Cine
Cerca de tu casa, una película necesaria

Charlamos con Eduard Cortés sobre su último proyecto y las dificultades que existen en la actualidad para llevar a cabo un proyecto de calado social.

13/06/15 · 8:00
Fotograma de la película 'Cerca de tu casa'. / David Ruano

inforelacionada

“Conmocionado por los innumerables desahucios que se estaban produciendo empecé a interesarme por el asunto, asistí a asambleas de la PAH, pero sin buscar hacer una película, eso vino después”, así relata el director catalán Eduard Cortés su primer acercamiento a un drama social que dura ya más de ocho años.

Cerca de tu casa es la historia de Sonia, una mujer de 30 años, casada con Dani, y con una niña, Andrea. Quienes tras perder su trabajo se ven obligados a abandonar su casa, al no poder hacer frente a los pagos de la hipoteca, y refugiarse en casa de los padres de ella. Esta situación genera una gran tensión familiar, llena de reproches y frustraciones. Llegando al límite en el momento en el que el banco amenaza con embargar la casa de sus padres, pues la desvalorización de la vivienda y la no aplicación de la dación en pago, en nuestro país, permiten al banco exigir las propiedades de aquellos que avalaron el crédito.

Este no es el único drama que se relata, también se muestran las situaciones a las que se ven abocadas el resto de la sociedad. Contadas a través de las historias de Jaime, un policía a quien obligan a dejar en la calle a niños y a ancianos, y Pablo, un empleado de banca que siente que está traicionando a sus vecinos y amigos. “La película pretende mostrar una visión múltiple en la que todas las personas se ven aplastadas por este sistema implacable, cruel y sin empatía”, explica Eduard Cortés.

La cinta es la historia de un proceso, la historia de una toma de conciencia desde lo individual a lo colectivo. Siguiendo esta lógica, la cinta comienza en 2007, al inicio de la crisis, cuando el drama era invisible e individual; y continúa en el tiempo hasta situar los desahucios en el centro de las preocupaciones de la sociedad. “Durante las primeras asambleas de la PAH, observamos que se estaban realizando grandes esfuerzos con resultados muy pequeños. Les pregunté si eso no les generaba frustración, y me respondieron que no. Porque uno de los principales motivos para hacer esto es que no sintieran que era un fracaso personal, ya que, muchos se escondían y no contaban que les iban a desahuciar, les producía vergüenza. No se trata de un fracaso personal, lo es del sistema”, relata Eduard.

Uno de los factores más sorprendente de la producción es encontrarnos ante un musical, género muy poco utilizado en la actualidad. Según nos cuenta su director, esta perspectiva es motivada desde los primeros momentos de trabajo, que junto al guionista Piti Español, sentían que la historia se les escapaba de la realidad al tratar de hacerla cinematográfica, necesitaban una mira diferente a la de los telediarios. Para llevar a cabo este giro, la participación de Silvia Pérez Cruz, quien interpreta a Sonia, ha resultado determinante. “Al principio el tema le paraba mucho porque no se consideraba actriz, tenía mucho respeto por la profesión. Insistí, y al final lo conseguí, y se convirtió en co-creadora del proyecto”, apunta Eduard.

Se trata de un proyecto arriesgado, debido a las trabas de financiación como a los problemas políticos que viene sufriendo nuestra cultura desde hace más de dos décadas. “Ha sido muy difícil, hemos estado dos años largos llamando a muchas puertas y hemos conseguido muy poco de ahí. Esta película si se ha podido hacer es por la implicación del equipo, que han puesto la mitad de su sueldo como producción asociada, y por una campaña de micromecenazgo muy generosa. Lo único que quería es que la película tirara adelante aunque la tuviese que hacer con el móvil”, lamenta Eduard.

“No entiendo porque los gobiernos conservadores hacen ese ataque tan frontal a la cultura. Para mí ha sido muy importante poder ver películas de Berlanga o Buñuel, que nos permite ver la realidad de los 50 y 60. Es importante que la gente que dentro de unos años vea las películas actuales y puedan conocer nuestra realidad. Parece que hay una guerra perversa contra este cine. Yo quiero hacer este cine, poderme emocionar con las historias que les pasan a mis vecinos. Hay que hacer un esfuerzo muy grande para seguir en este barco. Hay muchos creadores, no solo en el cine, que tratan de crear la cultura que este país se merece”, finaliza Eduard.

Tags relacionados: desahucios PAH
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Inicie sesión para comentar