Quitando el cartel de 'Se alquila'

Una muestra efímera de creación contemporánea ofrece un escaparate único para artistas. Lo hace dando vida a espacios en desuso e infrautilizados, tanto públicos como privados.

10/11/16 · 10:48
Edición impresa
Una de las intervenciones artísticas de SeAlquila Estado, en Guatemala.

Año 2011. Un paseo por la ciudad: multitud de escaparates y ventanas con carteles que anuncian la venta o el alquiler. Una conversación de varias personas trabajadoras del sector cultural que comparten sus pobres condiciones laborales tras haberse encontrado en el tsunami de manifestaciones del mes de mayo. Les urge la necesidad de movilización, independientemente del apoyo de instituciones públicas o privadas.

Éstas son las raíces de SeAlquila, una muestra de creación contemporánea en espacios en desuso que el 11 de noviembre abre en el Teatro Auditorio de la Casa de Campo de Madrid su sexta edición. Su carácter es efímero: tres días después habrá desaparecido.

"¿Por qué habiendo tanto espacio disponible nosotros teníamos tantos problemas para encontrar a alguien dispuesto a cedernos algún lugar para llevar a cabo cualquier actividad?", recuerdan ahora desde la organización. La explicación más recurrente remitía a "la crisis" pero señalan a Diagonal que también había algo más profundo: "Cambiar la idea de lo mío y lo de otros, la costumbre de no colaborar desinteresadamente, de prestar oídos a la locura que alguien te propone hacer en un espacio que no utilizas. Y no hablamos sólo de propietarios privados".

“Proponemos la utilización temporal de espacios y que sea beneficiosa para todas las partes”Dotar de vida durante unos días a espacios carentes de ella mediante la exposición artística es, desde el principio, uno de los objetivos de SeAlquila, con el que consiguen desatar varios nudos: la especulación inmobiliaria, la precariedad de quienes se dedican a la creación artística, el alto coste de las infraestructuras culturales públicas y su escaso uso, o el caro acceso a museos y galerías que aleja de estos espacios a mucho de su público potencial.

El proyecto, aseguran, persigue aunar tres fines concretos: dar visibilidad a espacios en desuso, proporcionar a artistas la posibilidad de mostrar su trabajo sin coste para ellos y que el público pueda acceder a una muestra de creación contemporánea en espacios no habituales, "facilitando así la visita, también, de personas que quizás habitualmente no asisten a museos o galerías".

SeAlquila también aspira a un doble propósito divulgativo: el primero, que la ciudadanía "tome conciencia del gasto que supone tener infraestructuras como un teatro auditorio sin actividad", y el segundo, subrayar la necesidad que tienen muchos colectivos de espacios donde crear o desarrollar "su ciudadanía activa".

Por ello, otra de las ambiciones de la muestra es ayudar a desencallar la muchas veces espinosa relación entre las instituciones y la creación, facilitando espacios sin uso o infrautilizados – "por lo general difíciles de obtener sin un respaldo institucional"– para que varios artistas exhiban su trabajo.

"Se visibiliza así la necesidad existente de apertura de vías de comunicación con las instituciones, y por qué no, también con la propiedad privada, que facilite la cesión de espacios para darles un uso cultural y social mientras no se dé un uso definitivo al espacio. Proponemos su utilización temporal y que sea beneficiosa para todas las partes".

Cada edición de SeAlquila se ha desarrollado bajo un marco común. Así, Burbuja, Cuerpo, Mercado y Estado han sido el apellido del evento en las previas. Este año, se trata de Margen. "Nos seducía, nos remite a geografía, a borde, al límite", dicen.

Aunque el origen del proyecto se encuentra en Madrid, la muestra ha viajado. La cuarta edición se celebró también en Buenos Aires, Ciudad de Guatemala y Asunción; y la quinta en Guayaquil.

La artista María Boronat (Alicante, 1985) ya sabe lo que es participar en SeAlquila. En esta nueva edición lo hace con A sangre, un trabajo de vídeo arte sobre las fronteras. "En 2013 empecé a trabajar con imágenes aéreas de inmigrantes llegando a Ceuta. Hacía dibujos y sabía lo que quería contar pero no encontraba la forma de decirlo", explica a Diagonal.

Ahora lo hace con una serie de fotogramas de imágenes aéreas de la Guardia Civil, tomadas cuando los migrantes llegan a la valla. De SeAlquila destaca la sugerencia: "Los títulos que proponen dan mucho juego, permiten crear un mensaje crítico si es lo que quieres".

Tags relacionados: arte Madrid número 281
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0