Fútbol
Correr la banda

No había nada más que sed y ganas de correr en aquellos campos de tierra o de cemento donde marcábamos goles en porterías imaginarias.

18/10/16 · 8:00
Partido de fútbol en el parque del Tío Jorge, en Zaragoza. / Carlos Mata-Ibirque

En el tiempo de la escuela, jugar al fútbol era una actividad liberadora. No había nada más que sed y ganas de correr en aquellos campos de tierra o de cemento donde marcábamos goles en porterías imaginarias. Ni postes ni largueros ni fueras de juego. Sólo las leyes elementales del vaso y la botella. Todo era demasiado sencillo. Si alguien destacaba y tenía unos padres dispuestos, empezaba una peregrinación con vagas promesas de jugar algún día en algo parecido a un club de fútbol.

Sin embargo, en algún momento, quizá en los incomprensibles años 90, aquella ecuación fue mutando y volviéndose más compleja. Aparecieron el césped, los entrenadores con carné y el discurso deportivo sobre las bondades del trabajo en equipo y la superación. Los niños de entonces empezaron a jugar bien, con criterio, ocupando el espacio, sin perder su referencia. El disfrute de correr la banda pasó a mejor vida. Ya sólo quedó lugar para el toque preciso, el juego combinativo y otros argumentos que dotaban al once contra once de un estatus mejorado.

De aquel cambio de estilo surgió una generación que se dedicó a ganarlo todo a comienzos del siglo XXI. Y cuajó entonces un fútbol perfecto de jugadores que ejecutan movimientos repetidos con precisión circense. Un fútbol tan armónico que, contemplado desde la última grada del estadio, se asemeja a los destellos de un videojuego silencioso.

El idioma del fútbol se ha vuelto oscuro, plagado de tecnicismos, dobles pivotes y falsos nueves

El juego ha quedado en suspenso. La incertidumbre resiste a duras penas. Incluso el idioma del fútbol se ha vuelto oscuro, plagado de tecnicismos, dobles pivotes y falsos nueves. Cuentan que, algunas tardes de tedio, los aficionados echan de menos a Villarroya. Sed y ganas de correr. Galopada hasta el banderín del córner para colgar un balón. Tan sencillo como eso.

Tags relacionados: fútbol
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Inicie sesión para comentar