Contigo, Javier Krahe

Un adiós sentido al cantautor Javier Krahe (1944-2015).

30/07/15 · 12:58
Javier Krahe durante una entrevista con Diagonal. / David Fernández

¿Qué haríamos los incrédulos de toda suerte sin humor? Ante las brutalidades cotidianas, las coacciones a cualquier nivel y toda suerte de fetichismos que hurtan razones ¿Qué haríamos si no pudiéramos reírnos de las neurosis y ambiciones, de la falta de pensamiento e incluso, de la absurda relatividad que nos mantiene vivos?

Sin duda, una de las cosas que podemos hacer para seguir abriendo las ventanas de la Realidad y alegrarla con su propia comedia es escuchar la cándida y cruda voz de Javier Krahe desmontando con paciencia, como si fueran los palitos de un mikado, las grandes glorias del lodo que nos frena: Cristos, Familias, lenguas de serpiente poderosas, medidas sobrevaloradas, Modas, Muertes... La de Krahe, es una demolición parcialmente controlada que ocurre tras los paisajes más graciosos: desde la final figura de la guadaña que viene emplazada a cortar el césped hasta un fílmico Tombuctú, pasando por los mundos extraterrestres o de los indios o el sentir de un topo. Así, su poesía –un delicado sentido rítmico y fonético fundamenta su música– no sólo nos recuerda la liberación del miedo a los muñecos de paja si no que nos regala cándidas estancias que nos invitan a seguir, como los cuentos de Scheherezade. Los artefactos explosivos de Javier Krahe vienen acompañados del retiro a los mundos mágicos del amor, la reflexión y el juego, con la risa como armazón que los inunda de gozo y tranquilidad.

La firme irreverencia de Javier Krahe es una inspiración para los días difíciles y un antídoto contra la seducción de la hiper-producción de vellocinos de oro actuales. Su sobriedad, es un ejemplo contra ese productivismo viciado que actualmente empapa todos los campos sociales y embota las sensibilidades ante un ruido pegajoso.

Javier Krahe es la voz de incrédula cordura que pone la zancadilla a los pasos de esta procesión gigante, un amigo que nos habla y nos escucha en esta lucha contra la sinrazón. Gracias Javier

Tags relacionados: Música
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0