Aproximación a lo 'chav' en España
Clasismo Shore

Burlas, críticas y conceptos como “choni” y “cani” son algunos de los rasgos que adquiere el clasismo de nueva ola en el Estado español.

29/06/14 · 8:00
Edición impresa

2 de junio de 2014. Juan Carlos I abdica y la noticia se lleva por delante la emisión del día de un programa de éxito como Mujeres y Hombres y Viceversa (MYHYV) en Telecinco. El hecho es utilizado en las redes sociales para un nuevo alarde de ridiculización estética: “Puede que hayan muerto dos o tres canis por sobredosis de cultura e historia”, “abocados a la extinción”, “niñatas llorando”, “un tortazo con la mano abierta”, “canis y chonis que rabian”, “así va España”, “me dais asco”, “chulo putas y lumis de esquina”, “ignorantes que sólo quieren ver MYHYV, fumar porros y contagiarse de sida”, “el ex rey nos ha hecho un favor por un día”, “que sea por haber quitado un programa sesudo y no un zoológico de canis”, “anormales”, “maricones y cerdas”, “alquilad un cerebro”, “a las chonis les está explotando el cerebro”, “estos son los que quedan mientras los preparados tienen que irse”, “chonis con depresión por no ver el puterío ese”, “mataba a todas esas chonis”...

¿De dónde sale todo este desprecio hacia chavales que prefieren ver MYHYV antes que a una pléyade de tertulianos tan agonizantes y ajenos a su vida como el mismo rey?

Para el periodista cultural Víctor Lenore, “han sido los jóvenes más molones de la clase media (o con mentalidad de clase media) quienes han inventado y popularizado todas esas etiquetas como ‘cani’, ‘choni’ y ‘pokero’ (para jóvenes de clase baja) o ‘pies negros’ y ‘perroflautas’ (si están politizados). He comprobado cómo las usan con euforia un montón de periodistas veinte y treintañeros en las redacciones más diversas”.

Detengámonos en la palabra “choni”, ejemplo de la unión entre machismo y clasismo que ha hecho fortuna desde hace años. Como aquel término de “maruja”, procede de una mirada en vertical, desde arriba, que juzga y ejecuta una doble función: la generalización estética de las jóvenes de clase popular y la evocación de un “submundo” de instintos y sometimiento que en parte trata de exonerar de la acusación de sexismo a las clases medias y altas.

Para una de las integrantes de Pandora Mirabilia, cooperativa que trabaja en institutos la comunicación y la igualdad de género, esa mirada no es en absoluto aséptica: “Quizá el sexismo que encontramos en el alumnado de clases más desfavorecidas es más burdo y explícito, Las clases medias y burguesas tienen muchos más mecanismos para disfrazar o adornar lo que piensanpero tiene cierta frescura, me atrevería a decir que hasta inocencia. Pero siempre hay una voz que rebate y las chicas no se quedan calladas. Nos parecen más peligrosos otros discursos más sutiles, los de esos grupos donde reina lo políticamente correcto y repiten el concepto de igualdad como un mantra. Cuando rascas sale un sexismo despiadado y más adulto. Las clases medias y burguesas tienen muchos más mecanismos para disfrazar o adornar lo que piensan”.

La psicóloga María Bilbao coincide: “Es posible que las clases más altas o las más ‘educadas’ utilicen más la microviolencia o mecanismos más perversos y difíciles de visibilizar porque no es correcto ser abiertamente sexista hoy en día. Es como cuando se producen asesinatos machistas y se especifica que el asesino es extranjero, especialmente si es de un país pobre. Esto contribuye a crear el mito de que machistas son los otros”.

Una ventana para mirar

A pesar de que efectivamente el consenso de la Cultura de la Transición se pueda haber asentado sobre lo “progre”, que ha tratado con condescendencia a las clases trabajadoras en los últimos años del siglo XX (y que hace el modelo español difícilmente equiparable al británico de ‘chavs’), lo cierto es que los medios de comunicación han asumido desde hace tiempo el papel de transmisor de una corriente que busca ridiculizar a quien muestra bajos niveles de cultura general, estéticas no asimilables por el canon impuesto por las clases dominantes y cuyo origen socio-económico aboca a transitar por una eterna precariedad laboral.

En programas como “Gandía Shore, Princesas de barrio o Sálvame se dan a conocer personajes escogidos, zafios, que se jactan de su incultura, a los que se señala como pertenecientes a la clase obrera. En mi opinión, esto desactiva la potencial lucha de clases porque es difícil imaginarse compartiendo elementos culturales y de clase con según qué personajes estrambóticos y crea en la audiencia una ilusión de estar por encima de ellos, al mismo tiempo que hay quien ve en estos personajes altamente despolitizados e individualistas modelos a seguir para tener la vida solucionada. En cuestión de precariedad, de opresión de género, de recorte de derechos, no hay mucha diferencia entre ellos y nosotros”, analiza Bilbao.

Partiendo de que la lógica de la colaboración ha sido apartada por la de la competición, Lenore incide en este punto: “Una ex ejecutiva de televisión, Mariola Cubells, explicaba en un libro la explotación sistemática de invitados de clase baja en los platós. Se presionaba a gente normal con problemas para ser entrevistados, prometiendo vagamente que así sería más sencillo encontrar una solución. Muchas veces ni siquiera les pagaban. Una vez les tenían en directo se les ridiculizaba sin ninguna compasión. Había casos extremos como pagar con dinero o drogas a adolescentes en un programa de Canal Sur para que dieran carnaza sobre el caso Arny (nadie comprobaba la veracidad de lo que decían). Aquello fue el germen de la instalación en nuestro país de lo que Owen Jones llama ‘pornografía de la pobreza’”.

Todas las mofas sociales que tienen lugar desde arriba hacia abajo culminan en la criminalización de colectivos a quienes la hegemonía niega un papel diferenciado y en primera persona. Así, el rapero dominicano Monkey Black, por ejemplo, murió de forma violenta el pasado mes en Sant Adrià de Besòs (Barcelona), pero sólo ocupó páginas de medios generalistas en la sección de Sucesos por este hecho, cuando su música nunca lo había hecho en Cultura.

Enderezar el árbol

Esta condena a lo informe, lo desprovisto de rasgos diferenciales y nunca protagonista por los propios actos y virtudes, sino por el juicio que el resto de la sociedad impone, tiene un origen especialmente duro en el proceso educativo y el comienzo de la socialización, desde la segregación de espacios.

María Teresa Cataldo es educadora social en el barrio de Sant Ildefons de Cornellà de Llobregat (Barcelona). Las chicas y chicos de entre 12 y 20 años de los que se ocupa son conscientes de la desventaja “infinita” de la que parten para conseguir un trabajo: “No se pueden pagar academias de idiomas, ni refuerzo escolar, y sus padres no pueden estar con ellos porque o están ya deprimidos sin empleo o tienen empleos precarios que les obligan a pasar todo el tiempo fuera de casa. Se está implantando de forma muy peligrosa una cultura de la excelencia que prima a las élites y que penaliza al resto Aquí se habla mucho de bandas latinas, pero no todos los latinos están en bandas y lo que sí veo cada día es a algunos abuelos que insultan a los chicos, simplemente porque les tienen miedo o porque están enfadados con el mundo, y los chicos reaccionan enfadados, sin golpes, a estos insultos. Es un pez que se muerde la cola. Además, los medios les ponen etiquetas todo el tiempo y se mantienen los prejuicios”. Desde Pandora señalan una de las causas: “Hay un reparto tremendamente injusto y clasista de los recursos educativos, tanto en Europa como por barrios y en cada centro. Se está implantando de forma muy peligrosa una cultura de la excelencia que prima a las élites y que penaliza al resto. En los centros de zonas deprimidas, donde las madres y los padres son más precarios, es más difícil que se movilicen para exigir derechos, y esta carencia no se refuerza. Si no hay un buen tejido barrial que se corresponsabilice de estos chavales y chavalas con menos recursos, estarán excluidos”.

En el argumento de la criminalidad pivota parte del juego sucio contra las clases populares. Las falacias de igualdad basadas en el mérito individual calan en un sentido especialmente afectivo en una sociedad a la que se ha hecho valorar con celo su seguridad física. Pero más allá de los mitos, existen certezas. La diferencia de trato en la administración de Justicia es una de ellas. Escandalosa y susceptible de serlo aún más si entra en vigor el nuevo Código Penal.

Lorena Ruiz-Huerta, abogada del turno de oficio, miembro de la Asociación Libre de Abogados y de la plataforma No Somos Delito, habla desde la experiencia: “Hay diferencia de trato entre una persona que es detenida y llamada a declarar como imputada con la mera existencia de un atestado policial como elemento acusatorio, y a quien se les dicta un auto de 227 páginas justificando los motivos por los que se le cita a declarar como imputada. Tampoco es lo mismo llegar a declarar delante de un juez esposado, tras pasar dos días en un calabozo, sin haber apenas dormido, comido, ni haber podido asearse, custodiado por la policía y con una escasa asistencia letrada, que llegar a declarar en un coche blindado, escoltado por caros y prestigiosos abogados. Las personas que, además de ser pobres, tienen aspecto de serlo, o las personas extranjeras con rasgos étnicos diferenciados, son detenidas con mayor facilidad por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, pasando con ello a tener antecedentes policiales, lo que afecta en un posterior juicio sobre la ‘peligrosidad’ por parte de los jueces”. La media de duración de las condenas en el Estado español duplica a la europea (19 meses frente a 10), lo que le convierte en el tercero del ranking de la UE tras Portugal y Rumanía.

“Son los pobres quienes mayoritariamente ocupan nuestras prisiones. Ello no sólo es debido a que no tienen acceso a los citados recursos de defensa, sino también a que cometen delitos que están castigados con enorme dureza por nuestra legislación penal. Por ejemplo, robar a la cajera de una cadena de supermercados 300 euros utilizando un instrumento intimidatorio puede estar castigado con la misma pena que robar al erario público 120.000 euros o más”, destaca Ruiz-Huerta.

Pueblo sin canis

Lo popular como elemento a absorber y “redirigir” por parte de las instituciones e incluso por organizaciones de izquierda encuentra en la marginación, ridiculización y estigmatización a la que se somete a los llamados “canis” y “chonis” (pero también jóvenes de ascendencia latinoamericana o de origen magrebí y gitano) la excepción que confirma la regla. Ni las instituciones ni las organizaciones de izquierda los quieren.

Convertidos en carne de cañón de un sistema que los utiliza para obtener un beneficio del que nunca serán partícipes, toda una generación de jóvenes trabajadoras y trabajadores sin contrato, con contrato por horas o en paro Esta generación es todavía asaeteada con llamadas a su “politización” forzosa es todavía asaeteada con llamadas a su “politización” forzosa
Acusados de desmovilización, desmotivación y un estilo de vida consumista tan lejos del modelo del esfuerzo capitalista como de la presunta (y oxidada) ética de la militancia izquierdista, son, en el mejor de los casos, ignorados como actores políticos. ¿Y si el 15M hubiera estado formado mayoritariamente por estas chicas y chicos?

“Creo que no hubiera tenido éxito la revolución de las llamadas ‘chonis y canis’ porque seguimos siendo muy elitistas y no los hubiésemos tomado en serio por nuestros prejuicios. Es posible que al ser un movimiento de ‘universitarios’ se le otorgue más legitimidad social, aunque creo que eso tampoco es suficiente”, afirma María Bilbao.

“Creo que hay que evitar la expresión ‘choni’ o ‘cani’ para referirse a alguien. En todo caso, siempre es buena noticia la politización de una cajera de Mercadona o de un mensajero de Seur (además de un meritazo, ya que habrán tenido que sortear un montón de estímulos sociales y mediáticos que empujan en la dirección contraria). Básicamente, el 15M somos tres de cada cuatro españoles. Mucha gente no fue a las plazas porque estaba molida por su trabajo o tenía a su cuidado hijos o jubilados o porque vive en una ciudad dormitorio a veinte kilómetros de Sol o Plaça Catalunya. Tengo conocidos sociólogos y de ciencias políticas que me dicen que en las asambleas la mayoría de los que hablan son universitarios, pero tampoco sabemos si es que no hay jóvenes sin estudios en la asamblea o simplemente no se atreven a tomar la palabra. En realidad, no hay cambio social posible si no se implican repartidores de Domino’s Pizza, teleoperadoras de Movistar y reponedores de Ahorra Más”, concluye Víctor Lenore.

De los 'quinquis' a los 'canis'

Se puede trazar un continuum desde la exposición mediática de lo “quinqui”, que puenteó el proceso de transacción institucional en los 70, a la maquinaria sociocultural que empuja a las personas gitanas a una ciudadanía de segundo orden. En esta perversión, al racismo en vertical se le unen el mito de la no participación, no asimilación y la acusación de tratar de vivir a expensas del Estado, esto es, del “todos” al que alude cada campaña tributaria desde su dificultosa implantación en los años 80.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

24

  • |
    PaulVercetti
    |
    31/07/2015 - 5:08am
    Nos reímos de esa gente porque son subnormales y están orgullosos de serlo, punto. Su máxima preocupación en la vida es cuantas repeticiones podrán hacer hoy en el gym, cuantos "likes" tiene la selfie que subieron a Facebook y que ponerse esta noche para salir e intentar echar un polvo. Se puede ser de clase baja, no tener un graduado y no saber dividir y aun así tener dos dedos de frente y no hablar como un impedido mental. El problema de esta tropa de payasos no es la falta de conocimiento académico sino la falta de conocimiento sin más.
  • |
    Maria
    |
    13/07/2014 - 2:20am
    Lo mejor de este articulo, "sus comentarios".
  • |
    Eleuteria
    |
    08/07/2014 - 12:25pm
    &nbsp;&nbsp;&nbsp; Desde mi punto de vista (profesora de instituto en una ciudad periférica de Madrid, docente&nbsp; de la &quot;plebe pubescente local&quot;, que diría un malvado personaje interpretado por Judi Dench), <strong>quienes más insisten en las etiquetas de &#39;choni&#39; y &#39;cani&#39; son los que más cerca están de ellos</strong>. Los chicos y chicas me han explicado lo que entienden por tal. Entre mis compañeros, los que más se ríen de ellos son los que proceden de barrios cuasi marginales. Creo que quien llama choni a alguien teme ser confundida con tal (una trabajadora autónoma de cafetería definía choni como vulgar, la &quot;verdulera&quot; de toda la vida).<strong> La ficticia clase media o apenas asalariada estable o dueña de un mínimo negocio quiere sentirse superior</strong> y no ser confundida con esa modalidad de&nbsp; lumpen ahora convertido en género televisivo. Si son lumpen, hay que conseguir que tomen conciencia, porque, en la incultura y la alienación, el resentimiento&nbsp; vira fácilmente al fascismo. &nbsp;&nbsp; (Por cierto, si no se miran esos programas o no se sigue a gente que hace ese tipo de comentarios, uno no participa de esos prejuicios sociales basados en el aspecto). &nbsp;&nbsp;&nbsp; Me parece entender que se está mezclando la discriminación más fuerte contra el <strong>pobre que tiene aspecto de pobre (el marginado)</strong> con el rechazo a estos otros <strong>pobres disfrazados de triunfadores de la tele</strong> o en todo caso, que subliman sus poco envidiables vidas bajo ciertas máscaras y rituales de tribu. &nbsp;&nbsp;&nbsp; De otra parte, el artículo pretende aplicar a España un análisis sobre la sociedad británica (lo <em>chav), </em>sin tener en cuenta la <strong>mayor segregación en la educación británica</strong> por barrios y por clases. Cuanto más integradora sea la educación, menos alienados, cuanto más lejos lleguen en ella (esa es una de nuestras principales funciones sociales),&nbsp; y más amplias miras se les abran, menos chonis y canis serán.
  • |
    ne
    |
    05/07/2014 - 12:23pm
    El concepto&nbsp;choni y perroflauta son incompatiblesen una misma persona. Y desde luego no toda la clase considerada &quot;baja&quot; es choni&nbsp;y&nbsp;perroflauta. Sin olvidar que también hay gente de clase media o incluso alta que han adquirido el look choni, sin olvidar que también es una actitud.. Aunque, &iquest;qué tribu urbana no la tiene?.
  • | |
    01/07/2014 - 11:07am
    Interesante artículo y más todavía los comentarios. Se describe en el artículo y se ve en los comentarios un odio a lo que clásicamente se ha definidico como &quot;lumpen&quot;. La construcción de ese odio no está dirigida a las clases más altas, sencillamente porque no es necesario, sino a la clase trabajadora porque divididos somos muchos menos,al tiempo que quienes no nos consideramos canis encontramos una cierta tranquilidad porque al menos no somos lumpen, no somos chonis ni tronistas. La existencia de personas con hábitos y valores que podríamos considerar dentro de estas categorías &quot;chonis&quot;, &quot;tronistas&quot;, &quot;canis&quot; no es espontánea, responde a cuestiones de índole estructural &nbsp;que afectan a toda la clase trabajadora. Esto no debe implicar condescendencia , ni una mirada del tipo &quot;buen salvaje&quot;, sino un enfoque basado en el trabajo desde abajo y en los barrios, reconstruyendo comunidades, y alejado del juicio de valor que nos fractura.
  • |
    zafra1975
    |
    01/07/2014 - 1:54am
    Me parece una vergüenza este artículo. Yo soy una persona de clase trabajadora que solo tengo el graduado escolar y no me considero para nada un caní y sí, yo utilizo los terminos chonis y canis y cuando lo hago no me refiero a gente de clase trabajadora o con empleos precarios, no. Me refiero a personajes que pasan el día pendientes de su cuerpo, que prefieren un gimnasio a una biblioteca y personas instaladas en el narcisismo. Yo no he ido a una universidad, sin embargo si he asistido a las asambleas del 15M, formo parte activa del mismo y de otros movimientos sociales. De hecho ellos son los que te llaman perroflauta cuando hablas de desigualdad, denuncias la corrupción sistèmica, o te preocupas de que tipo de futuro vamos a tener. Ellos prefieren no pensar y cambian de tema al fútbol o mira que buena que está ésta y tu aquí hablando de política que no le importa a nadie. Una vez estaba comiendo en un bar con un compañero y tenían puesto ese maravilloso programa de Mujeres hombre y viceversa y cuando llevábamos 10 minutos de conversación observé al resto de los comensales y le pedí que me confirmara que no era un sueño; todo el restaurante estaba en silencio prestando atención a ese grupúsculo de descerebradxs. Me pueden llamar clasista aunque insisto que soy de clase obrera y muy orgullosx de ello, elitista tampoco soy pues mi cultura es la que es pese a que no he parado de leer libros de historia y política básica. Les llamo chotis y can is por el desinterés que muestran ante todo, por el desprecio que muestran por lo que les rodea y por ellos mismos y porque hay una parte del artículo en el que coincido: Con esta gente así nos va y no tengo esperanza de poder cambiar el mundo con ellxs, como no creo en la imposición pues nos toca seguir igual gracias a estas personas.
  • |
    zaith
    |
    30/06/2014 - 10:40pm
    Yo vengo de un barrio muy pobre, estudié EGB en un colegio "marginal", trabajo desde los 16 años pero he seguido estudiando. Soy treintañera, de clase media-baja que pronto sera baja y de izquierdas. ¿Qué es una choni para mi? La que en lugar de poner remedio a su ignorancia presume de ella. Me parece bochornoso.
  • |
    Pat
    |
    30/06/2014 - 2:49pm
    Pues para estar tan bien educado... no se dice ves, se dice ve.  
  • |
    Jorge
    |
    30/06/2014 - 1:04pm
    Mira, chonis, pokeros, chavacanos, como quieras llamarlos lo que mas me toca las narices que llaméis micro violencia de clase media a clase baja pues yo me he criado en clase baja pero con esfuerzo y ganas obtuve una educación y una formación, y quiero conseguir toda la posible. Eso es precisamente lo que les falta a muchísimos jóvenes españoles que prefieren ver MYHYV, un programa falso para entretener y decir cuanto ligan o follan unos por norma general modelos, &iquest;Pero que clase de inquietud es esa? Deja la tele y preocupate por tu futuro, estudia, ves a las manifestaciones cuando nos robaron nuestros derechos laborales... no hace falta tragarse&nbsp;los debates políticos solo sentido común. En muchos programas de humor por lo general cuando encuestan&nbsp;a algún&nbsp;choni se ve clarisimamente&nbsp;que muchos de ellos ni saben quien narices es el presidente del gobierno y ni les importa...entonces como votan?Menos telebasura y mas cultura, o si no nos quedaremos como lo que merecemos, el balneario para guiris y que todo el mundo nos mee encima... Como obligacion yo obligaria a todo el mundo a leer al menos 2 diferentes periodicos aunque solo sea el encabezado...para empezar a despertar inquietudes.
  • | |
    30/06/2014 - 1:03pm
    No me ha quedado muy claro el perfil de la citada &#39;clase alta o educada&#39;. Según se intuye en el artículo, se refiere a una élite&nbsp;universitaria de izquierdas. Precisamente creo que este grupo no debería clasificarse como clase alta (no todos, a no ser que estudios por lo privado) y educación recibimos <strong>todos al menos hasta los 16 años</strong>. Creo que deberíamos hablar de CULTURA en todo caso y no podemos negar que en gran parte de la sociedad brilla por su ausencia. Porque de la misma manera que <strong>es más fácil de digerir una hamburguesa de McDonalds que un plato de brocoli</strong>, es más cómodo sentarnos a engullir contenido absurdo, vacío e idiotizador como HMYV que algo más complejo pero enriquecedor como REDES.&nbsp; Es la <strong>vagancia, la pereza, la fuerza de voluntad mezclada erróneamente con psicotrópicos&nbsp;químicos y audiovisuales</strong> lo que adormece a gran parte de la sociedad, la cual está formada por clase baja, clase media y clase alta.&nbsp; Dicho todo esto, te doy toda la razón en que <strong>nadie debería ser discriminado, ridiculizado ni etiquetado en favor de un marketing social</strong> beneficioso para las grandes corporaciones.&nbsp;
  • |
    Xapilp
    |
    30/06/2014 - 11:04am
    hacerte el cínico no te hace parecer mas listo .... Soló   cínico ... Buenas tardes
  • |
    cyberdinu
    |
    30/06/2014 - 10:57am
    &nbsp;<p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;"><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Este artículo es infumable, lleno de incorrecciones y sobretodo, muy tendencioso.</span></p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;">&nbsp;</p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;"><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Empiezan ustedes citando una serie de frases que se pudieron leer en twitter el día de la &ldquo;coronación&rdquo; para preguntarse de dónde sale tanto odio a los que prefieren MYHYV antes que ver al nuevo Rey. Si ustedes seiguieran las redes habitualmente se darían cuenta que a la inmensa mayoría de los que critican a esos &ldquo;chonis &amp; canis&rdquo; también criticaban el estado monárquico.</span></p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;">&nbsp;</p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;"><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Luego pasa a comentar una animalada como que &ldquo;</span><span style="font-size: 15px; font-family: Georgia; color: rgb(60, 61, 60); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">&ldquo;</span><span style="font-size: 15px; font-family: Georgia; color: rgb(60, 61, 60); font-weight: bold; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">han sido los jóvenes más molones de la clase media (o con mentalidad de clase media) quienes han inventado y popularizado todas esas etiquetas como &lsquo;cani&rsquo;, &lsquo;choni&rsquo; y &lsquo;pokero&rsquo;</span><span style="font-size: 15px; font-family: Georgia; color: rgb(60, 61, 60); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;"> (para jóvenes de clase baja) o &lsquo;pies negros&rsquo; y &lsquo;perroflautas&rsquo; (si están politizados). </span><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">&rdquo; Cuantas animaladas en una sola frase: primero, el término &ldquo;choni &amp; cani&rdquo; es utilizado desde hace décadas por todo tipo de clases sociales, repito TODO tipo, el que diga lo contrario es o que no tiene vida social o miente. Luego habla de los perroflautas, término que antes del 15M se utiulizaba de una forma y luego de otra bien distinta, como ustedes dicen, en clave política. A ver señores, el término perroflauta, antes del 15M lo utilizaba todo el mundo, sin diferenciación de clases, después del 15M se utilizaba por parte de los que estaban en contra del 15M, fueran ricos o pobres, da igual, o es que ustedes no recuerdan gente de traje y corbata en las plazas con pancartas que rezaban &ldquo;yo también soy perroflauta&rdquo;???</span></p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;">&nbsp;</p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;"><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">La misma periodista dice &ldquo;</span><span style="font-size: 15px; font-family: Georgia; color: rgb(60, 61, 60); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">He comprobado cómo las usan con euforia un montón de periodistas veinte y treintañeros en las redacciones más diversas</span><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">&rdquo; Señora Lenore, salga usted a la calle y analice quien usa esas expresiones para referirse a quien, que la vida real no es la que existe en las redacciones y en los medios.</span></p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;">&nbsp;</p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;"><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Luego generaliza y dice &ldquo;</span><span style="font-size: 15px; font-family: Georgia; color: rgb(60, 61, 60); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Las clases medias y burguesas tienen muchos más mecanismos para disfrazar o adornar lo que </span><span style="font-size: 15px; font-family: Georgia; color: rgb(60, 61, 60); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">piensan</span><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">&rdquo;</span><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;"> y yo le pregunto, &iquest;hace falta generalizar tanto, toda la clase media?&iquest;y las clases altas, esas no?&iquest;y las clases bajas, y esas mujeres de clase baja, las maltratadas, las que las matan pq se esconden y no se atreven a decir ni expresar nada?&iquest;todas esas no cuentan o que?</span></p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;"><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Qué barbaridad, y solo llevo 3 párrafos.</span></p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;">&nbsp;</p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;"><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Sigamos, dicen luego &ldquo;</span><span style="font-size: 15px; font-family: Georgia; color: rgb(60, 61, 60); font-weight: bold; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">los medios de comunicación han asumido desde hace tiempo el papel de transmisor de una corriente que busca ridiculizar a quien muestra bajos niveles de cultura general</span><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">&ldquo; &iquest;pero usted en que país vive?&iquest;está hablando de España?&iquest;del país dónde se alaba desde la inmensa mayoría de medios eso que llaman telebasura? Lo que ustedes llaman ridiculizar la mayoría de la población lo ve como un ensalzamiento.</span></p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;">&nbsp;</p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;"><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Y ahora viene lo mejor cunado dicen &ldquo;</span><span style="font-size: 15px; font-family: Georgia; color: rgb(60, 61, 60); font-weight: bold; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">esto desactiva la potencial lucha de clases</span><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">&rdquo; ahhh, &iquest;que de eso se trata no? &iquest;De la lucha de clases no? &iquest;De clase baja contra clase media verdad? Eso es lo que quieren ustedes, que nos matemos entre nosotros para al final queden los ricos de siempre y luego todos pobres a su merced.</span></p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;">&nbsp;</p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;">&nbsp;</p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;"><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Ya no hace falta leer más, ya se les ve a ustedes el plumero, luego van generalizando una cantidad de cosas aberrantes, mezclar trabajos precarios como la cajera de supermercado, los repartidores de pizzas o teleoperadores con los &ldquo;chonis &amp; canis&rdquo;, miren ustedes, salgan de la redacción y dejen de leer a otros compañeros, salgan a la calle por favor.</span></p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;">&nbsp;</p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;"><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Miren ustedes, &ldquo;chonis &amp; Canis&rdquo; hay de todas las clases sociales, si, han oído bien, cuando la gente habla de &ldquo;chonis &amp; canis&rdquo; no habla de gente pobre, se equivocan ustedes completamente. Por ejemplo un familiar mio, de clase muy muy adinerada, es un Cani, alguien que solo le interesa una cosa, yo yo yo, mi cuerpo y yo, mis porros y yo, algunos coleguis y todas las chonis a las que se pueda follar. La familia le importa una mierda, el mundo le importa una mierda, lo que le pase a los demás le importa una mierda, bueno, no es del todo cierto, si algunos pueden acabar con la cara reventada mejor, pq saben ustedes, la mayoría de &ldquo;chonis &amp; canis&rdquo; si se acercan a algo relacionado con la política, es muuuy a la derecha. Repito, salgan un poquito a la calle.</span></p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;">&nbsp;</p><p dir="ltr" style="line-height:1.15;margin-top:0pt;margin-bottom:0pt;"><span style="font-size: 15px; font-family: Arial; color: rgb(0, 0, 0); vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Para finalizar, hablan del 15M, como no!, eso que todos quieren destruir, claro que no había &ldquo;chonis &amp; canis&rdquo; pq a esos les importa una mierda el 15M, les importa una mierda todo. Pero ustedes periodistas pagados, erre que erre, el 15M caca, el 15M malo, lleno de universitarios y gente bien. PUES NO!!! El 15M era gente de todo tipo, de todas las clases, todos dejando sus evidentes diferencias para ir a una, contra los auténticos poderosos. Pero no ustedes, quieren la lucha de clases, para que al final, ganen los de siempre, ustedes, los poderosos, los que quieren la lucha de clases.</span></p>
  • |
    cyberdinu
    |
    30/06/2014 - 10:51am
    Este artículo es infumable, lleno de incorrecciones y sobretodo, muy tendencioso.Empiezan ustedes citando una serie de frases que se pudieron leer en twitter el día de la &ldquo;coronación&rdquo; para preguntarse de dónde sale tanto odio a los que prefieren MYHYV antes que ver al nuevo Rey. Si ustedes seiguieran las redes habitualmente se darían cuenta que a la inmensa mayoría de los que critican a esos &ldquo;chonis &amp; canis&rdquo; también criticaban el estado monárquico. &nbsp; Luego pasa a comentar una animalada como que &ldquo;&ldquo;<strong>han sido los jóvenes más molones de la clase media (o con mentalidad de clase media) quienes han inventado y popularizado todas esas etiquetas como &lsquo;cani&rsquo;, &lsquo;choni&rsquo; y &lsquo;pokero&rsquo;</strong>&nbsp;(para jóvenes de clase baja) o &lsquo;pies negros&rsquo; y &lsquo;perroflautas&rsquo; (si están politizados).&nbsp;&rdquo; Cuantas animaladas en una sola frase: primero, el término &ldquo;choni &amp; cani&rdquo; es utilizado desde hace décadas por todo tipo de clases sociales, repito TODO tipo, el que diga lo contrario es o que no tiene vida social o miente. Luego habla de los perroflautas, término que antes del 15M se utiulizaba de una forma y luego de otra bien distinta, como ustedes dicen, en clave política. A ver señores, el término perroflauta, antes del 15M lo utilizaba todo el mundo, sin diferenciación de clases, después del 15M se utilizaba por parte de los que estaban en contra del 15M, fueran ricos o pobres, da igual, o es que ustedes no recuerdan gente de traje y corbata en las plazas con pancartas que rezaban &ldquo;yo también soy perroflauta&rdquo;??? &nbsp; La misma periodista dice &ldquo;He comprobado cómo las usan con euforia un montón de periodistas veinte y treintañeros en las redacciones más diversas&rdquo; Señora Lenore, salga usted a la calle y analice quien usa esas expresiones para referirse a quien, que la vida real no es la que existe en las redacciones y en los medios. &nbsp; Luego generaliza y dice &ldquo;Las clases medias y burguesas tienen muchos más mecanismos para disfrazar o adornar lo que piensan&rdquo; y yo le pregunto, &iquest;hace falta generalizar tanto, toda la clase media?&iquest;y las clases altas, esas no?&iquest;y las clases bajas, y esas mujeres de clase baja, las maltratadas, las que las matan pq se esconden y no se atreven a decir ni expresar nada?&iquest;todas esas no cuentan o que? Qué barbaridad, y solo llevo 3 párrafos. &nbsp; Sigamos, dicen luego &ldquo;<strong>los medios de comunicación han asumido desde hace tiempo el papel de transmisor de una corriente que busca ridiculizar a quien muestra bajos niveles de cultura general</strong>&ldquo; &iquest;pero usted en que país vive?&iquest;está hablando de España?&iquest;del país dónde se alaba desde la inmensa mayoría de medios eso que llaman telebasura? Lo que ustedes llaman ridiculizar la mayoría de la población lo ve como un ensalzamiento. &nbsp; Y ahora viene lo mejor cunado dicen &ldquo;<strong>esto desactiva la potencial lucha de clases</strong>&rdquo; ahhh, &iquest;que de eso se trata no? &iquest;De la lucha de clases no? &iquest;De clase baja contra clase media verdad? Eso es lo que quieren ustedes, que nos matemos entre nosotros para al final queden los ricos de siempre y luego todos pobres a su merced. &nbsp; &nbsp; Ya no hace falta leer más, ya se les ve a ustedes el plumero, luego van generalizando una cantidad de cosas aberrantes, mezclar trabajos precarios como la cajera de supermercado, los repartidores de pizzas o teleoperadores con los &ldquo;chonis &amp; canis&rdquo;, miren ustedes, salgan de la redacción y dejen de leer a otros compañeros, salgan a la calle por favor. &nbsp; Miren ustedes, &ldquo;chonis &amp; Canis&rdquo; hay de todas las clases sociales, si, han oído bien, cuando la gente habla de &ldquo;chonis &amp; canis&rdquo; no habla de gente pobre, se equivocan ustedes completamente. Por ejemplo un familiar mio, de clase muy muy adinerada, es un Cani, alguien que solo le interesa una cosa, yo yo yo, mi cuerpo y yo, mis porros y yo, algunos coleguis y todas las chonis a las que se pueda follar. La familia le importa una mierda, el mundo le importa una mierda, lo que le pase a los demás le importa una mierda, bueno, no es del todo cierto, si algunos pueden acabar con la cara reventada mejor, pq saben ustedes, la mayoría de &ldquo;chonis &amp; canis&rdquo; si se acercan a algo relacionado con la política, es muuuy a la derecha. Repito, salgan un poquito a la calle. &nbsp; Para finalizar, hablan del 15M, como no!, eso que todos quieren destruir, claro que no había &ldquo;chonis &amp; canis&rdquo; pq a esos les importa una mierda el 15M, les importa una mierda todo. Pero ustedes periodistas pagados, erre que erre, el 15M caca, el 15M malo, lleno de universitarios y gente bien. PUES NO!!! El 15M era gente de todo tipo, de todas las clases, todos dejando sus evidentes diferencias para ir a una, contra los auténticos poderosos. Pero no ustedes, quieren la lucha de clases, para que al final, ganen los de siempre, ustedes, los poderosos que controlan los medios.
  • |
    Nate
    |
    30/06/2014 - 10:26am
    Usar las generalizaciones de esta manera es bastante negativo. &iquest;No hay chonis pijas? Id a cualquier facultad de Derecho o Económicas de una universidad Privada.... Además, esos programas que se mencionan en el artículo hacen apología de que tener poca educación es lo que se lleva, y hay que criticarlo desde el punto de vista de la manipulación de los MASS MEDIA, no de las clases sociales.
  • |
    Fran
    |
    30/06/2014 - 9:48am
    &iquest;Tú nunca has intentado hablar con un cani verdad?
  • |
    Lois
    |
    30/06/2014 - 1:54am
    Me parece muy poco original y poco honesto el artículo.Una recensión del libro de Owen, adaptada a Madrid pero sin tener la decencia de citarlo. Hasta los ejemplos. Creo que es poco ético inspirarse en un trabajo y no citarlo.
  • |
    Rocío
    |
    30/06/2014 - 12:59am
    <span data-reactid=".m9.1:3:1:$comment674652635944182_674773139265465:0.0.$right.0.$left.0.0.1:0" style="color: rgb(20, 24, 35); font-family: Helvetica, Arial, 'lucida grande', tahoma, verdana, arial, sans-serif; font-size: 12px; line-height: 15.359999656677246px; background-color: rgb(246, 247, 248);">&nbsp;</span><span data-ft="{&quot;tn&quot;:&quot;K&quot;}" data-reactid=".m9.1:3:1:$comment674652635944182_674773139265465:0.0.$right.0.$left.0.0.1:$comment-body" style="color: rgb(20, 24, 35); font-family: Helvetica, Arial, 'lucida grande', tahoma, verdana, arial, sans-serif; font-size: 12px; line-height: 15.359999656677246px; background-color: rgb(246, 247, 248);"><span class="UFICommentBody" data-reactid=".m9.1:3:1:$comment674652635944182_674773139265465:0.0.$right.0.$left.0.0.1:$comment-body.0"><span data-reactid=".m9.1:3:1:$comment674652635944182_674773139265465:0.0.$right.0.$left.0.0.1:$comment-body.0.$end:0:$0:0">Leyendo el artículo me viene a la cabeza una frase que le leí a Julio Anguita en alguno de sus libros: &quot;La clase obrera y oprimida, antiguamente siempre se preocupaba de aprender&quot;. Es cierto que hay un cierto elitismo, pero también es verdad que es raro el &quot;cani&quot; o &quot;la choni&quot; que se preocupa de aprender. Muchos están totalmente despolitizados y si lo están se inclinan por los partidos de extrema derecha o el PP, no sé es complicado.</span></span></span>
  • |
    Enid Clowes
    |
    29/06/2014 - 10:55pm
    <span style="color: rgb(60, 61, 60); font-family: Georgia, Times, 'Times New Roman', serif; font-size: 16px; line-height: 22px;">&quot;En realidad, no hay cambio social posible si no se implican repartidores de Domino&rsquo;s Pizza, teleoperadoras de Movistar y reponedores de Ahorra Más&rdquo;, concluye Víctor Lenore.&quot; Identificar estas profesiones con gente no universitaria es vivir en los mundos de Yupi.</span>
  • |
    Rosario
    |
    29/06/2014 - 8:14pm
    Las &quot;etiquetas&quot; siempre son y serán un error. Gente saboteadora de cualquier iniciativa social y ciudadana hay en todas partes, visten de todas las formas y tienen lenguajes variopintos. Si somos personas que buscamos y nos afanamos en el bien común, nos va a fastidiar siempre la presencia de otras personas que no solo no colaboran, sino que ridiculizan nuestras acciones, las insultan e incluso profieren maldiciones y malos augurios. Y sin embargo, &quot;los queremos&quot;. En el 15M, en la Puerta del Sol hace 3 años, en las asambleas de ahora, en los grupos de barrio, en las reuniones de las PAHs, en cualquier sitio, todo el mundo es aceptado a priori y es escuchado. Solo el desarrollo de los acontecimientos hace de &quot;purga natural&quot; y selecciona a los que están más identificados con un proyecto o con otro. Podemos aceptar la diferencia, pero no tenemos por qué tragar con ruedas de molino. Yo soy muy mayor y recuerdo la idealización que teníamos en los 70 de los marginados, de los drogadictos, de los reclusos, incluso de los rateros (nos quitan la cartera porque no tienen para comer, decíamos). Ahora que la escolarización es obligatoria, que los libros están accesibles en las bibliotecas, que se pueden encontrar televisiones con programación menos vulgar que &quot;Sálvame&quot;, que internet es una ventana impresionante al conocimiento... no digo que todo el mundo deba ser un &quot;cultureta&quot; o un intelectual, pero tampoco disculpo la incultura obscena de la que algunos se jactan. La pertenencia a un grupo (chonis, canis o lo que queráis) es una necesidad básica del ser humano y es responsabilidad de cada uno elegir a qué grupo quiere unirse, y como consecuencia de esa libertad de elección habrá que asumir las consecuencias.
  • |
    no cuela
    |
    29/06/2014 - 7:29pm
    Los de Podemos ya no saben como hacer para que los voten toda esa masa ninista y dispersa.
  • |
    Gallego
    |
    29/06/2014 - 7:14pm
    Este analisis es interesante pero tiene bastantes defectos. Para empezar los &quot;chonis&quot; o &quot;tronistas&quot;/ &quot;canis&quot; si tienen referentes políticos; en Alicante es conocida la vinculación de la extrema derecha con este tipo de personas como Rafa Mora. Sería interesante mencionar lo que ocurre en las naciones oprimidas por el Estado Español donde mucha juventud españolizada cae en este estereotipo al coger como suyos la cultura que ve en la tele, habiendo un claro caso de desarraigo cultural al intentar hacer lo que ocurre en Madrid.
  • |
    Una choni como otra cualquiera
    |
    29/06/2014 - 6:57pm
    No estoy de acuerdo con el enfoque del artículo, porque la consecuencia que importa&nbsp;del clasismo&nbsp;no es la etiqueta o la mofa, sino el fenómeno en si &nbsp;fruto de la exclusión, la discriminación,&nbsp;el machaque, la violencia y la alternancia entre cero oportunidades/pelotazos&nbsp;coyunturales y el billete del dolar ondeando en lo alto de un Olimpo donde en vez de dioses hay concesionarios y te reciben&nbsp;los dependientes de las Rozas Village&nbsp;con una reverencia. Pienso que el canismo o chonismo es una subcultura y en algunos aspectos&nbsp;contracultura&nbsp;juvenil en toda regla, y por tanto susceptibe de ser etiquetada, comentada y parodiada&nbsp;como el gafapastismo, el pijismo, o el hipsterismo,&nbsp;que además, ha surgido por si misma al margen de la aceptación o la&nbsp;desaprobación, consideración peyorativa o pintoresca &nbsp;que le conceda la sociedad porque a toda choni que se precie le &quot;suda el coña lo que de ella pienses&quot;, y este yo creo que es otro punto donde falla el artículo, la Choni&nbsp;es algo más que la pobre víctima, &nbsp;no es la novia del malote de turno, ya no es el personaje secundario,&nbsp;sino que&nbsp;es lo que era el quinqui de los 70, lo que fue el chulo y el macarra de los ochenta, &nbsp;ella es la perdedora que se niega a perder, es la rebelde sin causa, ella es el símbolo, es el arquetipo, se habla de ella y a ella se parodia, se ridiculiza, se compadece pero también se idealiza, se empatiza con sus sentimientos&nbsp;o se la admira por su &quot;valentía y descaro&quot;, especialmente cuando se trata de &quot;decir las cosas a la cara&quot;, etc... La agresividad no reprimida, la falta de civismo y la&nbsp;violencia verbal y física y la &quot;frescura&quot; del machismo&nbsp;sin subterfugios culturales, te pueden parecer candorosos sino convives más de 5 minutos en ese ambiente y tu aproximación es laboral (y desde fuera, no aguantando los codazos cotidianos del trabajar codo con codo), por tanto&nbsp;un experimento más o menos controlado y depende como sean tus cinco minutos, &nbsp;porque si eres la cajera a la que ponen la navaja en el cuello para mangar 300 &quot;cochinos&quot;pavos (anda que no cuesta ganar eso, seas teleoperadora, reponedor o diseñador de interiores&nbsp;freelance), verás que risa. Me parece de coña que gente que trabaja en temas sociales, se ponga a relativizar la violencia, cuando lo que tendría es que condenar directamente las causas de la violencia que se sufre, se asimila y retroalimenta, porque puestos a relativizar, podríamos asumir que es perfectamente normal que un político robe millones ya que está acostumbrado a un tren de vida de la ostia. Más estrambótico que construir personajes llamativos en telecinco, me parece esta moda de &quot;imagináte a los canis&nbsp;politizados&quot;, por el amor de Dios, cuanta gente hay de cualquier estrato sociocultural que la política se la trae al pairo, y qué os hace pensar que ningún &quot;cani&quot; milita o tiene conciencia política o ideales, yo he conocido personalmente unos cuantos &quot;canis&quot; y si de algo presumían era de ser patriotas, algunos&nbsp;votaban al&nbsp;PP y algún otro&nbsp;miltante de Falange, otros &nbsp;eran de UGT&nbsp;o de&nbsp;CCOO, no es ningún secreto que Rafa Mora es miembro de España2000. Y el tema de la cultura, pues lo mismo que la política, hay gente con títulos universitarios que consideran que cultura es tener los modales y habilidades sociales suficientes para cerrar un negocio en un restaurante caro, otros piensan que ver películas de Woody Allen, hacer turismo y ver monumentos&nbsp;y leer los libros que recomienda el periódico que los edita, otros que dejarse un bigote y ver pelis de Wes&nbsp;Anderson.&nbsp;Afortunadamente ni todos los canis son pobres, ni todos los pobres son canis
  • |
    Sara
    |
    29/06/2014 - 2:46pm
    Lo primero, felicidades por el artículo, es muy interesante y no te falta razón en muchas cosas. También quería dar mi opinión sobre por qué se les &quot;criminaliza&quot;. Yo pertenezco a la periferia de Madrid y he crecido en el instituto rodeada de gente &quot;cani&quot; o &quot;choni&quot; y ahora aunque ya no compartimos aulas, reconozco que siempre me han molestado aquellos que no se interesaban por su futuro. Me explico, si hiciéramos una estadística, 3 ó 4 de cada 5 &quot;canis o chonis&quot; estaban más interesados en salir de botellón el fin de semana (ya desde los 14 años), en hacer novillos o en bajarse a fumar al parque los fines de semana que en estudiar para el examen de Lengua del lunes. Evidentemente no se pueden englobar a todos bajo el mismo saco, porque tampoco se puede saber lo que individualmente se vive en cada casa, pero te hablo de los que me eran cercanos y que simplemente lo hacían por dejadez. Todos hemos sido niños, luego adolescentes y nos ha apetecido más irnos a la discoteca que quedarnos estudiando en casa un sábado noche. Pero era lo que tocaba, porque queríamos (y queremos) un futuro, ya sea de repartidor como de veterinario. Y no te voy a decir que siempre he estado interesada en política, porque no es cierto, a medida que vas creciendo te vas formando mentalmente y vas adquiriendo unas ideas sobre lo que ves, lees y oyes, por lo que yo hasta los 18-19 no era un tema que me interesesase especialmente (ahora tengo 23) pero creo que en algún momento debemos ir tomando conciencia de lo que ocurre a nuestro alrededor e interesarnos por ello, y lo que se castiga a estos grupos es su falta de interés. Y no puede ser más cierto cuando dices que al fin y al cabo somos los de las clases bajas los que sentimos la opresión, todo el conjunto, sin diferenciarnos en absoluto, y con todo esto lo que quería dar a entender es que me molesta muchísimo que haya programas del tipo &quot;Gandía shore&quot; y que se pague a los participantes por hacer lo que hacen, sobre todo bajo la idea de la ridiculización del individuo, pero también me molesta que ellos se jacten de su incultura, y que muchos adolescentes les tomen como ejemplo a seguir en su vida porque un día a la TV le pareció divertido hacer un programa así. Como dice uno de mis grupos favoritos &quot;Donde el joven<span class="st"> español sueña con salir en <em>Gandía Shore y ya no pelea</em></span>&quot;. Siento toda la parrafada, pero quería escribirlo y mostrar mi punto de vista, un saludo y muchas gracias =)
  • |
    Adri
    |
    29/06/2014 - 11:34am
    No sé yo si el paternalismo y los ojillos brillantes ante el buen salvaje (ese machismo fresquito y sabrosón) son una postura aceptable, más cuando parece que se utiliza como simple pedestal desde el que mirar en vertical, desde arriba para juzgar y ridiculizar.