Estampas de aldea | Pablo de Andrés Cobo
Estampas cotidianas de la vida en el campo durante la II República

Un crowdfunding está a punto de hacer realidad el proyecto para la recuperación de las Estampas de Aldea de Pablo de Andrés Cobo, un documento casi desaparecido que refleja la experiencia de renovación pedagógica de la Segovia de los años previos a la Guerra Civil.

21/05/15 · 16:41

"Décadas antes de que el pedagogo brasileño Paulo Freire formule su Pedagogía del oprimido, defendiendo la alfabetización ligada a la revalorización crítica de la cultura en que vive el sujeto que se educa (el "educando"); Cobos junto a un grupo de maestros/as segovianas, entienden que los alumnos de la escuela primaria deben ser educados partiendo de sus vivencias cotidianas". Así explica Ainhoa Zufraitegui la vigencia de Estampas de Aldea, la obra de Pablo de Andrés Cobo que, 80 años después de su aparición, Zufrategui se ha propuesto sacar adelante junto a Aku Estebaranz y Carlos Díez.

Estampas de Aldea es un libro estructurado en 35 relatos y publicado en 1935. Fue escrito por Pablo de Andrés Cobo e ilustrado por Miguel Prieto. Cobos –junto con otros maestros y maestras segovianas con los que impulsó y participó en la Universidad Popular Segoviana y en las Misiones Pedagógicas– basó su trabajo en la renovación pedagógica, para lo que puso en los niños las herramientas necesarias y un objetivo que en los tiempos de PISA aun suena revolucionario: que el aprendizaje parta de sus experiencias vitales o "estén inscritas en la cultura circundante", comenta Zufriategui.

"Estampas de aldea se concibió como un recurso didáctico para la escuela rural, que permitía a los alumnos reflexionar sobre su propia cultura, Cobos defiende su uso para la lectura en común o individual, una lectura que generara un debate e intercambio de experiencias", comenta la productora de este proyecto, que afronta las últimas horas de su proceso de micromecenazgo en la plataforma Verkami.

Zufriategui cree que el libro tiene, asimismo, un valor "como documento etnográfico de un mundo rural, hoy casi extinguido. Los oficios, las fiestas, los juegos, el día a día en la aldea, las expresiones y el habla local (el libro incluye un glosario de palabras del campo castellano), etc". Así, los 35 relatos se dividen en historias acerca de las vacas, los chicos, las fiestas, los pastores y las tareas.

La historia es conocida. El golpe de Estado llevado a cabo por Francisco Franco cercenó vidas y todas las experiencias que, como la renovación pedagógica, trataron de expandir otra cultura y otra educación que pusiese fin a las penosas condiciones de vida en el campo y "educar a los hijos de los desposeídos, para liberarlos de las garras de la ignorancia y la superstición, porque esos niños iban a crear un mundo nuevo: más justo e igualitario", explica Ainhoa Zufrategui.

El Franquismo trajo "su sombra de 40 años, silenció sus voces y destrozó sus vidas", explica Zufriategui. Pablo de Andrés Cobos fue detenido cuando estaba en su casa de La Granja, en Segovia, junto a su mujer y sus cinco hijos. Se le prohibió dedicarse a la actividad docente y su obra Estampas de Aldea pasó a la lista de libros prohibidos por el Franquismo. Esto hizo que se destruyeran muchas copias, hasta el punto de que hoy, cuenta Zufriategui, sólo quedan tres ejemplares en las bibliotecas públicas. Recuperarlo, además de un acto de justicia y "agradecimiento" a esos maestros de la II República, es una oportunidad para pensar otras formas de educación posibles.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0