El sí de cada no
Activar y desactivar palabras

En la novela, como en la vida, tiendes a calificar –o descalificar– un discurso no sólo por sus conceptos sino por quién hace uso de ellos.

10/12/13 · 8:56
Edición impresa

“Cómo funciona una palabra es algo que no puede adivinarse, hay que mirar su aplicación y aprender de ello”, decía Wittgenstein recordando que, en el lenguaje, el uso es el conocimiento. Por más que analices la palabra manzana no comprenderás qué significa si no sabes qué hace la comunidad con ella, a quién o a qué llama al decir manzana. El lenguaje humano no es digital sino analógico, necesita las comparaciones, las imágenes que habitan en lo que se dice. Aunque la exactitud y lo analítico sean también parte del pensamiento y puedan transmitirse en el lenguaje, no lo son todo. Por eso el combate semántico nunca descansa.

La literatura es uno de sus campos de batalla. Para lograr el desprestigio de lo revolucionario una extensa nómina de las novelas asigna, por ejemplo, discursos radicales a personajes fríos, crueles, deshonestos o traidores. De este modo desactiva el sentido de palabras que dichas por personajes compasivos podrían significar algo diferente.

En la novela, como en la vida, tiendes a calificar –o descalificar– un discurso no sólo por sus conceptos sino por quién hace uso de ellos. Por eso duele cuando personajes públicos en quienes no confías se apropian de las palabras ganadas a pulso por generaciones en lucha. Odias que mientan, que quienes aprobaron leyes privatizadoras cuando estaban en el poder ahora las critiquen. Sus promesas en poco pueden ser creídas, pero además convierten el lenguaje de, pongamos, el respeto a lo público, en erial de malas hierbas.

A veces imaginas que si usan esas palabras, si se las apropian, si necesitan desactivarlas, es porque las temen. Entonces hasta tienes deseos de asentir: justicia, igualdad, revolución, lo público; adelante Pérez Reverte, Muñoz Molina, PSOE, etcétera, decidlas todas porque un día, sin daros cuenta, las palabras que usáis también os usarán y tendréis que ponerlas en práctica. A veces piensas que el cinismo sería aún peor, pues basta con enunciar que algo no importa para que empiece a importar un poco menos. Pero todo parece indicar que la hipocresía no es ya el tributo que el vicio debe pagar a la virtud sino el anzuelo, la maniobra de distracción para que el bien, lo común, lo público, caminen levemente distraídos mientras el tiempo vuelve a morir en nuestros brazos.

Tags relacionados: literatura Número 211
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    Yo
    |
    11/12/2013 - 11:37am
    ¡¡Estupendo recordatorio!! Buen artículo.
  • | |
    10/12/2013 - 5:25pm
    Cuando leo eso de que: <strong>En la novela, como en la vida, tiendes a calificar &ndash;o descalificar&ndash; un discurso no sólo por sus conceptos sino por quién hace uso de ellos</strong>. Ya está visto todo sobre la opinión de usted, todo. El lenguaje, la lengua es pensamiento, sobre todo eso, racional e irracional, o lo que llaman sentimientos. Y leyendo esto, totalmente acientífico, con lo que es la lengua, y totalmente contra literario o contra la estética de la creación literaria, uno va comprendiendo por qué el personal es tan manejable, está tan alienado por la cochambre de los <strong>Falsimedios</strong>, por qué la máquina <em>goebellsiana</em> ha machacado todo lo hermoso que tendría el uso de la lengua, como elemento artístico. La visión<em> futGOLera</em> que tiene usted, doña Belén, es de aúpa. Calificar/descalificar. &iquest;No hay otras miles de opciones, tanto en la vida como en la lengua creativa, ya que menciona la novela? Las hay, pero como don Galeano adora el <em>FútGOL</em>, otro escribidor, un gran Pope, además, pues así andamos. La creación literaria, sea novela, poesía, cuento, lo que fuere, es absolutamente lúdica y estética, por ende ética. De ahí que hoy, al no hacer eso ninguno de los escribidores mu leídos y famosos, la gente aprenda paparruchas y soflamas afines a la PP$OE y entornos, en España, y más de lo mismo en el resto del mundo. Me alegra ver, así de señalados, a esos nenitos listos: el Pérez Reverte, sucedáneo vil de don Marcial Lafuente Estefanía, y ese caradura jiennense (de la troika madrizleña originaria de Jaén: lindo exjuez Garzón, rascaguitarras don Sabrina...), Muñon Molina, que incluso contó la mili en una novela, para demostrar lo dispuesto que estaba a dar la matraca de la realidad verdadera que debe ser la novela por<em> cuyons</em>... Y casi todo lo expuesto acá, a vuelapluma de su escrito, es criterio. Nunca opinión ni creencia, por estar, estas dos cositas, llevadas de la sinrazón. La <em>pitias</em> (creencia) y la<em> doxa</em> (opinión) no son lo mio. Trato de buscar criterio racional. Se ha conseguido lo que se perseguía: exterminar de la faz de la tierra a todo creador real, auténtico, bueno, verdadero y bello. La <strong>Inquisición</strong> (hablo en metáfora para que se me entienda mejor) ha logrado sus fines ancestrales mediante este procedimiento de la publicidad y el espectáculo de la <em>cultureta</em> y sus valores, afines al <em>fútGOL</em>, al Capital, al Poder. &nbsp;