El sí de cada no
Dudan

Van a votar, contra un PP previsible y un PSOE entregado a Ciudadanos. No es casi nada un voto. Pero existe. Por lo demás, ahora ya saben que la lucha no se delega.

23/06/16 · 11:18
Edición impresa

Dudan. Porque lo vieron entonces y creen volver a verlo ahora. Era el año 82, algo iba a cambiar. Los votos iban a traer otras relaciones sociales y económicas. Y votaron, y se desencadenó un proceso de engaño y miedo. Un miedo deshonesto, inconfesable, pues a grandes rasgos resultaba conveniente y conducía al yate y a la OTAN, al enriqueceos y a la comodidad de quien se apoya en espaldas ajenas.

Empezó Mitterrand nacionalizando unas cuantas empresas hasta que le dijeron basta. El PSOE no pudo siquiera lograr que algunos médicos del sistema público dejasen de trabajar además en la sanidad privada, detrayendo recursos. Lo intentó. Hubo otras muchas cosas, miles, que no llegó a intentar. Y nunca dijo que si hubiera avanzado más habría recibido presiones y habría tenido que movilizar a un electorado que, desde su punto de vista, prefería estar de fiesta.

Dudan. Miran a esos cargos del PSOE que odian de antemano lo que va a venir y quieren que su partido haga cualquier cosa menos intentar ser lo que un día dijo querer ser. Miran a quienes estrenan voto para que algo cambie. ¿Y si no cambia? No son cínicos, ni cínicas.

Piensan, con racionalidad, que las instituciones de la Ilustración son un buen modo de organizar a una sociedad en equilibrio, pero no son el modo suficiente para corregir el desequilibrio de partida: funcionan cuando el poder está dividido. Cuando no lo está, cuando la mayor parte radica en las grandes empresas que poseen el privilegio de dar o quitar trabajo, las instituciones quedan condenadas a gestionar, mejor o peor, lo que hay. A no ser que el poder de las grandes empresas encuentre un contrapeso.

Dudan. Barajan abstenerse. Esperar con el ya te lo dije en los labios. Luego piensan que no estamos en el 82. La degradación ambiental y el agotamiento de los recursos es tan cierta que no intentar nada sería un asesinato; el feminismo aun cuando siga siendo apartado, negado, no va a volver atrás, pues una cosa es la espuma a la que se permite asomar a la superficie y otra la conciencia y la fuerza de las mujeres; la explotación es más visible; si el miedo se repitiera no sería el mismo, llovería sobre mojado y el miedo encontraría respuesta.

Van a votar, contra un PP previsible y un PSOE entregado a Ciudadanos. No es casi nada un voto. Pero existe. Por lo demás, ahora ya saben que la lucha no se delega.

Tags relacionados: Número 273
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    Jesús
    |
    26/06/2016 - 12:00pm
    "...no intentar algo sería un asesinato..," Perdón, habré entendido mal, pero pensar distinto no convierte a nadie en asesino. Podemos pensar que el grave error (que no crimen) es pensar que como el enemigo (de clase) tiene más y mejores armas -invencibles en apariencia- más vale dedicarse a gestionar sus instituciones y olvidar que recuperar el futuro pasa (en mi opinión) por convencerse de que socialismo es socialismo y no el pulimento de las asperezar del capitalismo. Perdón de nuevo, pero eso sí es llover sobre mojado.
  • |
    Basilio
    |
    24/06/2016 - 9:17am
    Todavía quedan votantes del PSOE que no se avergüenzan. Y hay gente que ve en Podemos una pandilla de vendedores de crecepelo y tertulianos de la televisión. Está la cosa fatal para la izquierda, pero entre las candidaturas del PSOE y las de PODEMOS no hay tantas diferencias de méritos personales. Una importante es que F González no se presenta a las elecciones y Anguita sin embargo, sí. Esperemos resultados, lo que a usted le parece bueno o aceptable a muchas personas de izquierda nos parece un gravísimo error.
  • Inicie sesión para comentar