El Drogas
músico, ex cantante de Barricada
“Me gusta la furgoneta”

El final de Barricada no ha quitado energía a Enrique Villarreal, El Drogas, que sigue enganchado a los focos y a la carretera.

13/04/15 · 8:00
Edición impresa
Hace poco más de un año, El Drogas editó el triple Demasiado tonto en la corteza, y ahora gira con tres formaciones diferentes. Nos sentamos con alguien fundamental a la hora de entender el rock estatal.
 
Ahora estás girando con tres formaciones. ¿Se trata de conquistar todos los aforos?
Más bien de estar a gusto en todos los formatos, el formato rhythm & blues band da la oportunidad y la excusa de estar metido en una historia que siempre me ha gustado de rollo R&B y de arreglar las canciones con dos coristas que le dan un punto muy soul, con un teclado, más la banda al uso. Es una excusa buena para montar un repertorio de dos horas para llevar ese formato a lugares como teatros o casas de cultura. Con La (des)Me­mo­riaBand me apetecía hacer algo con la historia de La tierra está sorda. Hay temas que entran de Barricada, de La Venganza, de Txarrena y de todo. Y, como todas no caben, voy haciendo diferentes versiones.
 
Tres discos, tres formaciones, cuatro horas sobre el escenario… la energía no se acaba. ¿Tienes ahora más que antes?
Siempre ha sido así. Antes parecía que la energía se repartía entre cuatro y que ahora estoy solo, pero ni antes era entre cuatro ni ahora estoy solo. Estoy con una gente con la que es una gozada proponer historias y están conmigo a saco. Cualquier historia que pase por la cabeza va para adelante porque siempre tengo apoyo por su parte... porque son igual de inconscientes que yo.
 
A veces el disco es una excusa para mantenerse en el directo. En tu caso parece algo más, ya que en directo los defiendes íntegros.
Yo soy ante todo farandulero, antes que músico, que letrista y demás. Me estoy afeitando y me da el foco y ya estoy como si estuviese en un escenario. Tengo que hacer kilómetros, me gusta la furgoneta, la kilometrada para llegar a un sitio, la vuelta descojonao, el ensayo, o sea, el mundo de la farándula, y para que la farándula continúe, ¿tengo que hacer discos? Pues no sé si será para eso o para sentirme algo vital, porque para hacer discos tengo que leer a otros, escucharlos... es todo. Yo soy de lentejuelas. Me gusta el rollo de los focos.  

“No comprendo por qué en este país se siguen echando paladas de silencio sobre la Guerra Civil”

 
La tierra está sorda fue un discazo inesperado a esas alturas.
Nadie se lo esperaba, y eso es lo que me gusta, con 55 años y una carrera de 35, poder sorprender a la gente. Quiero sacar un disco que la gente me diga “qué bien suena”. Hay riesgo, y fíjate si hay que puede que te lleves una hostia del copón. La sorpresa, claro, no está en si vendes o no vendes,  pero resulta que fue disco de oro. Demasiado tonto... también ha sorprendido y no ha llegado a 5.000. Son discos que están hechos para ser comprados, es la diferencia con otros discos. 
 
¿Cómo ves que ha cambiado el tema de la memoria histórica tras estos años?  
No es que la cosa no haya cambiado, es que además va a peor a nivel institucional. No comprendo por qué en este país se siguen echando paladas de silencio sobre este tema. [La tierra está sorda] era un trabajo que tenía bastante más proyección que un disco; cuando lo sacamos, hicimos institutos, ateneos, etc. Es un paso muy lógico el de ir a esos sitios en recuerdo de la gente que fue asesinada y que tenía una visión diferente. Se trataba de, en la medida de lo que uno puede, poner en primer plano el recuerdo de esa gente.
 
¿Te consideras un maestro?
Yo soy más bien un ejemplo a no seguir. Mal vamos si alguien sigue mi ejemplo. El único consejo que puedo dar es currar, currar y currar. Cuando me dicen que soy un tío con talento me pongo de mala leche. Yo lo que tengo detrás son un montón de horas de curro, que es lo que a mí me ha valido. El único secreto que puedo desvelar a cualquiera es que trabaje en sus historias, que absorba de otros y de otras e ir creando personalidad. 
“Cuando me dicen que soy un tío con talento me pongo de mala leche. Lo que tengo son horas de curro”
 
¿Como ves la historia en Navarra, ves alguna posibilidad de cambio?
Yo espero que sí,  lo que pasa es que es muy complicado. La derecha regionalista de UPN, los de la boina con el rabo pa’rriba, son mayoría, pero sobre todo está el PSN, que es de todo menos socialista. El regionalismo navarro siempre va a estar apoyado por el españolismo del PSN, que no cuenta nada y que siempre hará lo que manden desde Ferraz. Esto nos lleva a un atraso cultural, entre otras cosas con el tema del euskera, que, siendo el idioma más antiguo de Europa, habría que cuidarlo como tal.
 
¿Te ves a ti mismo haciendo algo en euskera?
No, porque no domino la lengua, pero me veo igual de inquieto que puede estar Gorka de Berri Txarrak, que es euskaldún y para mí es uno de los personajes más peculiares e inquietos que ha dado la música euskaldún. 
 
Da la impresión de que ahora disfrutas más de todo, seguramente hubo un tiempo en el que no sabías ni dónde estabas tocando.
Soy mucho más consciente de lo que estoy viviendo. Eso que dices nos pasó mucho a partir del primer directo de Barricada. Era todo la hostia, ibas hasta las cartolas de todo, había un histerismo a tu alrededor importante. Me hubiese gustado ser más consciente de ello para haberlo vivido como me hubiese gustado. //
Tags relacionados: Número 243 Música
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Inicie sesión para comentar