David Hooper
mÚSICO DE SOUL
“La gente quiere esta clase de música porque hay mucho feeling”

Con su primer álbum ‘It’s my turn’, David Hooper ha venido a mejorar el soul que se hace en España.

27/02/15 · 8:00
Edición impresa
David Hooper grabando "Old Roads", última pista de su disco "It's My Turn" en el estudio de Tucxone Records en Madrid.

Originario de Houston, el cantante y compositor David Hoo­per reivindica en su primer álbum It’s my turn un retorno al soul primigenio, de ese periodo en el que –según él– la música era pura, limpia y sin falsedad.

Después de un buen puñado de años trabajando en un segundo plano, como colaborador de otros artistas, el título de tu primer trabajo en solitario es elocuente. ¿Cómo valoras el trabajo hecho con otros artistas y en qué medida ha ayudado a forjarte como músico?

Trabajar en un segundo plano me brindó la oportunidad de aprender, prepararme y corregir cosas. Al grabar con ellos, componía de manera instantánea. Llegaba al estudio sin haber oído la música y ellos: “Pon letra a esta canción”. “Vale: dame boli y papel”. En 15 minutos… ¡Bum! Estaba delante del micro cantando. Así de fácil. Fue el escenario para aprender tocando con gente como Pepe Bao o Santiago Campillo. Hay mucho talento en todas partes, y estando al lado de alguien que tenía mucho talento, no veía diferencia entre él y yo. ¿Qué tiene él que no tenga yo? Con esta fuerza a mi espalda que es el Señor y mi trabajo, sabía que íbamos a triunfar. Había gente que pensaba: “David, ¿por qué estás buscando tu sitio en el espectáculo si ya eres mayor?”. Ya lo sé, pero tengo algo dentro. Si no fuera por eso, lo habría dejado seguro y hubiera buscado otra cosa. Pero yo tenía esto dentro de mí. No podía dejarlo.

"Los jóvenes hoy día quieren recrear los años 60, el soul, porque fue una época muy pura"

¿Por qué has considerado que era el momento de reclamar tu voz propia, de emprender tu carrera en solitario?

En el fondo siempre he pensado que era necesario ser un artista que lo haga todo. Incluso cuando sólo quería trabajar con músicos, la gente siempre me ponía en el escenario al frente de todo: tienes que cantar, tocar la guitarra, guiarnos a la gloria. No era mi intención al unirme a grupos, no estaba pensando: “Soy la leche”. Pero la gente: “Canta, toca, vamos a seguirte”. Entonces, ¿por qué no en solitario, que me siguieran con mi proyecto? Si la gente quiere seguirme y yo pienso que tengo lo que es necesario para triunfar…

¿Cómo se produjo la propuesta para trabajar en común con la gente del sello Tucxone?

Tucxone estaba buscando talento, un cantante masculino. A través de Youtube me conocieron, pero tuvieron que hablar con alguien que me recomendara. Me vieron y pensaron que yo era su cantante. Poco a poco nos fuimos conociendo, hablando de cosas en común y pensamos: vamos a intentar esto. El primer encuentro fue en Radio 3 presentando a The Silverbacks con otra artista de Tucxone, y para mí fue una experiencia genial porque oír a The Silverbacks tocando así me daba ánimo. Sentí que me gustaría hacer algo con ellos. Todo el mundo me cayó bien. Fue así de fácil. Hubo química, algo de magia.
 

 

La canción Where are my fellas? se plantea un retorno a la época dorada del soul. ¿Por qué crees que ha cobrado tanto impulso ese movimiento revival que reivindica un retorno a los 60 y 70?

Creo que los jóvenes hoy día quieren recrear los años 60, el soul, el ambiente de entonces, porque fue una época pura. Había sexo, drogas y rock’n’roll, pero la música era algo sagrado y no había falsedad. Se nota en las letras, en la música, en los acordes. Fue una época de magia, al igual que lo ha sido la grabación de It’s my turn. La gente quiere esta clase de música porque hay mucho feeling, y los seres humanos quieren sentir algo bueno. Incluso cuando la letra es triste, transmite que puede dar esperanzas.

"Aunque hay música pop por todas partes siempre hay gente buscando otra cosa"

¿Cuál es el estado actual de la escena de música afroamericana allí?

La música soul nunca ha de­­sa­pa­recido en EE UU y ahora mismo hay un rollo de música soul igual al que estamos haciendo aquí. Hay muchos festivales, se puede vivir de esta música. Aunque hay música pop por todas partes, siempre hay gente buscando otra cosa, porque la gente no quiere tragar todo lo que se están comiendo. En EE UU se puede vivir de la música soul. He estado hablando por teléfono con gente de allí hace una semana y me estuvieron diciendo: “Tienes que venir aquí porque lo que estás haciendo está por todas partes, puedes vivir de lo que estás haciendo porque hay muchos festivales”.

Por lo que conoces, ¿cuál es la actual situación del racismo en EE UU y qué falta por avanzar en este sentido?

El racismo existe en todas partes. La gente negra tiene los mismos problemas en todas las partes del mundo. Hay más en otros países que en EE UU, donde tú puedes vivir sin sentir racismo casi todos los días y es posible que tu hermano experimente el racismo en la calle casi cada día. Para combatir eso hay que hacer como hace 90 años: tienes que luchar y poner tus necesidades por delante, porque la gente quiere que sufras. Tienes que exponer tus sufrimientos para que la gente lo vea. Hay muchas maneras de hacerlo. Para mí es imprescindible que la gente negra se ayude económicamente. Con todo este dinero se puede de verdad crear su propio mundo y apoyar su causa entre sí mismos. Con todo este poder, se puede hacer algo sólo para ellos y los blancos van a sentir pena, porque van a pedir muchas cosas. Van a decir: “Vale, tenemos que cambiar las leyes, tenemos que hacer las cosas igual para todo el mundo”. Así, sí se habla muy fuerte. Se puede cambiar así, pero si los negros no hacen cosas dentro de su comunidad para proteger sus intereses, no van a conseguir cambios, no es posible.

Tags relacionados: Número 240 soul Música
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Inicie sesión para comentar