ENTREVISTA CON KING PUTREAK
“Antes que mesías, proletarios”

Conjunto inclasificable, de germen barrial y con
ambición poética, no son pocos los que consideran a
King Putreak como una de las propuestas más
sugerentes de nuestra escena musical. Conversamos
con los prolíficos Kike Babas y Kike Turrón.

21/06/07 · 0:00
JPG - 53.2 KB
DE HORTALEZA. El trío posa en una calle del barrio madrileño, donde se formó el grupo en 1995.

Si existiese un catálogo
zoológico para
clasificar la fauna de
nuestro rock, King
Putreak figuraría como una
rara avis de singular plumaje
y ambigua ascendencia
que habita desde mediados
de los ‘90 en el madrileño barrio
de Hortaleza. La banda
surge entonces para conjugar
vocación musical y literaria
en un mismo proyecto.

“Se trataba de musicar los
poemas que teníamos, eso
era lo principal”, recuerda
Turrón, afirmando la relevancia
que tienen los textos
en la particular idiosincrasia
del grupo. “Son letras que
huyen de la política y el
amor, pero que es de lo que
tratan, y que tienen algo de
apología en el uso libre del
cuerpo”, señala Babas, añadiendo
que también retratan
la realidad social, “pero no
desde las conclusiones que
se sacan al leer un periódico
o ver un telediario, sino de la
rabia que te produce que te
pongan una multa por fumarte
un porro o que te prohíban
beber una cerveza en
la calle. Letras desde un presente
que no llega a fin de
mes pero que intenta pasarlo
bien. Antes que mesías,
proletarios”.

Rock de manga ancha

Si bien la distintiva personalidad
de King Putreak le debe
mucho a sus inspirados
versos, en los que transluce
la influencia de Bukowski y
demás malditos, no debemos
obviar el ecléctico y nada
convencional envoltorio
musical, al que resulta complicado
adjetivar, como reconoce
Kike Turrón. “No
creo que se nos pueda etiquetar,
en los discos hay de
todo: tangos, rock, valses,
rumba... En limpio y en sucio,
rápido y lento”. El guitarrista
Bruno Peinado completa
una austera formación
que habitualmente prescinde
de base rítmica en sus
conciertos, “para poder tocar
por cuatro perras en la
esquina de cualquier bareto.

En formato trío cabemos en
una caja de cerillas y, además,
llevar las bases pregrabadas,
aparte de bajo y batería,
nos permite meter buenos
arreglos”, relata Kike
Babas, aunque en ocasiones
excepcionales se transforma
en quinteto incorporando a
Grass, batería de Boikot, y al
bajista cubano Yoyo, quienes
otorgan en los directos
un suplemento de vigor y
contundencia.

“Como sacamos disco con
cuentagotas, para mí son todo
un acontecimiento”, contesta
Turrón cuando se le
pregunta por el álbum Por
aquí van los tiros, tercera y
última referencia discográfica
de King Putreak, que apareció
en las tiendas tras un
lustro sin parir obra nueva.
La ausencia de apoyo externo
tuvo mucho que ver con
lo prolongado del intervalo,
como explica Babas: “La autogestión
es trabajosa. Tiene
lo bueno de controlar absolutamente
todo el proceso de
hacer un disco y llevarlo a la
gente. Tiene de negativo que
ocupas más tiempo tratando
de organizar la pequeña infraestructura
que haciendo
temas en el local. Un poco
de ayuda no nos vendría
mal”. “Somos los minimalistas
del rock en cuestión de
presupuestos. Hemos ido
haciendo todo poquito a poco,
demasiado lento quizá,
pero hemos creído en lo que
hacemos desde el primer
día”, apostilla Turrón.

La grabación del último
disco de King Putreak contó
con el mecenazgo de Marea,
que abrieron literalmente las
puertas de sus casas y cedieron
los estudios R-5 de Iruña
para registrar las canciones
incluidas en Por aquí van los
tiros. La activa vida social de
los Kikes les ha proporcionado
una extensa nómina de
amigos en la escena estatal.
Entre sus más estrechos
allegados se encuentra el
cantautor punk Manolo Kabezabolo,
“un caballero” en
opinión de Babas, con el que
han compartido escenario
en numerosas ocasiones. El
próximo concierto a pachas
está programado en el festival
Derrame Rock, que se
celebrará en Pravia (Asturias)
el último fin de semana
de junio. “Hace ilusión tocar
en uno de esos festis grandes.
Actuaremos con la solana.

Mucha gente y mucho
sol, nosotros, que venimos
del oscuro de los cuchitriles.
De seguido toca Manolo
Kabezabolo, con el que haremos
un par de temas. De
hecho, si no llega a ser por
él, creo que a nosotros no
nos hubiesen llamado”.

DEL ESCENARIO AL PAPEL
_ Kike Babas y Kike
Turrón ejercen
desde hace años el
periodismo musical,
demostrando
que no todos los
críticos son músicos
frustrados.
Desde su lejano
comienzo en toda
clase de fanzines,
el tándem Babas &
Turrón (firman conjuntamente)
ha
participado en
publicaciones
como Rolling
Stone, Todas las
Novedades o Zona
de Obras y escrito
las biografías de
Rosendo, Reincidentes,
Los Enemigos
y Siniestro
Total. Los Kikes
hicieron sus pinitos
en radios libres, tuvieron
un programa
en televisión y
actualmente mantienen
su labor
como realizadores
de videoclips. También
debutaron literariamente
en solitario.
Ambos fueron
integrantes del
mítico grupo Huevos
Canos. Por su
parte, Kike Babas
lideró durante una
década The Vientre
e impulsó el fugaz
proyecto Kike Suárez
y La Revancha.

Tags relacionados: autogestión Música
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto