'Accidens', de Rodrigo García: de performances y profetas

El director Rodrigo García dispone de un hombre, al que llamaremos actor, esperando pacientemente a que agonice un bogavante.

20/06/15 · 8:00
'Accidens', de Rodrigo García. Foto: Centro Dramático Nacional.

Accidens de Rodrigo García es al teatro lo que una espuma de mar de Ferrá Adriá es a una langosta de toda la vida: una reducción devenida en bocatto de cardinale; veinticinco minutos de alto voltaje escénico con sensación, experiencia y hasta moraleja incluida.

Al director no se le ha escapado la analogía y ha dispuesto un hombre al que llamaremos actor, todo el que se precie de serlo sabe lo difícil que es interpretarse a uno mismo, esperando pacientemente a que agonice un bogavante.

Todo bañado con luz de frigorífico, bajo una atmósfera muy bien conseguida a medio camino entre David Lynch y el más solitario de los cuadros de Edward Hopper.

En esa delicada frontera en la que el espectador pierde la paciencia y piensa en el dinero de su entrada, el artista conceptual, lo llamaremos así por su capacidad de crear cuadros en movimiento, proyecta una moraleja en clave -en este sentido es clásico-una enseñanza para adivinar y desentrañar cuando te comas un pincho en el bar de la esquina con melancolía de marisco a la plancha, eso si no ha hecho luz en tu conciencia la nada desdeñable experiencia de la muerte en directo.

La crueldad vende. La poesía algo menos. Los profetas del teatro posmoderno se tornan en acólitos de Nietzsche y recuperan la perfomance para armonizar ambas y hacernos digerir la poesía con envoltorio de violencia. ¿O es al revés?

Quizás una sonrisa sardónica aflore en sus labios de demiurgos cuando, un tanto desconcertado, el espectador al uso devenido en espectador de arte de vanguardia balbucee a la salida: qué interesante, por lo que yo he entendido se trata de, que inteligente el artista, todo un ejercicio de estilo, ¿los bogavantes tienen corazón?, no sé, pero los pulpos tienen tres.

Cuando acudas a ver un espectáculo de esta índole es muy importante la actitud. Recuerda, espectador al uso de teatro con boca, proscenio y cámara negra, ante este espectáculo sin drama:

El que se indigna pierde.

Accidens -una pieza de 2005 repuesta dentro de las dramaturgias en movimiento programadas por el CDN bajo el lema de Un lugar sin límites-.
Concepción y dirección: Rodrigo García, con: Juan Loriente, sonido: Nilo Gallego, vídeo: Ramón Diago, iluminación: Carlos Marquerie, 

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto