejemplo,
y sólo puedes poner dos
espectáculos”.

García confirma que es el
único festival de teatro de
calle organizado por una
compañía teatral con autonomía
completa: “Conseguimos
mucho más volumen
de espectáculo que lo
que puede conseguir una
institución. Conseguimos
traer propuestas que realmente
quieren mostrar sus
trabajos en la calle e intentar
mover sus espectáculos.
Arriesgamos. Sobre todo
arriesgamos”, insiste.

Novedades

Esta edición ha incluido más
espacios y tiempos, como el
Offitec. También se ha organizado
el I Congreso de teatro
y danza en espacios
abiertos. Allí se han reunido
profesionales de diferentes
ámbitos: dos programadores
de festivales (Javier
Martín de Valladolid y la
programadora de la Feria de
Espartina en Sevilla), dos
productoras (Kepa Ibarra de
la productora bilbaína Gaizterdi
y José María Roca de la
sala Imperdible en Sevilla) y
decenas de actores.

“Hemos querido compartir
la problemática actual de
las artes escénicas, acercar
las realidades de las necesidades
teatrales y vincular el
concepto de lo festivo al carnaval”,
plantea el director
del festival. Ante la precariedad
profesional, las soluciones
giran en torno a la idea
de que los propios artistasartesanos
elaboren los
cambios básicos que se necesitan
para programar en
espacios abiertos. El teatro
de calle “no es simplemente
un teatro fuera del teatro, sino
que es un teatro que se
adapta al espacio, con mucho
más impulso hacia el
número de espectadores y la
interrelación con ellos”, define
García.

El director tiene muy clara
la ubicación del festival:
“En la periferia nos viene
muy bien, porque si estuviéramos
en Madrid, la ciudad
se lo comería; lo bueno de
Getafe es que tiene un centro
urbano pequeño y en 10
minutos los espectadores se
pueden mover de un lugar a
otro... la gente viene con la
mochila a ver espectáculos”.
Esta característica espacial
aparece en todos los festivales
de calle del Estado: Tárrega,
Poblenou y Viladecans
(Barcelona), la Sierra
Norte y Alcorcón (Madrid),
Valladolid, Leioa, Torrelavega...
o la referencia francesa
en Morlaix.

Aunque todos los ingresos
(aportaciones de subvenciones
y publicidad) intentan
conformar un presupuesto
cero que equipare
gastos, “siempre acabamos
poniendo dinero de la compañía”,
explica el director.
Este año el presupuesto del
festival ha rondado los
82.000 euros: “Es mucho dinero,
pero poco para un festival
internacional de teatro”,
asegura.

BREVE CRÓNICA TEATRAL

Títeres, malabares, bufones,
acrobacias y juegos con cuchillos
de acero son algunas de las
propuestas que han conformado
La Senda del Elefante, un espacio
gratuito y específico para las
artes circenses que, en forma de
carpa, ha ofrecido también talleres
para niños y niñas. El FITEC,
estructurado en varias plazas,
ha dado cabida a compañías
como El Ñeru de los Corios
(Asturias), Primigenius (Madrid),
Tejemaneje (Madrid), A Tres
Manos (Madrid) o Títeres con
Alma (Argentina), que han realizado
montajes de calle cuya
duración oscilaba entre los 15 y
los 45 minutos.
Los montajes comenzaron el 30
de septiembre con el original
espectáculo infantil Casa Paco
en la estación de tren de Getafe,
y la danza contemporánea de
Nuria Muñiz en la azotea del
Ayuntamiento. También se presentaba
la sugerente coreografía
de Martín Inthamoussu y Andrea
Lamana. Por la tarde, casi una
decena de animaciones llenaban
el centro urbano. En los
Palacios, el espectáculo circense
Enano morado del aire, de Kambahiota
Trup, sedujo a la gente.
El 1 de octubre llegó el turno de
Producciones Imperdibles con
Mirando al Cielo. La danza-trapecio
de Ilia Miña recordaba
otras grandes exhibiciones como
la de Marisa Prada en FITEC
2002. Los Piratas de Sin Fin
Tanto, la lucha escénica de
Ícaro Teatro y el teatro visual de
Gaitzerdi levantaron grandes
aplausos entre el vecindario.

Tags relacionados: Getafe Madrid Artes Escénicas
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador