La cabeza en el corazón

'Solitudes' es la segunda obra de Kulunka Teatro, en la que consiguen aunar entretenimiento y emoción.

14/11/15 · 8:00
Una escena de 'Solitudes', de Kulunka Teatro.

Imposible recordar quién hizo la tajante distinción entre los asuntos que pertenecen a la cabeza y los asuntos que pertenecen al corazón, pero tal desalmado es el responsable de un error que seguimos pagando muy caro.

Hemos acabado pensando que actuar con el corazón es de buenos y actuar con la cabeza de inteligentes. Y teniendo en cuenta la ola de frío que asola estos tiempos, el mundo se encuentra superpoblado de genios.

Kulunka Teatro estrena su segunda obra de máscaras larvarias, Solitudes, dispuestos una vez más a poner un poco de orden en tanta confusión y afinar la cuerda de violín que une ambos órganos.

Con el permiso de sus creadores, podríamos decir que Solitudes comienza donde termina André y Dorine y que la vejez es un viaje para transitar acompañado.

También es el último tramo en el que la vida nos regala una perspectiva total antes de perderla del todo. Acompañar a un anciano padre y abuelo en su duelo por la pérdida de su mujer no sería un acto de renuncia de buenos sin remedio, sino más bien un acto de inteligencia. Ésa tan olvidada y desdeñada. La hermana pobre de las inteligencias: la emocional.

Hubiera sido tan sencillo que la nieta de este abuelo y su mismo hijo hubiesen vivido junto a él su dolor, que el espectador se acongoja en el asiento contemplando la extraordinaria capacidad del ser humano para complicarse su corta existencia.

El surrealismo creciente de la segunda obra de Kulunka comienza donde termina el talento del hombre moderno para conectarse con lo que de verdad importa: nuestra identidad, el calor de los que nos quieren, la indagación en los sentimientos de los demás.

Escenas tan conmovedoras como la del embarcadero, en la que el abuelo trata de arrojar las cenizas de mujer al mar mientras sus familiares se ocupan en mandar mensajes por el móvil, nos permiten constatar como la mística de ciertos momentos cotidianos queda reducida a la nada. Sin recurrir a las palabras. Transportados por la magia de la máscara, boicoteando con cada gesto al pariente próximo de la razón: el lenguaje.

Solitudes es una apuesta más arriesgada que la aplaudida André y Dorine. Su trama se complejiza, los escenarios se superponen y las máscaras se multiplican. Nuestra compañía con más proyección se hace mayor y la madurez deja resabios de oscuridad. Todo ello sin olvidarse de hacer reír. Entretener al mismo tiempo que conmover es un don que muy pocos consiguen. Ellos lo ostentan.

Si has adquirido la mala costumbre de pensar y sentir por separado, ve a verlos. Si has olvidado reír y llorar al mismo tiempo, ve a verlos. Levanta la vista del móvil, de la tele, de la tablet, ve a verlos. Tu cerebro aprenderá a querer. Acabarás pensando con todo el corazón.

Solitudes, dirección Iñaki Rikarte.
Autores: Iñaki Rikarte, Rolando San Martín,Eduardo Cárcamo, Garbiñe Insausti, José Dault.
Reparto: Eduardo Cárcamo, Garbiñe Insausti, José Dault. 
Próximas actuaciones: 21 de noviembre: Calldetenes (Cataluña), 27 de nov: Vitoria (Euskadi), 28 de nov: La Cabrera (Madrid), 30 de nov: Leganés (Madrid).

Tags relacionados: Teatro
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Chechu Esteban @jehchechu
    |
    08/03/2016 - 12:01am
    Me permito utilizar tus bellas palabras para recomendar Solitudes en Soria. desdesoria.es/mirandoactuar
  • Tienda El Salto