TEATRO
Ábrete Sésama

Las II Jornadas de Teatro y Feminismos llevan nuevos vientos a la Resad de Madrid.

22/03/15 · 8:00
Edición impresa
Mujeres ejemplares o El coloquio de las perras / Dinamia Producciones
Entran aires frescos en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid (Resad). Como la bruma que llega con las olas y airea la habitación cerrada. Las II Jornadas de Teatro y Feminismos, organizadas por Ana Contreras y Alicia Blas entre el 3 y el 6 de marzo, de entrada libre y gratuita para el público y con presupuesto cero para las organizadoras y colaboradoras, fueron un bombazo de casualidades y afinidades no escondidas en la institución.
 
Primer día: performance. La profesora de escritura dramática Margarita Piñero presenta con cuño propio a las intervinientes. Itziar Pascual, dramaturga y también profesora de la Resad, habla del asociacionismo cultural de mujeres en España durante el siglo XX y del trabajo de la Asociación de Mujeres de las Artes Escénicas en Madrid, las ‘Marías Gue­rreras’. Luego le toca a Marta Vergonyos, videoartista y directora de La Bonne, el Centre de Cultura de Dones Francesca Bonnemaison de Barcelona, que comparte imágenes personales y de trabajo:  “Entre pucheros anda el arte... o cómo de lo cotidiano nace lo poético y de lo personal lo político”. Sus dos abuelas, la costurera y la envolvedora de huevos, sacan el brillo en los ojos de toda la sala. Y yo misma doy una conferencia titulada "La esencia revolucionaria de la performance". Transición.     
Las II Jornadas de Teatro y Feminismos fueron un bombazo de casualidades y afinidades 
Segundo día: dramaturgia. La escritora Lola Fernández se pregunta, “¿tiene sexo la tragedia?”. Habla de géneros y arquetipos. Flash. La subversión de la comedia frente a la tragedia. De nuevo el humor y su efecto sanador. Raúl Arbeloa, director de escena y profesor de la Escuela Superior de Canto de Madrid, expone los mitos de Mignon y de Manon en la ópera romántica, personajes femeninos con roles muy precisos en el universo heteropatriarcal. De aquellas aguas, estos lodos. Patologías del orgullo masculino, relaciones de posesión, propiedad y estigmatización. Un mensaje claro a las mujeres: “Sé sumisa y obediente, calla, si no quieres perder tu integridad”, y la frase que nos devuelve a la tragedia: “La maté porque era mía”. Suena la licuadora. Antonio Ballesteros, profesor de Filología inglesa en la UNED, completa la jornada con una lúcida ponencia sobre la violencia machista en las obras de Shakespeare. Re­suena la palabra scold, mujer que expresa libremente su opinión; “gruñona”, dirían otros. Y el Scold’s Bridle, el aparato con bridas que se usaba para silenciar literalmente a las mujeres y humillarlas públicamente. 
 
Tercer día: plasticidad. La profesora de teoría del espectáculo Nieves Martínez Olcoz dinamiza la cosa. Marina Santo, bailarina y performer, explica cómo trabaja el cruce de su cuerpo glamuroso de mujer brasileña y joven con su identidad de inmigrante que vive en Europa. Reacciones distintas del público ante propuestas corporales que se acercan al arte público desde la danza y la fotografía. El teatro más allá del teatro. A partir de la sensible y audaz obra del artista plástico Antonio Fernández Alvira, la historiadora del arte Susana Blas entabla un diálogo junto al propio artista sobre nuevas masculinidades. La vulnerabilidad y la fragilidad compartidas en zurcidos de siluetas a tamaño real, lo delicado y lo fuerte unidos. Retratos de un hermano pequeño agresivo, un altar adolescente para un grupo de machos que intentan aparentar no tener miedo, aura de pandillero, violencias atribuidas a lo masculino, niños con cabezas de navaja y uno separado con un corazón por cabeza, un espacio en ruinas, un lugar que fue y ya no es. Apuntalar con la mirada los espacios de tiempos continuos y en decadencia.
La proyección del documental Las maestras de la República remató un encuentro donde las personas, las emociones y las ideas se mezclaron entre el aula y las tertulias de sobremesa. 
 

Coloquios de perras
 

Las primeras Jornadas de Teatro y Feminismos se hicieron en Madrid en febrero de 2014. Un grupo de profesoras consiguió disponer de un aula y llenarla durante dos días de estudiantes y personas vinculadas a las artes –no sólo escénicas–, movimientos sociales y estudios feministas. Lourdes Ortiz desplegó las dificultades de ser dramaturga en España. Marina Núñez y Susana Blas charlaron en voz alta sobre posiciones feministas en el arte y en la enseñanza artística. Los espíritus de las escritoras Carlota O’Neill y de Mariana Percovich sobrevolaron la sala en sendos monográficos. 
 
Y se presentaron dos montajes excepcionales. Exhumación. Materia Cruda, un proyecto de teatro documental –o performance periodística– que acaba de visitar la Sala Mi­rador de Madrid, sobre el duelo y la memoria histórica que la dramaturga, directora y actriz palentina Mercedes He­rrero (Sala EncoArte/ Pez­Luna­ Teatro) encarna junto a cuatro mujeres vallisoletanas cuyos padres y hermanos fueron asesinados durante la Guerra Civil. Y El coloquio de las perras, una creación colectiva rea­lizada a partir de las figuras femeninas de las Novelas ejemplares de Cer­vantes, dirigida por Beatriz Santiago, Cynthia Miranda y Adrián Silvestre con el grupo de mujeres teatreras de Alcalá de Henares (Madrid).
Tags relacionados: Número 242
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Javier Elorregi
    |
    26/05/2015 - 6:22pm
    Excelente texto y propuesta. Es el momento de regenerar las instituciones artísticas, educativas y culturales. Felicidades DIAGONAL
  • Tienda El Salto