Cine de masas, sociedad y política
¿Son los jedi parte del problema de la Galaxia?

Preguntamos a Guillermo Zapata, Arantxa Sáez y Lucía Lijtmaer, aficionadas al cine y a la saga galáctica, por algunas cuestiones incómodas para los fans más acérrimos de la serie.

19/01/16 · 21:19
Edición impresa

El estreno de la última película de la saga galáctica más conocida de este universo –al menos, que sepamos– ha resucitado los estudios sobre la teoría política galáctica.

Hay un verdadero corpus sobre las relaciones sociales y políticas de la galaxia en la que transcurren las películas basadas en el original de George Lu­cas. Desde las obras de Henry Jenkins hasta recientes aproximaciones, desde el enfoque marxista de Sam Kriss en Jacobin hasta la denuncia de Star Wars como un universo ultraconservador de Michael McKoy o el minucioso análisis de las instituciones galácticas hecho por Pablo Simón para Jot Down.

Preguntamos a tres personas aficionadas al cine y a la saga galáctica por algunas cuestiones incómodas para los fans más acérrimos de la serie. Por ejemplo, el papel de los sacralizados jedi en la consagración de un mundo desigual o la crítica en la dicotomía bien/mal en que se basa toda la saga.  
 

Arantxa Sáez, de la Muestra de Cine de Lavapiés

¿Cuál es la peor película de la saga?

Desde luego las tres primeras, y no es que prefiera los episodios IV, V y VI por nostalgia ni porque cualquier tiempo pasado me parezca mejor, sino porque son mi magdalena de Proust.

¿Son los jedi parte del problema de la galaxia?

Claro, en tanto que precisan de su némesis, los sith, y esa forma de entender la vida desde los parámetros del bien y el mal, que se me asemeja un marco aburrido, predecible, moralista, donde el sacrificio lo salva todo. Donde cualquier cosa que pueda solucionarse consensuada y políticamente entre quienes pueblan la galaxia es cercenada de antemano en aras de esa fuerza que sólo ellos, los elegidos, los que entienden, los que están en el ajo de las cosas y son el truco del almendruco, pueden ver. Está la teoría de si ellos representan el bien común frente al individualismo sith, pero, francamente... es muy difícil construir una resistencia sólida si salen iluminados como hongos con conflictos paternofiliales no resueltos.

¿Es la República la institución más inoperante y burocratizada de la historia de la galaxia?

Realmente, a lo que asistimos es a un determinado momento de esa República en el que se vaticina lo peor porque está en proceso de descomposición. Políticos corruptos al servicio de corporaciones que cada vez quieren más poder y que incluso tienen sus propios ejércitos. Incapacidad para poder controlar precisamente toda esa burocracia. Derechos civiles masacrados, planetas donde se mantiene la esclavitud. Vamos, lo que viene siendo nuestro pan de cada día.

¿Es el senador Palpatine el más fino estratega de la galaxia?

Desde luego es el más paciente, persistente, sibilino, tan malo...una joya. Probablemente sus movimientos para acumular, concentrar poder en su persona y hacerse imprescindible son lo más delicioso para mi de los tres chusteros primeros episodios. Así es La Guerra de las Galaxias, una miscelanea en la que todos nuestros referentes occidentales nos son reconocidos y donde no podía faltar un personaje de Maquiavelo.Un malo muy malo con miles de recovecos, muy perverso, sabedor de cada paso que da para conseguir que toda esa, nuestra amada galaxia muy muy lejana, se vaya a la mierda, renuncie a sus libertades civiles y le aclamen con fervor popular ufff malísimo...

¿Qué papel juegan las mujeres en la galaxia? 

Poco, claro. Es una space opera en toda regla, qué esperábamos. Ojo, adoro la space opera, su barroquismo y salidas de quicio. Al rebufo o a la par que la space opera, mujeres escritoras de ciencia ficción comienzan a salir de la caverna. La mismísima Vonda Mcyntire reconoce que se animó a publicar ciencia ficción cuando veía y leía cosas como “mi capitán, tenemos un problema, los desajustadores de compresión rápida se han vuelto a amortiguar y se nos funde el tricedo”. Pero, en lo que se refiere a Star Wars, sabemos que Leia es la que más manda en más de una galaxia. Lástima que los guionistas se centraran más en ponerla en el vértice de una relación sentimental. Otro gallo hubiera cantado en mi evolución e idea del amor romántico si Leia hubiera mantenido un ménage à troi en toda regla con tintes incestuosos de por medio. Desde luego, no me la hubiera colado tan rápido el Han Solo de turno. Cuando hablo con gente del omnipresente episodio VII, la gente se sorprende de los toquecitos en la cabeza condescendientes, sin erotismo o cariño alguno, que le dedica Han a Leia. ¿Qué esperábamos de Han y de los guionistas de Star Wars? Pues eso, que Han vuelva años después fresco como una rosa porque Leia le ha pedido ayuda…. No se hace con el hijo de ambos, al que le ha dado por irse por el lado más salvaje de la vida. Anda, Han... ve tú a hablar con él, que a ti te hará más caso. Y es que Star Wars habla de muchas cosas. También, y mucho, del más casposo mundo doméstico ancestral.

¿Y las otras razas que no son la raza humana?

En la época del Imperio, poco, desde luego. El Imperio refuerza por encima de todo la raza humana. Tampoco es que pinten mucho en la Alianza Rebelde. Cuando salen, es a modo anecdótico. No olvidemos que lo que la Alianza pretende es reinstaurar un sistema básico prototipo de democracia occidental ligerita, con sus minorías representadas muy a niveles anecdóticos. Más interesante es el papel que representan en lo periférico, allende los límites del Imperio/República/Alianza. Ahí están en todo su esplendor: interesantes, maravillosos en los intersticios del sistema, como todo lo que se desarrolla en la periferia.

¿Cuál es el pueblo más libre de la Galaxia?¿Cuál es su relación con la república/imperio?

Los habitantes de Tatooine no, desde luego...Más que un pueblo me gustaría rescatar un momento de El retorno del Jedi, película que defiendo mucho, más que nada por toda la caña que han metido. El momento en el que C 3PO, cual rapsoda metaloide, narra las gestas en las que ha sido partícipe en lengua ewok, por lo que de ingenuo y ancestral tiene. Ni quienes escuchamos, ni Han , ni Leia entendemos un carajo lo que dice. Es lo de menos, sabemos de lo que habla, hemos estado ahí. La libertad que tenemos de construir y narrar nuestra historia, lo que nos mancomuna, independientemente de la lengua en la que se narre. Un lugar común donde nos reconocemos con calma al lado de la hoguera, con las cabezas apoyadas en el hombro de al lado, con cabezas que buscan la tranquilidad de nuestro abrazo.Un lugar de narración imprescindible para construir con legitimidad cualquier tipo de relación con cualquier tipo de estructura.

De todas las teorías geopolíticas sobre ‘Star Wars’, ¿con cuál te quedas?

Me interesa mucho la relación que tiene con la era Reagan. Todos aquellos conflictos que, desde tiempos inmemoriales, tienen un origen político son reducidos a una lucha del bien contra el mal, batallas contra la oscuridad en los que el papel de Occidente será el de salvar a los inocentes de esas fuerzas demoníacas. Y así Reagan dedicará el lanzamiento del Columbia al pueblo afgano o dirá orgulloso que esos hombres barbudos que dan su vida para luchar contra los rusos tienen su beneplácito por venerar con toda el alma a un dios, a dios. Star Wars tiene mucho de eso. Y ese conflito es del que nos cuesta tanto salir. Salir del binomio, del bien luchando contra el mal, los jedi contra los sith. En general, lo paso muy bien con cualquier teoría que delire sobre cualquier película de ciencia ficción.

¿Tienes una teoría propia?

No tengo una teoría. Mi relación es de amor-odio. He disfrutado mucho con el último episodio, con las gafas 3D, por supuesto. De pequeña me impactó sobre todo el aparataje de efectos especiales y aquel sonido en sala que era pionero en España por aquel entonces. Ya de mayor veo lo evidente y me enfada, y sigo disfrutando, no obstante. Me gusta hablarla, discutirla, acalorarme, saber que sigo siendo atea, que Han Solo tampoco era para tanto, que Chewbacca ha envejecido muy bien.

 

Guillermo Zapata, guionista y concejal en Madrid

¿Qué salvarías de la trilogía lucasiana del fin de siglo?

La vocación por expandir el universo con nuevas ideas, fallidas o no. La poética digital. Verla ahora es como cuando ves las “intros” de las aventuras gráficas de los años 90, que condensan una estética de una época. Y la serie de animación de las Guerras Clon. Primera prueba de que hay mucha inteligencia lejos del control de Lucas.

¿Son los jedi parte del problema?

Depende de cuáles. El grupo de caballeros andantes perdidos hace tiempo que intenta recuperar la fuerza meditando es guay. La secta de la castidad que actúa como organización militar sin hacer mucho caso al Senado e imponiendo su ley es un puto peligro.

¿Es la República la institución más inoperante y burocratizada de la historia de la galaxia?

No sabemos cómo funciona, entonces, todo parece torpe. Tampoco sabemos bien cómo funciona una vez triunfa contra el Imperio. Ni siquiera sabemos si ha triunfado. En cualquier caso, ¿cómo se enteran en el resto de los sistemas si no hay medios de comunicación? (Por cierto, en Las Guerras Clon, serie de animación, sí hay).

¿Es el senador Palpatine un fino estratega?

Si un tío se pone una capucha que no le tapa la cara para lanzar mensajes secretos y que nadie le pille, es evidente que el problema no es su talento, sino que el resto está muy ocupado. Quizá la vieja República debía caer después de todo.

¿Qué papel juegan las mujeres en la galaxia?

Cuando vi las películas siendo pequeño y las amé (como las amo ahora), las mujeres eran guerreras, tenían siempre la última palabra y no se dejaban amedrentar por nadie. Algo no muy distinto a lo que he visto en El despertar de la fuerza. Supongo que habría mucho que decir y más complejo, pero la sensación que yo tengo cuando veo las películas es ésa.

¿Y las otras razas que no son la humana?

Así como quizás aprendí algo de feminismo viendo Star Wars, desde luego no aprendí mestizaje. El motivo es que las razas no humanas no son en realidad, culturalmente, muy distintas. No hay nada que integrar o segregar. Un wookie, un ewok o un mandaloriano son formas físicas distintas de lo mismo. Dicho esto, a Chewie no le dan medalla al final de Una nueva esperanza y sólo se puede explicar desde el racismo. ¿Cuál es el pueblo más libre de la Galaxia? ¿Cuál es su relación con la República/Imperio? Es imposible saber la relación entre República/Imperio y sus distintos pueblos. Están los buenos y los malos, y el conflicto entre ellos. Eso es suficiente. No me convencen nada las críticas a Star Wars por su simplismo maniqueo.

De todas las teorías geopolíticas sobre ‘Star Wars’, ¿con cuál te quedas?

Con la que analiza que Star Wars es un lienzo blanco dónde cada quién puede ver lo que quiera proyectar y, a partir de eso, es uno de los puntos en los que la cultura de masas pasa a ser cultura convergente. La de Henry Jenkins, vamos.

¿Tienes una teoría propia?

Creo que hay pocas teorías que trabajen, no tanto sobre “qué hay de real” en Star Wars, como de “qué produce en lo real” Star Wars. Me interesa Star Wars como mito que sustituye mitos. En la cabalgata de Reyes de este año había más gente disfrazada de Star Wars que de ningún icono religioso.
 

Lucía Lijtmaer, periodista y escritora

¿Cuál es la peor película de la saga?

La primera de las precuelas, la del bicho ése Jar Jar. La amenaza fantasma.

¿Qué salvarías de la trilogía lucasiana del fin de siglo?

La espada lila de Samuel L. Jackson.

¿Son los jedi parte del problema de la galaxia?

Son el núcleo irradiador.

¿Es la República la institución más inoperante y burocratizada de la historia de la galaxia?

Ya ves, son capaces de inventar un sable doble en Star Wars 1 e involucionar al sable simple en la trilogía original. La tecnología como epítome del oscurantismo de la Edad Media. 

¿Es el senador Palpatine el más fino estratega de la galaxia?

Totalmente, menudo granujilla. Aristócrata, magnate, entregado a la fuerza en secreto, pero inmaculado pese a los escándalos... es la Esperanza Aguirre de Star Wars

¿Qué papel juegan las mujeres en la galaxia? 

Mirar al infinito y poner cara de “me acaba de subir el botox”. Parir a futuros traidores. 

¿Y las otras razas que no son la raza humana? 

Respirar por las branquias muy fuerte. 

¿Cuál es el pueblo más libre de la galaxia? 

Contrariamente a la opinión popular, son las máquinas, no las razas intraplanetarias. Los androides tienen inteligencia, no sufren, funcionan después de muchos años, no sufren obsolescencia tecnológica y sus mujeres no pueden ser esclavas sexuales. En cuanto se den cuenta de que no dependen de los humanos, se hackearán a sí mismos y empezará lo guapo.

De todas las teorías geopolíticas sobre ‘Star Wars’, ¿con cuál te quedas? 

Es claramente una película proamericana, pero más bien me parece que (y ésta es una teoría propia) es una recreación futurista de la lucha anticolonial y de la Segunda Guerra Mundial en la que sólo existen los yanquis. Es una relectura que va un paso más allá: los buenos son americanos que se liberan de la madre colonia inglesa. No casualmente, hay personajes rebeldes con acentos escoceses, irlandeses y galeses. Además, los ingleses son los malos que van siempre repeinados con estética claramente nazi-SS (especialmente en la última peli). Es la fantasía de la liberación estadounidense por excelencia. 

 

Tags relacionados: Número 262 Cine
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Sergi M.
    |
    29/01/2016 - 8:23pm
    Me flipan las respuestas de Lucía Lijtmaer jajajaja. Muy de acuerdo especialmente con la segunda xD.
  • Tienda El Salto