Lo mejor del año
Cine 2014, humanidad o performance

Lo mejor del año según algunos de los colaboradores de 'Diagonal'.

27/12/14 · 8:00
Edición impresa
'Al filo del mañana' (Doug Liman)

 

Por Diego Salgado
En la estela del exitoso director Christopher Nolan, 2014 ha visto nacer el concepto del clever blockbuster, la superproducción inteligente. Godzilla, Transcen­dence o la última realización del propio Nolan, Interstellar, son ejemplos de la tendencia, interesante pero no exenta de un peligro: la impostación de una gravedad que deriva en confusión y aburrimiento. No es el caso de Al filo del mañana, gran película de ciencia ficción con un Tom Cruise pletórico en la piel de un arrogante militar que aprenderá vía innumerables muertes y resurrecciones a repeler una invasión alienígena de la Tierra. Una propuesta brillante en todos sus aspectos técnicos, que sabe otorgar a la noción de relato las dimensiones que exige nuestro presente y que alberga una historia de amor sutil con escena final memorable.
 

'La imagen perdida' (Rithy Panh)

 

Por Diego Salgado
Va cayendo el velo censor que Jacques Rivette o Claude Lanz­mann dispusieron hace décadas sobre la plasmación en pantalla de lo atroz real. El credo de los sucesos irrepresentables, vetados al cine en virtud del pudor, que muchos críticos siguen validando en una coyuntura de la imagen y la moral muy diferente al estreno hace medio siglo de Kapò (1960), está dando paso en títulos como The Act of Killing (2012) o el que nos ocupa a una mirada valiente al abismo del ser humano bajo
el escudo noble de la creatividad. En La imagen perdida, Rithy Panh recrea el paso sangriento de los jemeres rojos por Camboya entre 1975 y 1979, combinando registros expresivos para probar que “una imagen no testimonia un genocidio, pero sí inspira una búsqueda, una meditación”; una forma de belleza y redención.

'Dos días, una noche' (Jean P. Dardenne, Luc Dardenne)

 

Por Ignasi Franch
Una mujer que intenta superar una depresión dispone de dos días para salvar su trabajo: debe persuadir a sus compañeros para que voten por su permanencia y renuncien a una prima por ello. Con esta premisa, los hermanos Dardenne (El niño de la bicicleta) incomodan al incorporar el factor humano y ético en la economía, mostrando además cómo el empresariado transfiere a sus asalariados algunas decisiones difíciles. El planteamiento de narración contrarreloj vigoriza el relato, un reverso cotidiano de thrillers del capitalismo como El método. El uso de una heroína quebradiza, emocionalmente devastada, puede generar dudas en la audiencia más refractaria a mezclar lo social con lo sentimental. Con todo, díficilmente se puede considerar que el resultado, tan emocionante como sobrio, deriva hacia lo lacrimógeno.
 

'Enemy' (Denis Villeneuve)

 

Por Ignasi Franch
Un profesor de historia descubre que un actor desconocido es su doble exacto, y se obsesiona por conocerlo. El director de Incendies extrae el thriller posible insinuado en una novela de Jose Saramago, El hombre duplicado, y propone una pesadilla de cotidianidades enrarecidas. La película tiene aromas al David Lynch de Carretera perdida, con componentes oníricos reducidos y una estética menos artificiosa pero bastante estilizada. Sobresale el sugerente uso de la banda sonora y la inclusión de imágenes que transmiten desasosiego y un cierto pánico urbano. Villeneuve americaniza y en algun aspecto vulgariza el material de origen (la obsesión del protagonista se vincula con el habitual horror a la rutina), pero ofrece un film destacable, distinto pero bastante accessible, con guiños kafkianos incluidos.

'Sinsajo' (Francis Lawrence)

 

Por Elisa McCausland
Sofistica el director Francis Lawrence su estrategia en relación a la anterior entrega. En Los Juegos del Hambre: Sinsajo (Parte 1) persiste el discurso centro y periferia como idea marco a desmontar. Como bien saben los publicistas, en los tiempos de la imagen el mantra a seguir no puede ser otro que el de la emoción. Una canción, un discurso, todas las muertes del distrito natal de la heroína Katniss Everdeen dan forma al símbolo, a su pesar. En esta construcción del mito, de la marca Sinsajo, reside la esencia de una revolución que sabe que la guerra se juega en el ámbito de la percepción. El individuo poco importa. Tan solo la performance cuenta. El espectador más ingenuo querrá aferrarse a la ideología, a la causa común, al futuro para eludir que el sistema no está fuera; el sistema somos todas y todos.
 

Tags relacionados: número 236 Cine
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    Sara
    |
    27/08/2015 - 10:26pm
    <span style="color: rgb(0, 0, 0); font-family: arial, sans, sans-serif; font-size: 110%;">Buena película y final feliz, para una novela con muchas sombras y un final agridulce. La adaptación manga también es muy recomendable y disfrutable. &lt;a href=&quot;http://www.hbomax.tv/movies&quot;&gt;Edge of tomorrow&lt;/a&gt; ha sido una de mis películas favoritas de todo el 2014 creo que es genial. &nbsp;</span>
  • | |
    27/12/2014 - 7:27pm
    Gracias por las reseñas, solo me hubiera gustado que pusieran los nombres de las películas en su idioma original para encontrarlos mas fácil. Saludos.
  • Tienda El Salto