Jean Zagarianis
Es un investigador especializado en las sexualidades en la literatura marroquí
"Ser musulmán hoy es muchas cosas bien diferentes, un montón de identidades múltiples"

Este autor defiende una idea de mestizaje en contraposición a los discursos que ensalzan las diferencias entre supuestas civilizaciones.

15/01/15 · 7:14

Jean Zagarianis es profesor-investigador, autor de Una primavera de deseo. Representación de los géneros en la literatura y el cine marroquíes en la hora de las primaveras árabes. El cruce de Caminos (Casablanca, 2014) trabaja acerca del espacio que ocupan los géneros, las sexualidades y las transidentidades en las literaturas marroquíes y francesas.

¿Cuáles son tus reacciones respecto al atentado contra el magazine Charlie-Hebdo y las posibles reacciones islamófobas?

En primer lugar es importante condenar este acto bárbaro sin los "sí, pero." que pueden verse en las redes sociales. Son personas que han sido asesinadas y esto hay que respetarlo dignamente. La vida es sagrada y eso basta. A continuación es importante no hacer amalgamas islamófobas y caer en la estigmatización. Las personas de religión musulmana no tienen por qué sentirse incómodas porque unos criminales han cometido actos de barbarie en nombre de una religión que solo existe en sus mentes o porque embrutecidos inconscientes han hecho bromas a una presentadora de televisión mientras comentaba el atentado. ¿Qué es hoy en día ser "musulmán"? Un montón de cosas muy diferentes, un montón de identidades múltiples. Ponemos el foco sobre estas gentes que dicen seguidoras del Islam y no miramos a otros muchos islamistas mas libertarios, librepensadores e inclusivos, especialmente en el caso de los musulmanes "queer". Basta leer la literatura árabe para comprender lo que quiere decir "musulmanes" en plural. Los que rechazan a los musulmanes que viven en Francia bajo sospecha de que sean solidarios con una pretendida connivencia con los terroristas son tan abyectos como los que carecen de decencia en estos tiempos trágicos, al hablar de la islamofobia o el racismo de Charlie Hebdo.

Hablas de islamofobia. Y no obstante las culturas árabe y francesa se han enriquecido mutuamente. ¿Dónde esta la clave de la actual crispación?

Es que hoy en día se piensa como si las gentes no perteneciéramos a un mismo planeta. Estamos en un mundo en el que el número de discursos políticos, militantes o universitarios exaltan las diferencias, las separaciones, las distinciones entre los seres que se oponen a algo llamado "Occidente" y algo llamado "El Islam". Los heteros se contraponen a la comunidad LGTB etc. Se insiste sobre lo que diferencia a las personas y no sobre lo que los une, lo que las aproxima al mestizaje. Deberíamos leer a autoras como Hannah Arendt que evoca un mundo común en el que existen diferentes pluralidades y singularidades sociales o al escritor Ablekebir Jatibi que habla también del mestizaje y describe como a los seres humanos como mutantes andróginos, multirraciales. No se trata de ignorar la pluralidad englobándola en un universalismo neocolonialista, sino de no caer en un culturalismo dogmático o en la epistemología de la "blanquitud" o la "heterosexualidad" con conceptos planos. Es hora de ideas nuevas pistas intelectuales para acabar con todas estas líneas divisorias en la sociedad. El choque de civilizaciones existe para quienes creen en él; para los que no creen, no existe. Otras alternativas de idear la alteridad y la subjetividad son posibles.

En qué consiste tu ultimo libro? ¿Cuáles son sus claves?

Trabajo actualmente acerca del lugar que ocupa la sexualidad en las producciones culturales marroquíes tales como la literatura y el cine. Hoy en día se tiende a contraponer un mundo "occidental" en el que la sexualidad es más permisiva y otro mundo musulmán donde sigue siendo un tabú. Sin embargo cuando se realiza trabajo de campo, por ejemplo en el Magreb, se ve que las sexualidades están al mismo tiempo en la periferia de la sociedad y omnipresentes en ciertos espacios públicos. Las producciones artísticas ayudan a captar que lugar ocupa la sexualidad en una sociedad. Incluso tratándose de ficciones.

¿A través de los testimonios que usted ha podido recoger y los relatos contenidos en la literatura y el cine que ha examinado percibe una transformación en los discursos de antes y después de las llamadas Primaveras árabes?

Se trata de considerar estos movimientos sociales no solamente a partir de rupturas que se instauran sino también las continuidades que existen. La sexualidad esta presente desde los años ochenta en las producciones literarias marroquíes y puede decirse que mucho antes. Por el contrario hay un cambio importante a partir de final de los años noventa. Empiezan a aparecer novelas de literatura marroquí de todo tipo. Pienso en Mohamed Leftah, Abdelah Serhane o Mohamed Nedali, especialmente su libro de "fragmentos escogidos" aparecido en 2003 en e Fennec, así como en jóvenes autores y autoras como Sonia Terrab o Hicham Tahir que ha publicado en el año 2012 , Jaaabug, una recopilación importante de las novelas de las ediciones Caso Exppress. Mujeres tales como Ghita El Khayat (La liasion, 2003) o Baba Traversi (Une feme tout suplement, 1996) publican con su verdadero nombre textos en los que las prácticas sexuales son explícitas. Las novelas que evocan públicamente las sexualidades en el contexto de la "primavera árabe", cuyas repercusiones llegan hasta hoy, encarnan algo que ya existía desde hace años. Es en este contexto donde Abdelláh Taia es el primer escritor marroquí que expuso su homosexualidad en los medios de comunicación. No el primer escritor gay marroquí. Antes de él esta Rachid D. que ganó en 2012 el Premio Mamounia de Marrakech con su última novela. Por el contario Abdelláh Taia ha decidido hacer pública su homosexualidad en Marruecos, escribir con su propio nombre y presentar públicamente sus novelas en espacios culturales marroquíes y europeos.

Tags relacionados: Charlie Hebdo Francia LGTB Marruecos
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Jean Zagarianis.
separador