Brooklyn, de los Dodgers a los Nets

En 1957 los Dodgers abandonaron Brooklyn
por California. Un vacío que ahora pretende
ocupar un nuevo proyecto deportivo con
oscuros intereses.

02/01/10 · 21:02
Edición impresa



Los Dodgers era el equipo de
béisbol de Brooklyn, el más poblado
de los cinco distritos de la
ciudad de Nueva York. El mayor
logro del equipo tuvo lugar
en 1947 cuando Jackie Robinson
entró al campo vistiendo el
uniforme de los Dodgers. Era
el primer afroamericano en
participar en la liga de béisbol.
En 1955, los Dodgers ganaron
su primera y única Serie
Mundial, en su propio estadio
y contra su principal enemigo,
los New York Yankees. El
acontecimiento todavía se recuerda
por la fiesta que siguió
a la victoria. Dos años después
el equipo se mudó a la cálida
ciudad de Los Ángeles.

Ahora, pasados más de 50
años, Brooklyn podría volver a
alojar un equipo profesional. No
sería de béisbol, sino de baloncesto.
Una operación poco clara
que mezcla capital extranjero,
especulación y algo de glamour.

Todo comenzó en el año 2005,
cuando los propietarios del equipo
de la vecina ciudad de Nueva
Jersey, los Nets, anunciaron su
intención de mudarse a la otra
orilla del río Hudson. Un proyecto
ideado por el actual copropietario
del equipo, el cantante Jay-
Z. Nacido en Brooklyn, Jay-Z se
ha convertido en una de las principales
referencias del rap estadounidense,
y ha pasado de joven
conflictivo que traficaba con
drogas a multiempresario millonario
de moda.

Un año antes adquirió la franquicia
un grupo liderado por el
empresario inmobiliario Bruce
Ratner, por 300 millones de dólares.
Fue entonces cuando comenzó
el idilio entre Ratner y
Jay-Z para llevarse los Nets a
Brooklyn.

Brighton Beach Nets

Ratner, que no goza de muy buena
fama, eligió el mismo lugar
para su plan inmobiliario que
Walter O’Malley. El antiguo directivo
de los Dodgers planeó a
principios de los ‘50 la construcción
de un nuevo estadio en el
barrio de Prospect, dentro de
Brooklyn, pero entonces el plan
fue rechazado, y decidió mudarse
a la otra costa del país.

Ahora la idea es crear allí un
gran área comercial y residencial
llamado Atlantic Yards,
que incluye como escaparate
del proyecto el estadio Barclays
Center (Barclays Bank
Se pretende crear en
Brooklyn un área
comercial, que incluye
como escaparate el
estadio de los Nets
financia parte del proyecto)
para los Nets, con un contrato
de 20 años.

La noticia del megaproyecto
no fue del agrado de algunos
brooklynites, que pusieron diversas
demandas en 2006 para
tratar de paralizar las obras, que
se pretendía estuvieran finalizadas
para el año 2009. Todavía no
se ha colocado ni una piedra.

El último obstáculo legal fue
superado el 24 de noviembre, y
abre la posibilidad de que los
Nets jueguen allí desde 2012. La
corte de apelaciones de Nueva
York ha denegado el recurso de
amparo puesto por vecinos y comerciantes
de la zona.

A la operación se ha incorporado
un nuevo protagonista,
Mijaíl Projorov, un empresario
ruso que ha llegado a un acuerdo
para adquirir el 80% de las
acciones de los Nets, y que, todo
apunta, será el primer propietario
no estadounidense de una
franquicia NBA. Según un informe
de la revista Forbes, Projorov
es el hombre más rico de
Rusia y su fortuna se estima en
9.500 millones de dólares. El dinero
con su incorporación está
asegurado, y algunos medios
bromean con la coincidencia de
la influencia rusa en el distrito:
The Brighton Beach Nets?, titulaba
un reportaje el New York
Times, en referencia al nombre
de la zona rusa de Brooklyn, junto
a Coney Island.

Esta temporada los Nets, con
18 derrotas seguidas, han batido
el récord del peor inicio de competición
de la historia de la liga.
Algo que puede serles útil. De
seguir así pueden asegurarse la
elección del número uno del
próximo draft, y llevarse al base
de Kentucky John Wall, actual
sensación de la liga universitaria.
Además, algunas estrellas
de la NBA serán agentes libres
el próximo verano. LeBron James,
amigo íntimo de Jay-Z y actual
referente mediático de la
NBA, suena como posible incorporación
a los nuevos Nets.

Es difícil pensar que esta
operación alivie el amargo recuerdo
de los Dodgers. Lou
Reed lo comentaba en la película
Blue in the Face, dirigida
por Wayne Wang y Paul Auster:
“Yo probablemente sí tuve
algún trauma infantil... aparte
de que los Dodgers se marcharan
de Brooklyn, lo cual, si te
paras a pensarlo, es una razón
para que algunos estemos imbuidos
en un cinismo del que
no nos recuperaremos”.

Lo que es seguro es que muchos
vecinos mirarán con recelo
al nuevo residente, a pesar de
que Brooklyn sea conocido como
el “hogar para cualquiera de
cualquier lugar”. Ni que decir
tiene que los menos felices serán
los New York Knicks, el
equipo de referencia del basket
en Manhattan, que siempre trató
a los New Jersey Nets como
su hermano pobre. Quizá la historia
vaya a cambiar ahora.

Tags relacionados: Número 116
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto