LIBROS
Ben Hamper, cabeza de remache

Capitán Swing publica en castellano los escritos de Ben Hamper, trabajador de la General Motors. Su estilo ácido e irreverente le permitió escapar a la pompa de la alta literatura.

27/03/15 · 8:00
Edición impresa
La potencia productiva se hace propietaria de la vida. La fuerza de trabajo es inseparable, en el sistema fordista, del cuerpo del trabajador. La cadena de montaje se extiende más allá de la frontera laboral, penetrando y controlando el cuerpo social y sus átomos, los individuos. Ben Hamper, autor de Historias desde la cadena de montaje, es hijo de un operario de fábrica, que a la vez es hijo de otro operario de fábrica. La vida de las familias como las de Hamper están determinadas por un proceso casi hereditario a pertenecer a uno de los emblemas de la industria automovilística estadounidense, la General Motos de Flint (Michi­gan). Hamper lo cuenta así: “Incluso nuestro barrio era un subproducto de General Motors. Durante el boom de los años 20 fue necesaria la construcción de casas con el fin de abastecer a la afluencia de operarios llegados del sur en busca de empleo, y General Motors levantó su propio suburbio en el norte de Flint”.
     
En las grietas de un trabajo automatizado burlan el trazado e introducen sus propios tiempos 
En esta novela publicada por Capitán Swing, Ben Hamper narra su experiencia en torno a la cadena de montaje desde la segunda mitad de los años 70. Reproduce, a través de su propia piel, un sistema que en el interior y en el exterior de la fábrica despliega los mecanismos de control sobre el trabajador, sobre el ser humano. Pero, pese a que el método productivo del fordismo lanza sus cartuchos para sobrevivir –un humano vestido de ­gato que anima el monótono trabajo de los operarios o unos premios especiales para los trabajadores más eficientes–, Hamper y sus compañeros de la planta de Ge­neral Motors –aquellos que aún no han perdido ni la salud mental ni la salud física– consiguen fracturar, al menos de forma parcial, este engranaje. En las grietas de un trabajo manual automatizado a través de la secuencia y la tarea especializada, burlan el trazado e introducen sus propios tiempos para el alcohol, la ociosidad y también la escritura. Y es aquí donde, además de un alcohólico y drogadicto, Ham­per se convierte en el escritor de la columna de la publicación dirigida por un joven Michael Moore, el Flint Voice: “Cabeza de remache”.
 
Después del éxito de su prosa irreverente, su pluma pasará por publicaciones más relevantes como Esquire, Harper’s o Mother Jones. Pero pese al reconocimiento literario, sus artículos nunca dejarán de ser hilarantes a la vez que pesimistas, siempre guardando un sarcasmo innegociable para herir sensibilidades sin ningún tipo de discriminación. Sigue escribiendo y lo hace sin abandonar su empleo en la fábrica de General Motors. De hecho, en una ocasión, Hamper se ve obligado a dejar una conversación telefónica con un periodista del Wall Street Journal que está preparando un reportaje sobre –término que el mismo Hamper ridiculiza– “escritores proletarios” para regresar a su puesto de remachador.
 
Historias desde la cadena de montaje tiene también espacio para proyectar la concepción del autor  sobre la música –y por extensión de toda expresión artística–, cuyo objetivo es mostrar o identificarse con la experiencia de los trabajadores. Tomando a Bruce Springsteen como ejemplo, espeta: “De acuerdo, a lo mejor es cierto que las intenciones de todas estas estrellas del rock son estupendas, pero simplemente no funciona. El tema es, si nunca llamarías a un cirujano cardiovascular para que te aspire la casa, ¿por qué confiar la música blues a un grupete de blancuzcos? Lo único que yo les pido a estos camaleones caprichosos es que se piren y se ­lleven con ellos esa asquerosa versión del método actoral que utilizan. No necesitamos que nos den serenatas sobre lo tedioso y desprovisto de nuestras vidas, llegado el momento ya sabemos hacerlo nosotros mismos”. Con esta Historias desde la cadena de montaje le daremos la razón a Ben Hamper.
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto