Libros
La gran superproducción juche

Paul Fischer ha escrito un ensayo en la que los secuestros, el cine y la propaganda dibujan parte de la historia de la Corea del Norte de la dinastía kim.

03/05/16 · 12:02
Kim Il-sung y Kim Jong-il. / Jen Morgan

Producciones Kim Yong-Il presenta… la increíble historia verdadera de Corea del Norte y el secuestro más osado de la historia es el primer libro de Paul Fischer. En una conexión muy intensa con su obra, quiso proporcionarle un título propio de un norcoreano sometido por el régimen de los Kim: rimbombante, excesivamente largo y absoluto. Para el autor ese título es la guinda final del pastel, pero para el lector es solo el primer punto de inmersión en un mundo que por momentos parece irreal de lo perturbador y rocambolesco que parece ser. Un ejercicio de literatura mezclado con precisión histórica y relato casi periodístico que puede ser pionero en la tarea de dar algo de luz sobre Corea del Norte.

La historia que sirve como excusa para entrar en Pyongyang parece sacada de un guión de los Monty Python, pero fue la pura realidad: el régimen norcoreano secuestró a la actriz más famosa de Corea del Sur a la vez que repetía el proceso con el director más afamado del país para dar un empujón a su cine patrio, falto de calidad tras la muerte de Stalin y la reducción del apoyo económico de la URSS y China después de los años 50 y 60.

Producciones Kim Yong-Il presenta… se divide en tres grandes bloques a lo largo de sus 400 páginas. En el primero, a través de una narrativa propia de un libro de historia cuenta el camino que siguió Corea del Norte en su cine y en su política para llegar hasta la década de los 80. En el bloque central, con un sabor mucho más periodístico, presenta el día a día de lo vivido al norte del paralelo 38 con destellos de lo que la actriz secuestrada, Choi Eun-Hee, tuvo que vivir en la primera fase de su cautiverio. Ya en la última parte, el protagonismo lo toma la grabación de Pulgarasi, la película por la que Choi y el director Shin Sang-Ok fueron retenidos, utilizando una narrativa mucho más literaria y sufrida, implicándose en sus miedos y problemas para alcanzar el clímax de dolor de los protagonistas. Finaliza con la huida del matrimonio (eran la pareja de moda en el Sur y se divorciaron antes del secuestro) a Viena y el apoyo de la CIA.

Fischer tiene una gran virtud, y es que engaña al lector a través de su ritmo suave pero contundente al contar primero un mito fundacional de Corea del Norte, para luego revelar al lector que es una mentira de cabo a rabo. Es fácil empatizar así con la población norcoreana, que asimila las mentiras desde el nacimiento. Sin embargo la propaganda del régimen va mucho más allá… y es que han llegado a reconocer la existencia de unicornios para legitimar así el nacionalismo y su mitología en torno al líder.

Pero no es un libro desmesuradamente crítico, ni siquiera es crítico con el comunismo. Es crítico con los Kim a partir de cierto punto, ya que se puede llegar a entrever una justificación a la importancia y al cariño del pueblo respecto a Kim Il-Sung, que luchó contra la invasión japonesa y la intervención estadounidense. El libro por el contrario es muy crítico con Kim Yong-Il, un personaje que desde el primer día se consideró a sí mismo una deidad. Sin ir más lejos, capturó a un ciudadano y le hizo aprenderse los gestos del comediante favorito de su hijo para una actuación en directo.

Hay capítulos enteros que no tienen desperdicio, un verdadero disfrute para el amante del cine, ya que se introduce de lleno en la creatividad y la historia norcoreana y la visión del cine como herramienta para concienciar a la clase obrera, una idea extendida desde el gobierno de la URSS. Se puede disfrutar de curiosidades imperdibles, como que los personajes extranjeros en su cine eran interpretados por desertores o secuestrados tras comprobar que un norcoreano con peluca no terminaba de gustar al público.

La obra, además de en la historia de Shin Sang-Ok y Choi Eun-Hee, se recrea en los muchos agujeros negros del régimen de los Kim. Analiza a través de sus páginas el sistema de “castas” (no eran castas exactamente, pero al entrar en ciertas categorías no solía haber modificaciones) que se establecía entre los ciudadanos, la política de secuestros que llevó el Norte contra el Sur o la dureza del sistema penitenciario. La política de secuestros eran tan indiscriminada como ineficaz, puesto que muchos acababan en campos de trabajo mientras el Gobierno decía que estaban en Corea del Norte por voluntad propia. Pero el sistema de cárceles es probablemente el apartado más duro de toda la obra. La dureza de los acontecimientos y trágicas historias que recoge Fischer hacen incluso que el lector dude de su veracidad, ya que él mismo se protege escribiendo que hay muy pocos testigos que puedan dar fe de todo lo que narra, auténticos atentados contra los derechos humanos.

Todo se envuelve en torno a una temática importante: la adoración al líder que en muchos casos no es sino miedo. Se cuenta que incluso había que hacer reverencias a los cuadros de los Kim, ya que se les trata como auténticas deidades. El patriotismo y la confianza mutua que la ideología juche insertó entre los norcoreanos alcanza cotas que ni Orwell habría podido escribir para 1984. La propaganda del régimen, la adoración al líder y el respeto al sistema son las claves que sin duda Fischer acaba encontrando como patrones en la vida de Corea del Norte.

Producciones Kim Yong-Il presenta… es un libro muy útil que ayuda a crear una imagen sobre Corea del Norte tanto para los no iniciados en la historia y actualidad del país como para los que tengan alguna idea de como funcionan las cosas pasado el paralelo 38. Se deja llevar por ese sentimiento natural del escritor de no dejarse nada en el tintero y acaba siendo una pieza demasiado profunda para consumir de golpe, pero a la vez demasiado densa como para ir leyendo por partes o utilizar a modo de manual. Sin embargo, Paul Fischer recoge tantísimos elementos y se acerca tanto a Pyongyang que por momentos el lector se siente un afortunado de tener una pieza así entre sus manos.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    Nope
    |
    06/06/2016 - 3:41pm
    @#3 es que no es una noticia, es la crítica de un libro. Se habla de lo que se menciona en el libro, no hay que contrastar nada.
  • |
    Juchlibol
    |
    04/05/2016 - 11:43am
    Menuda puta mierda de "noticia" Se le llena la boca hablando mal de la republica democratica popular de corea. Esto es contrastar informacion si señor. Pandilla de progres posmodernos.
  • Tienda El Salto