Filmoteca
Carta a Carolina Astudillo sobre 'El gran vuelo'

Carolina Astudillo es la realizadora de 'El gran vuelo' la reconstrucción sobre la vida de la luchadora catalana Clara Pueyo.

30/12/15 · 8:00

De: Roxana Popelka
Para: Carolina Astudillo
Asunto: He visto El gran vuelo. Aquí te cuento más

Carolina
Te escribo esta carta o lo que sea (llámalo X).

¿Crees que hoy existe el género epistolar?, ¿piensas que es un género anacrónico? Yo no (por desgracia no me llegan cartas, ni una). Te escribo porque creo, Carolina, que después de haber visto tu tremendo documental, sencillamente no puedo contener las ganas de contactar contigo a través de este medio.

Te contaré que el día en que fui a ver El gran vuelo no tenía la menor idea de lo que me iba a encontrar, pero allá fui de cabeza a Cineteca con mis vaqueros de siempre, porque los viernes (era un viernes) no estoy para cambios de última hora. La Cineteca, en Matadero, que es tan amplia, tan confortable, tan calurosa en invierno y, sobre todo, en ella siempre, siempre encuentro sitio (me siento en la fila dos o tres; ya sabes dónde encontrarme). No tengo problemas con la vista pero me gusta sentir el latido de la pantalla. Tal vez tenga que ver con mi infancia, quién sabe, esas pérdidas, ese subconsciente, esa falta de referentes (ay, qué mal andamos de referentes).

Bueno, pues fui con mis amigos cinéfilos, que tampoco tenían noticias del documental. Nos gusta ir a ciegas, por ver qué sucede. A veces pienso que la gente ya no quiere sorpresas, solo certezas, bah, ir a lo seguro... A mi me gusta dejar un hueco para el asombro, por si alguien logra transportarme a otro lugar, porque de eso va el cine, ¿no crees Carolina? Y te diré que tu documental lo logró. Fui con él de paseo reconstruyendo la pista de Clara Pueyo, militante del Partido Comunista –ausente–. Clara, que deja de existir para la historia en el 43, fugándose de la cárcel Les Corts.

Años 40, tan distintos a los dosmilquince. No sé.

Y empieza El Gran vuelo, y nosotros a un palmo de la pantalla, en fila dos. Y una voz en off va narrando:

"El rastro de Clara Pueyo Jornet desaparece en el verano de 1943. Un informe policial la describirá como rabiosamente de izquierdas".

Ese arranque ya me cautivó
y seguí con atención.
Te voy a contar lo qué vi, Carolina.
Primero, fotografías en blanco y negro
de mujeres de finales de los 30
vestidas de los treinta, corriendo, sonrientes o no
paseando por Valencia por Barcelona, mujeres distintas
que vivían distinto
tan cogidas del brazo, porque ahora las mujeres
Carolina, al menos aquí, ya no vamos tan del brazo,
una pena. Algunas, como bien explicas en tus entrevistas,
con esos sombreritos a lo Cocó Chanel.
Otros elementos aparecen
desaparecen en El gran vuelo, se distribuyen de manera natural
en un tiempo que es pasado, un timing en blanco y negro
montaje con fragmentos; súper ocho de collages
y mis amigos cinéfilos y yo (desde la dos)
captamos la mirada
tu mirada. Perfecta reconstrucción de Clara Pueyo; luchadora valiente.
Un documental que atraviesa fronteras artísticas colocándose al lado de esos lugares habitables aunque poco frecuentados. Y en ese preciso lugar es donde te sitúo, Carolina, antropóloga de la cámara, con tu Gran vuelo.

Y después de la película, la presentación. Te sentaste cerca de nosotros junto al investigador (¿se llama Fernando?). Nos explicaste el porqué, cómo y cuándo. Yo, Carolina, te escuchaba a la vez que veía perfectamente tu flequillo, incluso hubiera podido tocarlo, pero no lo hice. Quise preguntarte, al final, pero resultó que ya nos habías explicado todo: que habías nacido en Santiago de Chile, en el setentaycinco, que eras periodista, que llegaste a Barcelona a estudiar un máster sobre cine y te quedaste, y ahí sigues, grabando, dando clases de cine.

Contaste cómo surgió la idea de El gran vuelo y me pareció tan bueno que llegué a casa, metí tu nombre en Google, escuché una entrevista en Youtube y luego pensé, por qué no te dejas de bobadas y le escribes una carta (viva lo anacrónico) a Carolina, y aquí estoy. Me parece que tu trabajo es excelente: una práctica artística que desborda la rígida definición (ya sabes A+ B + C= D) sobre lo que es el cine, ah esos encasillamientos dañinos. Es el hallazgo de un documental grande, muy grande, y te felicito. Antes de despedirme te dejo un enlace, una canción que estoy escuchando mientras te escribo, a ver si te gusta.
 

Chau Carolina.

Posdata: Sabes, estuve en Santiago de Chile, en el 2008, me harté de chocolatinas súper 8; otro hallazgo…

Roxana

Tags relacionados: Chile cine documental Cine
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0