Bedders y Monsieur Barzo
músicos de la banda británica Madness
"Afortunadamente podemos vencer los prejuicios"

Madness, uno de los referentes del pop inglés, sigue haciendo de sus actuaciones una auténtica catarsis colectiva.

, Madrid
17/05/13 · 8:00
Madness es un conjunto que debe su nombre a Prince Buster, más conocido por ser uno de los más admirados vocalistas jamaicanos de bluebeat emigrados al Reino Unido. ¿Habéis actuado como su banda de soporte? ¿Cuál fue su opinión al respecto de la versión de su tema que hicisteis largo tiempo atrás?

Bedders: Hemos actuado con él. Hicimos uno de los conciertos en Madstock y él apareció en escena para interpretar Madness.

Monsieur Barzo: Hemos tocado con él un par de veces.

Bedders: Él estaba encantado y nos aseguramos de que se le pagaran los royalties, así que está encantado. Estuvo muy bien actuar junto a él.

Monsieur Barzo: Fue fantástico. También fue interesante, puesto que al haber realizado la canción hace tanto tiempo con Suggs, cuando lo escuchas a él cantar, es tan distinto: el modo en que canta. No es Suggs en ningún caso, pero también es interesante escuchar su voz cuando tocamos. Yo lo disfruto bastante. Le aporta una vibración distinta al tema.

Gran parte del público medio recuerda a Madness por sus videoclips sencillos pero divertidos, grabados con ingenio pero de un modo económico. ¿Quién era el responsable de su rodaje y por qué decidisteis emitirlos por televisión pese a ser tan escasos en recursos?

Bedders: Cuando estábamos en Stiff, nos sentábamos con Dave Robinson, el jefe de Stiff y aparecíamos con un montón de ideas distintas y Dave Robinson, que era un hombre barato por sí mismo, nos decía “lo siento, pero no me dejaré demasiado dinero en ellos”. Sí, fuimos ingeniosos en ellos y no nos gastamos mucho, pero lo pasamos muy bien. Nos sentábamos y hacíamos una lista de cosas que nos gustaría hacer en la película y a ver si podíamos lograrlas.

Monsieur Barzo: Generalmente no requieren tanto dinero. Hay gente que se deja cantidades increíbles de dinero en rodar vídeos, pero siendo ingenioso puedes hacer cosas, no tiene que costarte necesariamente un pastón. Y además, cuando rodamos aquellos vídeos, era el comienzo de los videoclips, por ello en aquel tiempo no había reglas y no creíamos que pudieran llegar a costar cuatro millones de dólares. Pensamos que aquello era la norma. La barrera se marcó cuando la gente empezó a verter dinero en ello.

Mientras alguno de vuestros compañeros en la era 2 tone mantienen el contacto con la escena ska, parece que vosotros habéis roto vínculos de cara a atraer a la audiencia mainstream. ¿Cómo es la relación actual entre vosotros y compañeros del sello como The Specials, The Beat o The Selecter? ¿Sentisteis esa necesidad de desvincularos de la distinción 2 tone para crecer como proyecto?

Monsieur Barzo: Fue hace tanto tiempo… Sólo hicimos un tema en 2 tone, un single. Nunca pretendimos que fuera el sello para editar un álbum. La idea general de Jerry Dammers en aquel tiempo era editar singles y la gente no tenía que firmar con 2 tone en exclusiva. Era una especie de cosa de fans. Pero tras aquel primer single, firmamos con Stiff Records, así que inmediatamente cambiamos a otra cosa, lo que queríamos hacer de cualquier modo. 2 tone fue genial, no puede decirse que usáramos 2 tone, más bien que ellos nos usaron a nosotros. De cualquier modo, fue muy gozoso hacer aquel single y luego tuvimos la oportunidad de grabar más álbumes en Stiff, principalmente, en aquellos días. Y es algo natural: hicimos lo que quisimos hacer. No tengo nada contra el ska, incluso lo tocamos.

En los comienzos había temor hacia el inmigrante, pero hoy en día los partidos de extrema derecha han obtenido una apreciable cantidad de representantes en las últimas elecciones al Parlamento Europeo, alguno de ellos inglés. Tras años de compartir el país con pakistaníes y jamaicanos, ¿sentís que el comportamiento racista está aún latente en la sociedad inglesa? ¿Alguna receta para resolver este conflicto relacional?

Monsieur Barzo: Sí, la ignorancia y el racismo. La falta de comunicación entre las personas es un problema mundial. Es algo que se perpetúa y uno trata de ayudar y mejorar esta situación. Esta canción trata un poco sobre esto y ayuda de alguna forma para que la gente lo mire de otra forma y aprecie Londres, que siempre ha sido creado por diferentes culturas e inmigrantes. Así que la gente que se considera a sí mismo inglés, cuando miran hacia su propia historia, no saben de donde provienen: quizá provengan de una mezcla de gentes diversas. Pero obviamente, al mismo tiempo, la gente tiene que percibirlo desde el otro lado, desde otras culturas. Ambos deben vivir en armonía juntos, pero es algo por lo que hay que esforzarse. Es bastante mejor a que te pateen la cara o algo similar. Debemos vivir juntos en esta era: somos seres humanos. Afortunadamente podemos vencer los prejuicios.

“Oui oui si si ja ja da da”

El décimo trabajo en estudio de la formación londinense difícilmente puede entenderse en solitario si no se acude al rescate de su trayectoria anterior. Un álbum precedido por el single Death of a rude boy, que para nada puede considerarse representativo del mismo, y que contiene canciones hermosas (Kitchen floor), divertidas (Misery, So alive, Black & blue), intimistas (Never knew your name, Small world) y algunas que entroncan con los inicios de la banda (My girl 2). Si bien, intuyo que pocas de ellas encontrarán acomodo en un repertorio de directo tan enérgico y resolutivo, plagado de clásicos ineludibles como The prince, Our house, One step beyond, etc.

Tags relacionados: Reino Unido ska
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador