Ensayo
Porque Dios lo quiere...

El libro ‘Los internados del miedo’ da voz a las víctimas, entonces niñas y niños, que fueron a parar a los preventorios e internados del franquismo donde se practicaron todo tipo de aberraciones.

19/09/16 · 10:29
Edición impresa
En 'Los internados del miedo', Montse Armengou y Ricard Belis documentan malos tratos contra niñas y niños.

Abusos sexuales a niñas y niños, maltratos psicológicos y físicos, experimentos médicos y explotación laboral. Eso fue lo que sufrieron muchas niñas y niños en el franquismo y entrada la democracia. De forma exhaustiva, con decenas de testimonios, Los internados del miedo (Now Books, 2016) de Montse Armengou y Ricard Belis, documenta esta realidad silenciada.

En la postguerra, niñas y niños pasaron por una dictadura que marcó a sus familias a sangre y fuego. Pero también por la represión del régimen ejercida por muchos curas y monjas.

Con total impunidad, con el argumento de que "Dios lo quiere y si dices algo, tu familia va a sufrir cosas malas", como le dijo un sacerdote a Dolores Zamorano, una de las protagonistas de Los internados del miedo, se cometieron crímenes de lesa humanidad contra los más indefensos. Así lo documenta el relato de Dolores y demás víctimas en este libro.

"Nada más llegar nos separaron en filas […]. Empezaron a llamarnos y a raparnos el pelo: '¡Qué asco estas piojosas! ¡Piojosas asquerosas, muertas de hambre!'", revive Dolores Zamorano. Era el año 1956 y tenía nueve años. Ella y su hermana fueron a parar al Preventorio Antituberculosos de Guadarrama, en Madrid. Iban de vacaciones. Entonces, familias con pocos recursos mandaban a sus hijos a estos 'retiros', aunque no tenían ninguna enfermedad, para que salieran de una sociedad gris.

Tras el silencio

En Los internados del miedo se da voz a decenas de personas que sufrieron el adoctri­namiento nacionalcatólico. Pero los afectos al régi­men fueron más allá: practicaron violaciones y torturas contra niños. Muchos eran hijos de madres solteras o separadas a las que se les había quitado la custodia.

Un día, el cura le dijo: "Hoy haremos algo que no puedes contar".
"Si no haces lo que te digo, te aseguro que no volverás a ver a tus padres".
A partir de estos testimonios valientes, tras años de silencio y daño psicológico, Armengou y Belis realizaron el documental Els internats de la por (Los internados del miedo) producido por TV3. Ahora el libro pone negro sobre blanco estas terribles historias, aunque el franquismo se arrogaba el cuidado 'exquisito' de los pequeños.

El terror era lo habitual. Dolores recuerda su primer desayuno allí: "Probé la primera cucharada, pero la segunda vomité", entonces la cuidadora le dijo: "Agáchate, marrana, puta, ahora te comerás lo que has vomitado...".

Pero no sólo eso. "Entrábamos a las duchas por grupos. Mientras esperábamos nuestro turno empezamos a oír unos gritos. De repente salió una niña llorando de las duchas con sangre que le corría piernas abajo. Yo en ese momento no entendía nada", continúa Dolores en el libro.

Violaciones y torturas

Después lo entendió. El cura del preventorio la llamó varias veces a su despacho. Un día le dijo: "Hoy haremos algo que no puedes contar a nadie", porque "si no haces lo que te digo, te aseguro que no volverás a ver a tus padres (...)".

Dolores explica: "El capellán me puso el miembro en la boca hasta que sentí que me empezaba a escurrir una cosa asquerosa". Pero el cura siguió: "Y por detrás también me hizo lo que quiso", completa el relato. Al salir, una cuidadora le dijo que tenía que guardar silencio y curó las heridas de la niña con normalidad.

 

Estas mismas empleadas del preventorio vejaban a las niñas si se hacían pis en la cama, frotaban con ortigas los genitales de las pequeñas. De esto también da cuenta Las desterradas hijas de Eva (Algon, 2012), de Consuelo del Cid, interna en ese preventorio, que recopiló muchos testimonios.

Ahora Armengou y Belis documentan y amplían  muchos casos más de menores que fueron sometidos a todo tipo de aberraciones. Los autores del libro defienden un periodismo comprometido como lo vienen demostrando en sus distintos trabajos. Entre ellos, el caso de los niños robados documentado en el libro y documental: Los niños perdidos del franquismo.

Ni el Estado ni la Iglesia han pedido perdón por los crímenes del franquismo. Tampoco a los niños y niñas de entonces. "Son los olvidados de los olvidados", afirman los autores del libro.

En Los internados del miedo traspasan también los muros de Hogares Mundet, en Catalunya, reconocidos como 'una gran institución' donde algunos Salesianos practicaban el sadismo.

Varios de estos casos son ahora parte de la Causa Argentina contra los Crímenes del Franquismo. Lo que sufrieron estas niñas y niños, hoy mujeres y hombres, no fue anecdótico.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

3

  • |
    JESÚS
    |
    21/09/2016 - 12:52pm
    @#2 Basilio, eres un alma podrida. ¿Tú en qué crees? Desprecias el horror sufrido por esas mujeres y te quedas tan tranquilo. ¡Háztelo mirar!
  • |
    Basilio
    |
    21/09/2016 - 8:10am
    ¡Qué exageración! Un país sin historia genera alucinaciones de este tipo. Los internados franquistas son como la sociedad franquista, un foco de desigualdad y maltrato, pero basar un libro y una investigación en el testimonio de mujeres manipuladas y sin contrastar es muy peligroso. Por ejemplo, a aquellos sanatorios, que ahora llaman preventorios por el mayor impacto mediático que tiene la palabra, para iban a parar enchufadas del régimen, no hijas de rojos pobres. Eran lugares de vacaciones y eso poca gente se lo podía permitir, había pocas plazas, etc. pero la disciplina en el interior era durísima y el bienestar escaso, como cualquier internado no pijo de los que siguen funcionando hoy, y cualquier internado de la dictadura. En fin, que parafraseando a Goya "el sueño de la historia" en España produce deformación y manipulación de la información. Para saber como funcionaban aquellos sanatorios habría que investigar a todas las personas que los ocuparon y no a un grupo de mujeres manipulado por una facción política con un interés propagandístico evidente. estos testimonios no representan valor alguno para la historia, demasiado sesgo.
  • |
    Manolo Perez
    |
    19/09/2016 - 2:22pm
    La transición se hizo mal. Teníamos los fusiles apuntándonos. Habría que haber retirado todos los privilegios y propiedades a los fascistas, pero se los dejamos a cambios de los derechos fundamentales y libertades civiles. Ahora ellos tienen otra vez sus priviliegios, su mecanismo de corrupción, y los derechos ya no existen.